Formulario de búsqueda

-
Domingo, 10 Febrero 2019 - 12:57am

Por un país sin armas

Permitir que las personas anden armadas para defenderse es señal de impotencia del Estado.

Que en un año, en un país teóricamente desarmado como Colombia, hayan muerto o resultado heridas 101 personas por razón de balas perdidas, es grotesco, por lo menos. A no ser que el desarme no sea cierto.

Lo anterior, para no hacer referencia a los casi 4.000 asesinados en 2018 —78 por ciento a balazos, según algunas estadísticas— ni a los líderes sociales o populares, entre 240 y 260 en el mismo año, casi sin excepción baleados. 

No se puede pensar que en noches de celebración los soldados, los policías y los escoltas, únicas personas que se supone pueden tener armas, se dediquen a disparar al aire para ahuyentar amenazas. Eso no es posible.

Así, quienes disparan son otros, pero, ¿con qué armas, si están prohibidas? El hecho es que a balazos se está matando a muchas personas, y entre ellas, para vergüenza de todos, a niños e inocentes convencidos de que del cielo solo pueden esperar la lluvia y si acaso los rayos. No balas asesinas…

En realidad, perdido está el Estado, y más que el Estado, el Gobierno, que en vez de dedicar toda su maquinaria represiva para encontrar y castigar a quienes tienen armas, y con mayor ahínco a quienes las disparan bajo el único control del alcohol, permite que cualquiera pueda solicitarles a los militares un arma de fuego, y obtener permiso para portarla y, desde luego, sin dudarlo, de dispararla.

En solo 24 horas, tres casos de víctimas de balazos conmovieron a este país inconmovible. ¿Por qué Karen Dayana Duarte tenía que morir baleada sin saber por quién, mientras estaba sentada en un campo de fútbol de Floridablanca, donde la encontró un asesino desconocido que disparó al aire? ¿De quién se puede esperar una respuesta?

¿Y por qué Fabio Legarda tuvo que morir en un cruce de disparos durante un asalto en Envigado, si, se supone, nadie puede estar armado? ¿Quién responde en este caso, ocurrido solo pocas horas antes de la muerte de Duarte?

Y ¿de quién esperar respuesta en el tercer caso, el de Gabriela Bermúdez, la bebé de 11 meses que, mientras dormía en su coche, recibió un balazo en un tiroteo entre pandilleros, que, igualmente, se supone que no deben tener armas?

Ya se sabe que del gobierno no hay por qué esperar explicación o respuesta: su empeño está, precisamente, no en prohibir las armas sino en permitirlas, en un curioso gesto de imitación de lo que sucede en Estados Unidos. 

En Cúcuta, el 24 de diciembre en la noche, una fiesta de estreno de juguetes de niños de Ceiba II, en una de sus aparentemente tranquilas calles, se interrumpió cuando cayó una breve lluvia de balas que convirtió la Nochebuena en algo cercano a un velorio colectivo.

Permitir que las personas anden armadas para defenderse, y buscarlas para pedirles que denuncien, o delaten, delitos o actos que crean delictuosos, es señal de impotencia del Estado, de incapacidad para enfrentar al crimen que, aunque no lo aceptemos, por escrúpulos, está ganando la carrera contra la sociedad.

La Opinión

@laopinioncucuta

Medio de Comunicación de los nortesantandereanos.

Suscríbete y recibe las últimas noticias de La Opinión
Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad

Publicidad
Colombia
Artículo

“Son más efectivas las sanciones sociales que las legales”

Según la Procuraduría, en el diseño de Hidroituango hubo descuido e improvisación.

Colprensa
Mundo
Artículo

Papa convoca primera cumbre sobre abusos

La histórica reunión sobre pederastia se celebrará del 21 al 24 de febrero.

AFP
Publicidad
Colombia
Artículo

Pablo Catatumbo comparecerá ante la JEP

Fue llamado para rendir su versión voluntaria sobre secuestros en el país.

Colprensa
Colombia
Artículo

Procuraduría apoya el empleo por meritocracia en el país

En la actualidad, de 16 convocatorias para proveer cargos públicos, 7 se encuentran suspendidas.

Colprensa
Publicidad
Cúcuta Deportivo
Galería de imagenes

Así se vivió el juego Cúcuta-Bucaramanga

El clásico oriental se cumple en el estadio General Santander.

Juan Pablo Bayona

Cúcuta le ganó a los ‘leopardos’ del Bucaramanga 3-2

En tiempo suplementario, el equipo motilón gana el clásico oriental en el estadio General Santander.

Juan Pablo Cohen / La Opinión
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Mundo
Artículo

Destruyen bomba de II Guerra Mundial que obligó a evacuar 1.800 personas en París

El artefacto pesaba más de 500 kilos y tenía una carga explosiva de 250 kilos.

Archivo
Colombia
Artículo

Masacre en Aguachica, el mismo día que la de Cúcuta

Este sábado fueron asesinadas cuatro personas en una cancha en Cesar y cinco en una casa de la capital de Norte de Santander.

Colprensa
Publicidad
Región
Artículo

86 especies ícticas y 26 nativas afectadas por derrame en Teorama

Continúan las labores de limpieza del río Catatumbo, tras el atentado al oleoducto.

Mario Franco
Fútbol
Artículo

En Italia, club de fútbol en grave crisis pierde 20 a 0

De la tercera división, el Pro Pacienza inició el partido con siete jugadores.

La Gazzetta dello Sport
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.