Escuchar este artículo

¿Por qué será?

Sábado, 16 de Octubre de 2021
Esto ocurre en el Concejo de Cúcuta -no solo ahora, sino en varias oportunidades-, que se decide acudir a universidades foráneas para efectuar concursos de méritos. ¿Es que los centros universitarios de la región no cumplen con las expectativas?

Si Norte de Santander cuenta con un selecto grupo de universidades públicas y privadas, ¿entonces por qué organismos de la institucionalidad salen a buscar centros de enseñanza superior de otras regiones del país para que adelanten los concursos de méritos para suplir importantes cargos en la administración pública?

Esto ocurre en el Concejo de Cúcuta -no solo ahora sino en varias oportunidades- que se decide acudir al concurso de las universidades foráneas para efectuar esa labor.

¿Es que los centros universitarios que se encuentran en la región no cumplen con las expectativas  para esta labor? ¿O es que esa misión es de tal magnitud que no les alcanza la calidad para la estructuración de dichos mecanismos para darle paso  a la selección de los concursantes?

Se trata de interrogantes que bien valdrían la pena que recibieran respuesta, porque entre la comunidad universitaria, los egresados y la misma opinión en general quedan  muchas dudas e inquietudes.

Aunque también hay que hacer la pregunta pero dirigida a los establecimientos universitarios de nuestro departamento: ¿por qué no participan en convocatorias como las que hace el Concejo de Cúcuta para procesos dirigidos a la escogencia de personero o contralor?, por ejemplo.

Este es un debate que debe darse en la región máxime cuando lo fundamental es que haya una cohesión entre entidades como el cabildo y la institucionalidad educativa regional que, a no dudarlo, podría generar mejores derroteros para la búsqueda de las personas que lleguen a ocupar cargos de tanta trascendencia como los referidos anteriormente.

Precisamente, en los actuales momentos la corporación administrativa municipal adelanta la convocatoria para la selección del titular de la Contraloría, en el periodo  2022-2025, en donde la Universidad del Atlántico fue la escogida por la mesa directiva para acompañar el proceso.

La  excusa. O la notificación a la ciudadanía. O lo que se podría decir, la razón planteada por el Concejo cucuteño, es que la ganadora fue la  única participante que se postuló con propuesta y cotización.

Estas desconexiones entre los organismos de poder y la academia regional, indudablemente tiene que llegar a su fin, porque nadie entiende que situaciones como la comentada ocurran, si aquí ya hay hasta facultad de medicina y de otras carreras que hace muchos años atrás era necesario ir a cursar en Bogotá o Bucaramanga.

Que esta sea la ocasión y el momento para creer en lo nuestro y buscar un acercamiento real que conduzca que permita el trabajo mancomunado  Concejo-universidades en la búsqueda de los mejores para llegar a ostentar dignidades como por ejemplo la de contralor municipal.

La garantía de unos extraordinarios resultados, al contarse con el valor agregado de que una universidad local tiene un detallado y profundo conocimiento de la realidad municipal, darían más brillo y hasta posibilidades de seguimiento y fiscalización, a manera de veeduría, de las acciones que prometan los que resulten elegidos.

Aquí no solo se trataría de darle la oportunidad al estamento universitario de jugar un papel trascendental para la transparencia en la administración pública departamental y municipal, sino de comprometerlo a que lo haga para bien de una región que necesita más de la unidad y no de ruedas sueltas. Ya que tanto se habla de cambios, pues llegó el momento de hacer un cambio que debe de empezar desde la génesis de esos concursos. 

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas