Escuchar este artículo

Para los jóvenes

Miércoles, 18 de Agosto de 2021
Recientemente la Alcaldía de Cúcuta activó el programa ‘Empleo joven’ que benefició inicialmente a 130 jóvenes profesionales. A esa apuesta hay que seguirle jugando.

Educación superior gratuita y universal: para eso ya está la Matrícula Cero. Oportunidades laborales para los jóvenes y así combatir el desempleo juvenil: para eso ya están programas como los que acaban de crear de la Alcaldía de Cúcuta y los del gobierno nacional. Reales accesos a créditos blandos para acceder a la universidad: para eso se harán reformas al Icetex.

Sí, pero no, resulta siendo la respuesta a todo lo anterior. Puesto que por ejemplo el no pago de matrículas beneficia a 46.000 alumnos actualmente vinculados a universidades públicas de Norte de Santander, pero no incluye a quienes han estado por fuera de la posibilidad de acceder a las aulas ni expone una extensión de cobertura.

En desempleo juvenil acabamos de toparnos con una preocupante tasa en el área metropolitana de Cúcuta, que según el DANE se situó en 25,9 %, en el trimestre abril-junio. Los estimativos señalan en 32.883, aproximadamente, el número de jóvenes que no tienen empleo en esta parte del territorio.

Salta ahí ese problema en el que están entremezclados los profesionales y técnicos que se quedaron con el título debajo del brazo pero no han podido acceder al primer puesto de trabajo. Pero también quienes de pronto ya estuvieron empleados, pero por alguna circunstancia se les terminó el contrato o quedaron súbitamente sin oportunidad laboral, sin contar la gran cantidad que debe refugiarse en la informalidad.

Y de lógica, ahí figuran muchos que ni han podido llegar a la enseñanza superior o técnica pero tampoco cuentan con posibilidad de emplearse. La medición del DANE dice que en Colombia en el segundo trimestre de 2021 el número de ‘ninis’ se situó en 3,2 millones de personas entre los 14 y 28 años, algo que es muy delicado.

Recientemente la Alcaldía de Cúcuta activó el programa ‘Empleo joven’ que benefició inicialmente a 130 jóvenes profesionales. A esa apuesta hay que seguirle jugando para ir extendiendo el número de más vacantes que se abran con el fin de procurar romper el círculo que absorbe en el desempleo a la juventud cucuteña.

Ahí la misión es no dar el brazo a torcer e incluso proceder a meterle el acelerador y los recursos financieros indispensables para que más jóvenes accedan al sector productivo local y así ayudar también a la dinamización de la economía regional. Esto se enmarca dentro de lo dicho por el secretario de Desarrollo, Sergio Maldonado, atender la necesidad del sector empresarial de contar con mano de obra calificada e idónea para mejorar sus procesos productivos afectados muchos de ellos por la pandemia, y  darles la oportunidad a estos jóvenes de tener su primera experiencia laboral enfrentándose al sector real y productivo.

Sin olvidarnos de que son 32.883 los desempleados en ese rango, lo fundamental es que ‘Empleo joven’ más que un programa, pase a ser una política pública incluso con asignaciones presupuestales anuales y el apoyo del Gobierno Nacional para la consolidación y permanencia en el tiempo.

Recordemos que dentro de los retos que tenemos pendientes se encuentra este que todos los días hace sonar las campanas: si los municipios metropolitanos quieren bajar la tasa de desempleo en un punto porcentual cada mes, deben impulsar la creación de 4.000 empleos de calidad.

Por eso es urgente que de acuerdo con lo expuesto por el alcalde Jairo Yáñez, sigan los diálogos con la academia, el sector productivo, la institucionalidad y los ciudadanos para que las brechas sociales se sigan cerrando en una ciudad con tantas dificultades socioeconómicas vigentes.