Escuchar este artículo

Por otro futuro

Sábado, 24 de Julio de 2021
“Los municipios más afectados por la violencia y la pobreza no pueden seguir siendo tratados en las mismas condiciones que los municipios más ricos de Colombia”, Rafael Guarín, consejero presidencial para la Seguridad Nacional.

Zonas Futuro es un programa bandera del Gobierno del presidente Iván Duque para las regiones más afectadas por la debilidad institucional, la presencia de grupos armados organizados, las economías ilícitas y la pobreza, de acuerdo con la descripción estatal.

A ese nombre nos tenemos que acostumbrar de ahora en adelante, porque en el Catatumbo ocho de sus municipios quedaron integrados como beneficiarios de las acciones a desarrollar en cumplimiento de la Ley 1941 de 2018 y el Decreto 2278 de 2019.

Los 50 municipios comprendidos en las Zonas Futuro tienen un tratamiento especial y diferenciado para tener acceso a los recursos del presupuesto General de la Nación de manera preferente y expedita, respecto al resto de las entidades territoriales del país.

Para los habitantes de Convención, El Carmen, El Tarra, Hacarí, San Calixto, Sardinata, Teorama y Tibú con sus 261 veredas, resulta  muy importante la siguiente afirmación del consejero presidencial para la Seguridad Nacional, Rafael Guarín: “Los municipios más afectados por la violencia y la pobreza no pueden seguir siendo tratados en las mismas condiciones que los municipios más ricos de Colombia”.

Además, la iniciativa que fue activada cobija el Parque Nacional Natural Barí, el Área Natural Única de los Estoraques, la Zona de Reserva Forestal Los Motilones y los resguardos Barí-Catalaura y Motilón-Barí.

Y analizando los efectos que producirá la estrategia, se encuentra que las Zonas Futuro tienen la ventaja para que la ejecución y aplicación efectiva de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) se adelanten de una manera más rápida y expedita.

Para la puesta en marcha de la  intervención y focalización de programas, planes y recursos estatales, en estos territorios que requieren una acción unificada, interagencial, coordinada, sostenida e integral del Estado; inicialmente se disponen de $194.500 millones para los Planes de Respuesta Inmediata (PRI) en Arauca; Bajo Cauca y sur de Córdoba; Catatumbo; Chiribiquete; Chocó, y Pacífico nariñense.

Que el 13 por ciento de Norte de Santander quede cubierto como Zona Futuro dentro de la cual se encuentra una población de 168.630 habitantes, debe entenderse como un compromiso serio del Estado por entrar a ponerle freno a factores desestabilizadores como las economías, ilícitas, por ejemplo.

Un aspecto central de los planes es que estos se llevarán a cabo de la mano de las comunidades,   y manteniendo un diálogo permanente entre las autoridades municipales, departamentales y nacionales para garantizar que todos los actores relevantes contribuyan a la transformación de los territorios.

Las Zonas Futuro que implicarán el fortalecimiento de las acciones para garantizar los derechos y la protección de la población y de los líderes sociales, al igual que desarticular los grupos armados organizados y preservar el agua la biodiversidad y el medio ambiente, vienen a convertirse en una nueva esperanza para estas regiones afectadas por la guerrilla, el narcotráfico y las bandas criminales.

Ahora solo debe esperarse que la articulación de la seguridad y convivencia con la política de paz con legalidad, como la que coordina y desarrolla la Consejería Presidencial para la Estabilización y la Consolidación, ayude para construir la anhelada y siempre esquiva paz territorial,  refuerce la confianza ciudadana en las instituciones, garantice los derechos humanos y asegure el imperio de la ley mediante planes como el señalado.

Image
La opinión
La Opinión