Prórroga necesaria

Domingo, 10 de Enero de 2021
En estos primeros días de 2021 surgió la inquietud por el hecho de que la falta del paz y salvo de predial, que expide la Tesorería, tiene paralizada la compraventa de bienes inmuebles en Cúcuta.

Hay un índice que mide la facilidad para hacer negocios en las ciudades, que evalúa las regulaciones, los procedimientos y las posibilidades para que los trámites no sean dispendiosos.

Ojalá ese asunto sea tenido en cuenta por la Alcaldía de Cúcuta, porque en estos primeros días de 2021 surgió la inquietud por el hecho de que la falta del paz y salvo de predial, que expide la Tesorería, tiene paralizada la compraventa de bienes inmuebles en la ciudad.

Tal vez esta situación obedezca al hecho de que el municipio al haber asumido el manejo del catastro que antes estaba en manos del IGAC, enfrente los inconvenientes propios del inicio de una labor de esa magnitud.

En la práctica eso equivale a decir que al no existir una base para liquidarme y cobrarme el impuesto de la vivienda en esta vigencia, pues lógicamente ni puedo pagar ni tampoco obtener el documento que diga que se está al día con el fisco en esa materia, como lo exigen los requisitos.

Entonces, dicha imposibilidad significó que durante los días hábiles de la primera semana de este año, no pudieron concretarse negocios de compra y venta de finca raíz en la capital nortesantandereana.

El tesorero municipal, Guillermo Pérez, estaba esperando que el Instituto Geográfico Agustín Codazzi le entregara la base catastral de predial, para luego proceder a alimentar el sistema del municipio, con la información de 247.887 predios.

Lo anterior significa que si el trámite no se dio pues vendrán más días sin que se pueda vender o comprar casas o apartamentos,  pero si se instaló durante el puente de Reyes Magos como estaba planeado hacerse, es probable que el martes se reanuden los trámites que van desde la expedición de la liquidación, el pago y la obtención del paz y salvo.

Pero hay dudas que bien deben ser despejadas. ¿Por qué no se prorroga el paz y salvo de 2020 por unos días o semanas? ¿Qué tal que el sistema que se esperaba instalar durante el festivo registre fallas o errores?  ¿No es mejor entrar como en una especie de fase de transición por unos días para verificar que todo marche bien?

Sobre el primer interrogante vale advertir que existen discrepancias. El tesorero aseguró haber averiguado y que eso nunca se ha hecho, pero habilitar por corto tiempo el paz y salvo  de la vigencia anterior mientras se conseguía normalizar el despegue anual de Tesorería se hizo en algunas oportunidades entre 2012 y 2015, por ejemplo.

En una temporada de complicaciones económicas y sociales como la que registra Cúcuta por efectos de la pandemia del coronavirus y de la crisis que viene arrastrando desde el pasado, resulta evidente la necesidad de ofrecerles una alternativa viable para los constructores,  inmobiliarias y particulares que han pretendido negociar finca a raíz en el comienzo de año.

Como lo expusiera la noticia de La Opinión son muchos quienes hoy están angustiados porque temen perder las arras para la negociación de los predios o que las operaciones se trunquen y finalmente se suspendan.

Por tal motivo persiste la insistencia de que se dé esta especie de ‘tiempo de amnistía’ para evitar mayores problemas, pero con el lógico compromiso de que quienes vendan o compren luego procedan a pagarle el respectivo tributo al municipio, como debe de ser.