Escuchar este artículo

Pedidos al Niño Dios

Miércoles, 23 de Diciembre de 2020
Que los congresistas dejen de ganar cientos de millones de pesos en sus vacaciones, mientras millones de colombianos no tienen ni para comer.

*Que Cúcuta -donde hoy el coronavirus anda contagiando a toda velocidad- no vaya a ser dejada por fuera de la estrategia para las vacunas, porque Niños Dios, el  Gobierno Nacional no nos incluyó en la dotación de ultracongeladores.

*Que los congresistas dejen de ganar cientos de millones de pesos en sus meses de vacaciones, mientras millones de colombianos no tienen ni para comer.

*Que el fanatismo político sea erradicado del manejo de las relaciones internacionales, porque pueblos como el colombiano y venezolano no pueden ser condenados por las radicales diferencias de sus gobiernos. En ese sentido, resulta injusto que Táchira y Norte de Santander paguen los platos rotos de la enemistad de la Casa de Nariño y el Palacio de Miraflores.

*Como Norte de Santander quedó como uno de los bastiones uribistas en las pasadas elecciones presidenciales, ya es justo y necesario que el presidente Iván Duque refleje esto en su gabinete ministerial.

*Que se materialicen las estrategias para reducir los  niveles de pobreza extrema, desempleo, desigualdad e informalidad, males en los que la región siempre ocupa los primeros lugares.

*Háganos el milagrito de que las interconexiones viales pasen de los eternos anuncios, de los proyectos de prefactibilidad y de las partidas presupuestarias nunca asignadas, a la realidad palpable. 

*Necesitamos para Cúcuta-con urgencia- una política pública de seguridad ciudadana que implique tanto operatividad policíaca y eficiencia en la aplicación de justicia, como acciones para recuperar y fortalecer  los maltrechos tejidos empresarial y social. 

*Que al asumir el manejo del catastro, a la Alcaldía de Cúcuta ni se le ocurra, al menos por los próximos tres años, reflejar la actualización catastral en aumentos del impuesto predial, porque el bolsillo de los contribuyentes no aguanta más alzas.

*Niño Dios, sea medioambientalista y salve a nuestro páramo de Santurbán de la fiebre del oro y permítale seguir siendo la fábrica de agua y santuario de especies silvestres.  

*Que el Concejo y la Alcaldía de Cúcuta tengan una cohesión para el manejo de los asuntos de la ciudad, porque los habitantes no soportan más los resultados de unas políticas en que unos van por un lado y otros andan en contravía.  

*Norte de Santander, tristemente, es uno de los departamentos con alto número de  líderes sociales asesinados, razón por la cual el pedido es contener este desangre.

*Sepultar para siempre el ‘síndrome Cadena’ que infectó el fútbol profesional en la región y encontrar la fórmula ganadora para que el Cúcuta Deportivo vuelva a las canchas.

*Como la capital de Norte de Santander es ‘líder’ en anticivismo, procurar que las administraciones municipal y departamental con respaldo de la cooperación internacional, ahora tan de moda, se haga una alianza estratégica para la ‘construcción de un nuevo ciudadano’ comprometido con lo que sucede más allá de la puerta de su casa, en el entendido que en una comunidad así como se exigen derechos también hay deberes.

 *Que el presupuesto para la salud en Colombia sea elevado para hacer fuertes las instituciones hospitalarias, pagarles adecuadamente a los trabajadores de ese sector y garantizarles un servicio de calidad y oportuno a los pacientes.

*Que el presupuesto educativo sea multiplicado para lograr una verdadera ampliación de cobertura y gratuidad hasta la educación superior, obviamente con calidad y estructurada dentro de las necesidades de desarrollo regional.