Escuchar este artículo

Para medio siglo

Sábado, 10 de Agosto de 2019
“Cumplimos la palabra, queremos con  este primer tubo que se instaló hacer seguimiento permanente para que la obra sea entregrada en 2021”, dijo el presidente Iván Duque.

Cúcuta, Los Patios y Villa del Rosario, durante medio siglo que bien pudiera ser hasta por allá el año 2071, tendrán garantizado el servicio de agua potable las 24 horas, que en otras palabras significa que a cualquier hora del día o de la noche que se abra la llave, por los grifos saldrá el preciado líquido. Hoy, muchos usuarios todavía no gozan de esta posibilidad, que es fundamental para alcanzar la mayoría de edad en saneamiento básico. 

Se trata de un importante compromiso asumido por el Gobierno Nacional, Ecopetrol y la Gobernación de Norte de Santander al dar la largada oficial a la construcción del Acueducto Metropolitano Francisco de Paula Santander, que según el presidente Iván Duque: “mejorará la calidad de vida de cerca de 900.000 personas en condición de vulnerabilidad. Estas obras aumentarán la cobertura del servicio de acueducto urbano, de 79% a 86%; y rural, de 22% a 45%”.

Hasta aquí, el anuncio que se hizo ayer nos entra a describir un cuadro de mejores condiciones para las generaciones futuras que podrán entrar en un sendero de solución a una de las necesidades básicas para un residente en una de las áreas metropolitanas de Colombia, como es la de contar con un sistema que le garantice agua a cualquier hora.

En la región siempre se ha discutido sobre las debilidades para que haya una garantía en la continuidad del servicio en las localidades mencionadas, que al lograrse dará lugar, por ejemplo, a que pueda garantizarse el preciado líquido, para el montaje y desarrollo de proyectos empresariales y la expansión urbanística, sin ningún traumatismo.

El presidente Duque estuvo con los alcaldes de las localidades favorecidas, cerca de los coloridos tubos que fueron usados para dar la partida al inicio de los trabajos del acueducto que tendrá tres fases de construcción para traer el agua directamente desde el rio Zulia por un sistema de bombeo, en una longitud de 17 kilómetros por el Carmen de Tonchalá hasta llegar a la planta de tratamiento en el Pórtico.

Aunque no es la panacea ni la solución a los múltiples problemas que agobian a la región, sí es de trascendencia que este plan por fin haya salido de los papeles y los documentos a la realidad, porque Norte de Santander y el área metropolitana de Cúcuta requieren son inversiones de magnitud que ayuden a la activación de otras iniciativas para contener y empezar a superar todas las crisis por la que atraviesa.

Vale la pena recordar que este proyecto en el que se invertirán unos $382.151 millones, de los cuales $236.128 millones corresponden a Ecopetrol, otros $100.408 millones son de la Nación y $25.614 millones de la Gobernación, fue estructurado y financiado en el mandato del ahora expresidente Juan Manuel Santos. 

‘Al César lo que es del César’, dice el dicho, y es de humanos hacer el reconocimiento a quién los dejó en marcha, así como en el 2021 tendrá que reconocerse que la administración Duque fue la continuadora y ejecutora de esta importante obra que surgió como resarcimiento de la empresa petrolera al daño causado por los derrames de crudo en 2007 y 2011 en el río Pamplonita,  y como plan B ante la eventualidad de otra emergencia futura parecida.

Image
La opinión
La Opinión