Problemas que se pueden evitar

Domingo, 5 de Julio de 2020
Hoy, el país enfrenta en los juzgados y tribunales 1.579 demandas con pretensiones de indemnización o pagos de daños y reparación que sobrepasan los dos billones de pesos.

Los accidentes y siniestros que en forma recurrente ocurren en las carreteras y vías del país, muchos de los cuales se pueden evitar, no solo provocan muertos y heridos, sino que también causan cuantiosas pérdidas materiales y económicas al Estado, que es en últimas el que termina condenado como responsable de tanta imprevisión e irresponsabilidad.

Según el Instituto de Medicina Legal, cada año en Colombia más de 6.000 personas pierden la vida y otras 40.000 resultan heridas como consecuencia de los accidentes y siniestros en las carreteras.

A la fecha, el país enfrenta en los juzgados y tribunales 1.579 demandas con pretensiones de indemnización o pagos de daños y reparación que sobrepasan los dos billones de pesos, por accidentes que fueron causados por el mal estado de las vías o por la falta de la debida señalización.

Quiere decir esto que si la red de carreteras y vías del país se encuentra en buenas condiciones, iluminadas y con todas sus señales y advertencias de prevención en la forma más adecuada, se podrían evitar la mayoría de los accidentes que causan dolor en miles de familias y el desangre económico para el país que acarrea esta calamitosa situación.

Según el Instituto Nacional de Vías (Invías), casi el 60 por ciento de las carreteras y vías nacionales pavimentadas se encuentra en regular estado. La mayoría de los procesos o demandas se han presentado contra Invías, el Ministerio de Transporte y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Para el director de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, Camilo Gómez Alzate, es preocupante esta situación, no solo porque son cuantiosos los recursos que deben destinarse en materia de indemnizaciones por daños y perjuicios, sino porque se trata de hechos que pudieron haberse evitado.

Y el problema, lejos de resolverse, va en aumento. Las estadísticas señalan que las acciones judiciales por accidentes de carretera por mal estado, falta o mala señalización se incrementan día a día. De 39 demandas interpuestas en 2011 se pasó a 191 en 2019.

De las carreteras a cargo de Invías, solo 41 por ciento de los 7.993 kilómetros que están pavimentados se encuentran en buen estado, mientras que el 59 por ciento restante se encuentra en estado regular o malo. De los 2.582 kilómetros que no están pavimentados, el 90 por ciento se encuentra en estado regular o malo.

En lo que respecta a las vías secundarias y terciarias, el panorama también es desolador. Las vías terciarias – que suman 142.284 kilómetros – están en un 19,4 por ciento a cargo de Invías, y 80,6 por ciento a cargo de los municipios. En este caso de las vías a cargo deI Instituto, el 94 por ciento se halla también en mal estado.

Es lamentable que situaciones como esta que nos ocupan y preocupan se presenten en forma tan recurrente y no haya forma de lograr u obligar a los funcionarios encargados de su manejo a trabajar y comprometerse para que no se sigan presentando.

A los llamados entes de control les corresponde tomar cartas en el asunto. Están en juego la vida de miles de colombianos y el destino de miles de millones de pesos que el país no puede darse el lujo de despilfarrar.