Escuchar este artículo

Prensa en tiempos de pandemia

Miércoles, 8 de Abril de 2020
Esta pandemia aparte de  amenazar la vida ha puesto a tambalear a la mayoría de las estructuras económicas que conocemos.

El coronavirus estremeció La Tierra y a los humanos nos ha llevado a tener impactantes cambios, poniendo en riesgo derechos como el de la información porque esta pandemia aparte de  amenazar la vida ha puesto a tambalear a la mayoría de las estructuras económicas que conocemos, golpeando con más fuerza a los medios de comunicación impresos, puesto que estos ya venían atravesando dificultades económicas en todo el mundo.  

Y ya sabemos lo que eso implica para las democracias y para quienes buscan recibir información seria y confiable, en el escenario actual donde ruedan por las redes sociales toda clase de falsedades, difíciles de identificar. Prácticamente eso llevaría escenarios indeseados y muy parecidos al de una dictadura o  un régimen totalitarista donde no tienen cabida ni el disenso ni el control social de los medios a las actividades del Estado ni sobre otros actores sociales.

En Colombia, el artículo 20 de la Constitución Política  garantiza a toda persona la libertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, la de informar y recibir información veraz e imparcial. Como se ve, cualquier situación adversa como la actual, en donde la existencia de esa prerrogativa está dentro de la línea de fuego, es momento de reflexionar y considerar que la deliberación y la libertad de expresión serían también víctimas de esta pandemia.

El silenciamiento de la verdad y del trabajo periodístico es algo que ni siquiera se debiera pensar. Y en Colombia, que  ha vivido un sangriento conflicto interno, su prensa atacada por los diversos actores en contienda, ha logrado sobreponerse y continuar adelante.

Y como lo exponen los  estudiosos, lo más importante para un país como el nuestro con tantas carencias y donde según cálculos se habla de pérdidas por corrupción equivalentes hasta los cincuenta billones de pesos anuales, es absolutamente indispensable contar con una prensa robusta para que pueda navegar en estos tiempos de aguas tormentosas.

De  acuerdo con los analistas en una sociedad democrática varios papeles  fundamentales tienen como misión los medios informativos, en especial la prensa, ahora con sus distintas plataformas para difundir sus contenidos: producir información, cultura, educación y entretenimiento que contribuya a la formación de una cultura cívica. Supervisar y vigilar la gestión y organización del poder público. Servir al interés público de los ciudadanos. Ser una atalaya para ayudar a cerrarle el camino a quienes con corrupción, violencia y otros mecanismos de presión impactan a la sociedad.

Teniendo en cuenta esa labor misional, la Fundación de  Libertad de Prensa (FLIP) y la Asociación Colombiana de Medios de Información, por  separado, hicieron un examen de la situación actual de la prensa colombiana, llegando ambos a la conclusión de que se urge un salvavidas, parecido al planteado para otros sectores de la vida nacional.

Al igual que los servicios de salud, la seguridad y el abastecimiento, la información veraz y descentralizada es un bien público esencial en el estado de emergencia, observó la FLIP, para indicarle al Gobierno Nacional que respetando los estándares de libertad de prensa, bajo criterios objetivos, sin discriminación y con una clara prohibición de interferencia en la autonomía y contenidos de los medios de comunicación para todas las entidades y funcionarios públicos del orden nacional y territorial, le tienda la mano al periodismo mediante un decreto con fuerza de ley en el que se declare el derecho a una sociedad informada bajo estándares democráticos, como un bien de interés público.

De verdad que la situación es apremiante y La Opinión no escapó a ese impacto que la llevó a la dolorosa decisión de suspender temporalmente la impresión en unas máquinas que durante 60 años nunca antes habían parado.

Image
La opinión
La Opinión