Escuchar este artículo

Preocupados por el centro

Viernes, 5 de Agosto de 2022
Ojalá que los anunciando ‘caza ruidos’ salgan urgentemente a trabajar.

Oído a lo que están diciendo los representantes de la pequeña y mediana empresa, los industriales y  los comerciantes sobre las complicadas condiciones que ocurren en el centro de Cúcuta debe ir más allá de los enunciados y ponerse manos a la obra, porque lugares como este son como el microcosmos de la eficacia de un gobierno municipal.

Si a pocos metros del Palacio Municipal y de la zona institucional y bancaria está armado el caos, es lógico atender los pedidos de los voceros gremiales para poner en cintura algunos de los problemas y ejecutar las políticas públicas indispensables para otros.

Un caso en específico y que no debería ni siquiera esperarse hasta que un dirigente empresarial llame la atención, porque se supone que muchos de los integrantes de la administración cruzan por el centro, es el del manejo de la basura y los desperdicios que se  ven.

Eso es simplemente es marcar el teléfono y decirle a Veolia que adopte o reajuste los horarios y entre en coordinación con el propio comercio tanto formal como informal para prevenir que algunos sitios, como lo advirtieron Acopi, la ANDI y Fenalco, parezcan basureros.

Y en el de contaminación auditiva también debe de aprovechar la administración local y decirles a los representantes del comercio, que sobre ellos también recae una parte de responsabilidad en ello, porque muchos locales  también usan equipos a alto volumen para llamar a sus potenciales clientes.

Ahí se forma una mezcla inentendible pero sí muy ruidosa y molesta con quienes van en las carretas ofreciendo productos con perifoneo, aparte de los pitos de los vehículos particulares y de transporte urbano que circulan por allí.

Ojalá que los anunciando ‘caza ruidos’ salgan urgentemente a trabajar y procuren que ese elemento contaminante se reduzca realmente y, que ojalá, esa medida no sea flor de un día.

En el centro confluyen igualmente los habitantes de calle, asunto sobre el que últimamente se habla y escribe mucho en torno a los planes municipales con el fin de ir solucionando este inconveniente social que sigue en crecimiento.

Aquí sería importante que el Departamento Administrativo de Bienestar Social junto con otras dependencias del municipio habilitaran albergues temporales en donde pasar la noche a esas personas y que no tengan que dormir en los andenes y calles.

Eso sería complementario al programa que adelantan de resocialización para ayudarlos a salir del mundo de las drogas y procurar irles permitiendo su recuperación, el cual debería ampliado y fortalecido para que tenga una mayor efectividad en el desarrollo del plan previsto.

Y de lógica, el centro es el reflejo del desempleo y del rebusque que se advierte en los andenes ocupados por los vendedores ambulantes, para quienes lógicamente es realmente necesario que aprovechando este campanazo de alerta se haga ahora sí una política real para que ellos puedan dedicarse a otra actividad.

Llega un nuevo gobierno a Colombia, Fenalco, Acopi y la ANDI piden mejorar el estado actual de cosas en el corazón de Cúcuta, razón por la cual la Alcaldía debería convocarlos a que entren a hacer parte de una gran acción para romper ese cuello de botella que impide solucionar el problema.

La alternativa es que en una alianza local sector público y privado se unan, ideen las acciones a seguir y vayan a dialogar con la nueva administración nacional para que este reto de un plan de reconversión económica y social de quienes buscan su sustento como vendedores ambulantes cobre vigencia y se pueda llevar realmente a cabo.

Ahí se enmarcaría dentro de lo que se ha venido indicando de dar el volantazo hacia la industrialización de la ciudad con el fin de fortalecer el empleo productivo y el tejido empresarial.

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda