Escuchar este artículo

A proteger los médicos

Lunes, 13 de Abril de 2020
El 77,5% no tiene gafas de protección, el 89,1% carece de escudos faciales y el 92,7% no cuenta con trajes de bioseguridad para el personal, dice encuesta de la Federación Médica Clombiana que fue contestada por 939 profesionales de la salud.

Mártires no necesitamos en estos dramáticos y difíciles momentos por los que atraviesa la humanidad como consecuencia de la pandemia del coronavirus, que en Colombia ya le ha arrebatado la vida a 109 personas, entre ellos dos médicos, uno de los cuales era cucuteño.

Por esa razón, la Federación Médica Colombiana ha hecho un angustioso llamado al Gobierno Nacional para que se doten de los implementos de bioseguridad de primera calidad a los profesionales que están atendiendo a los pacientes contagiados con la COVID-19.

El llamado de auxilio lo hizo luego de hacer una encuesta en 27 departamentos entre 939 profesionales de la salud, en la que se hicieron preguntas relacionadas con la bioseguridad para adelantar su misión diaria.

Las cifras causan el mismo temor que el coronavirus, al detectarse que en el 87,7% de los hospitales en que trabajan no cuentan con los tapabocas N95 que son los que deben usar ellos.  Los que  afortunados de poder usarlos son pocos: 8% de los médicos generales, 20,4% de los anestesiólogos y 10,3% de los intensivistas. Estos resultados son con base en los profesionales consultados por la Federación Médica Colombiana y cuyo resultado fue revelado hace pocos días.

-¿Cómo considera que está la dotación de su institución hospitalaria para la atención de pacientes con la COVID-19?”, fue otra de las consultas hechas por ese gremio médico, la cual arrojó que el 3,1% respondió que es excelente, y cerca del  80% consideró ese aspecto entre regular, malo y pésimo.

Muy grave resulta para el país que quienes están en la primera línea para combatir, enfrentar y frenar el virus no cuenten con los suficientes y adecuados elementos de protección, porque cada médico y enfermera que caiga enfermo o muera es escribir un capítulo de pérdida demoledora de un ser humano y de un excelente profesional al servicio de la más noble causa: salvar y conservar vidas.

Y aprovechando que ahora la gente sale a los balcones a aplaudirlos y a decirles “¡héroes!”, es bueno indicar que en materia laboral los médicos también la están pasando muy mal en nuestro país.

Aparte de que a algunos les deben muchos meses, la mayoría  son contratados por las famosas órdenes de prestación de servicios, es decir, ni siquiera están en nómina, como si ya el mismo hecho de ser doctores ya sea generales o especializados para atenderles los males del cuerpo a sus pacientes, no merecieran estar en excelentes condiciones laborales.

Como vemos, “las condiciones de bioprotección son deplorables y las laborales y de contratación son mucho peores; a los médicos se les cancelan los contratos que en su mayoría son prestación de servicios, quedan sin trabajo y sus familias se afectan drásticamente”, fue la tajante advertencia que expuso Sergio Isaza, quien preside la Federación Médica.

Qué bueno sería que ahora que el Congreso de la República vuelve a sesionar impulse una ley para que los médicos, enfermeras y demás profesionales de la salud en Colombia cuenten con un régimen laboral especial, acorde a su importante función que desarrollan, y se acabe para ellos la contratación a dos o tres meses, la tercerización laboral y la misma explotación por parte de jefes políticos que por años han manejado como fortín burocrático a quienes estudiaron para salvar la vida de quienes hoy los estigmatizan y de quienes ayer los descalificaban por salir a  las calles a exigir mejores condiciones  salariales y para el desarrollo de  su trabajo.

Image
La opinión
La Opinión