La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

Puntos por precisar

Y en lo que va de 2024, el organismo defensor de Derechos Humanos con­tabilizó 12 plagios, siete de ellos en Arauca, recayendo la posible responsabilidad en esa guerrilla y en la di­sidencia de las Farc.

Muy bueno que estemos a las puertas de expedirle acta de defunción al secuestro ex­torsivo por parte de la guerrilla del Eln en Colombia, flagelo que ha dejado una lacerante huella.

Así como en el ciclo de negociacio­nes que se cumplió en Cuba se pactó el compromiso de suspender los plagios con fines extorsivos, el país espera una muestra que ratifique la fortaleza para el cumplimiento de ese compromiso.

Una podría ser la planteada por la Defensoría del Pueblo de que la orga­nización alzada en armas informe sobre el número de personas en su poder, puesto que se­gún cifras que maneja la entidad, el año pasado al­rededor de 100 hombres y mujeres fueron reportados como secuestrados.

Y en lo que va de 2024, el organismo defensor de Derechos Humanos con­tabilizó 12 plagios, siete de ellos en Arauca, recayendo la posible responsabilidad en esa guerrilla y en la di­sidencia de las Farc.

Entonces debe hacer­se ese contraste de frías estadísticas con la cruda realidad, para llegar a pre­cisar el número de cauti­vos, puesto que en diciembre se habló de 26, de los cuales 23 ya recobraron la libertad. Es necesario que aquí brille la verdad para bien de las víctimas y beneficio del proceso.

Y si esto desde el punto de vista de la violación del Derecho Internacional Humanitario es muy delicado y urgente de solucionar, hay algo que no puede dejarse pasar por alto, porque se estaría cocinando una futura disidencia en caso de llegarse a lograr una salida negocia­da al conflicto armado con la guerrilla guevarista.

Se ha vuelto un secreto a voces que el frente de guerra Oriental conocido como Domingo Laín y el frente de guerra Occi­dental del Eln no tienen representación en la mesa de negociaciones entre el gobierno del presidente Gustavo Petro y ese grupo subversivo.

Sobre ese particular la Defensoría del Pueblo expuso que es necesario que ambas se incorporen de manera decidida a las negociaciones.

Lo que pasa es que si esta fisura no se logra superar, en la eventualidad que el Eln deje las armas, las actua­les facciones guerrilleras que se han hecho fuertes en Arauca y Chocó, conducirían a la prolongación de la violencia en esos departamentos y zonas de influencia, como por ejemplo la frontera con Venezuela y Norte de Santander.

Y lo peor es que dichas estructuras contarían con un gran poderío como lo expu­so ante la prensa Carlos Velandia, excomandante del Domingo Laín, quien advirtió que los frentes de guerra Oriental y Oc­cidental “suman más o menos el 70% de la opera­tividad, de la belicosidad y de la letalidad”.

Al alto comisionado de paz y a la jefa de la de­legación gubernamental en los diálogos les co­rresponde la labor, con el apoyo esencial de la comunidad internacional, de tratar de conjurar esa situación, porque la ‘Paz Total’ entraría en una encrucijada, en ese capítulo.

La otra gran pregunta que merece precisión en la respuesta es la de la creación de un fondo multidonante de paz, porque ya se han despertado suspi­cacias e inquietudes válidas de si esto es para garantizarle recursos económicos al grupo guerrillero.

“Esto funciona porque hay un com­promiso con la paz, hay actividades relacionadas con aclimatar la paz, permitir la transición del Eln a la paz, beneficiar a las comunidades y a las víctimas de la guerra”, ha dicho Vera Grabe.

Pero se tiene que insistir en alcanzar la absoluta diafanidad de que esto no es para financiar a una guerrilla en armas, porque la susceptibilidad persiste ante una guerrilla altamente impopular.

 


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Viernes, 9 de Febrero de 2024
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día