Escuchar este artículo

Ojo con el acoso escolar

Miércoles, 11 de Mayo de 2022
32% de los estudiantes en Colombia reportó en la prueba PISA haber sufrido cualquier tipo de bullying en su colegio, comparado con el promedio de la OCDE que es del 22%.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reveló que Colombia es el segundo país en Latinoamérica con más alto nivel de acoso escolar, notificación que nos debe  poner a pensar en Cúcuta y Norte de Santander para prevenir o hacer más contra ese problema.

En la edición dominical de La Opinión se publicó un trabajo periodístico titulado: ‘Acoso escolar en Cúcuta, un mal silencioso’, que al contrastarlo con lo expuesto por la OCDE nos indica que no puede dejarse que eso siga creciendo o siendo invisible.

Pero en lo que más hay que hacer énfasis es que los padres de familia y profesores y psicorientadores deben estar atentos a la luz de las siguientes cifras que descubrió en el país la Universidad Javeriana y que es indispensable exponer para notar el riesgo existente:

-32% de los estudiantes en Colombia reportó en la prueba PISA haber sufrido cualquier tipo de bullying en su colegio, comparado con el promedio de la OCDE que es del 22%.

-12,2% de estudiantes indicó que otros estudiantes le robaron o destruyeron cosas que le pertenecían, cuando el promedio OCDE es de 6,6%

-11,2% indicó que fue golpeado o empujado por otros estudiantes, cuando el promedio OCDE es de 7%.

-15,9% indicó que otros estudiantes lo dejaron afuera de cosas a propósito, el promedio OCDE es 8,7%.

-18,1% indicó que recibieron burlas de parte de otros estudiantes, el promedio OCDE es de 13,7%.

-10,6% indicó que fue amenazado por otros estudiantes. El promedio OCDE es de 6,2%.

Se hace urgente entonces que las secretarías de Educación Departamental y Municipal tomen el análisis elaborado por la Javeriana sobre el matoneo escolar y procedan a desmenuzarlo pero, lo más importante, a analizar a la luz de las circunstancias las medidas que ayuden a contener esta situación en las instituciones educativas públicas y privadas.

En ese sentido es bueno tener presente lo dicho por Gloria Bernal, codirectora del Laboratorio de Economía de la Educación de la Javeriana, sobre la urgencia de que los niños y adolescentes víctimas de ese tipo de intimidaciones cuenten  con el apoyo familiar y de la comunidad educativa para evitar consecuencias mayores sobre el futuro, la vida laboral y familiar.

Tomando en cuenta estos informes se advierte que hay un gran trabajo por hacer en lo que tiene que ver con las relaciones interpersonales, el respeto al otro, la tolerancia, la urbanidad, la educación cívica y la valoración y respeto de los derechos y deberes.

Dejar pasar esa ‘extraña pérdida del lápiz’ en el aula de clase o ese ‘simple empujón’ en el  recreo, puede ser el comienzo de complicadas situaciones que terminen siendo un bullyng, que ya ha llegado hasta terminar en tragedias y en enfrentamientos entre algunos padres y los estudiantes que han atacado a sus hijos.

El otro asunto que es igualmente fundamental, es que los establecimientos educativos procuren impulsar la asertividad entre los niños y adolescentes para que adquieran la habilidad de expresar sus derechos, emociones, opiniones, necesidades y sentimientos tanto positivos como negativos.

Lograrlo ayudaría a levantar ese velo que convierte en subregistro la ocurrencia de hechos de acoso escolar en los establecimientos educativos cucuteños.

La educación emocional es una tarea fundamental a desarrollar por parte de los psicoorientadores para  ayudar a todos los estudiantes de los colegios, hecho que indica entonces que ese cargo no es ni una ‘corbata’ ni algo innecesario, sino, por lo que estamos viendo, es igual de importante a un profesor de matemáticas o de idiomas.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda