Renace Gramalote

Jueves, 19 de Diciembre de 2019
Gramalote emerge de entre sus escombros y ruinas, cerca al pueblo destruido por la falla geológica.

Por estos días se cumplen nueve años de la destrucción del casco urbano de Gramalote como consecuencia de una falla geológica sobre cuya existencia se habían hecho las alertas pertinentes por parte de técnicos y expertos.

Fue una lamentable tragedia que entristeció al país y de la que no se han repuesto totalmente los gramaloteros.

Si bien no hubo muertos ni heridos la noche del 16 y el amanecer y atardecer del 17 de diciembre de 2010, sus habitantes tuvieron que ser evacuados y debieron dejar sus casas, ranchos y enseres, y refugiarse en pueblos y veredas cercanas. Decenas de gramaloteros terminaron viviendo en instalaciones de colegios y albergues de Cúcuta. Los únicos muertos de esta tragedia fueron los habitantes que no pudieron sobrevivir al desarraigo. Algunos se suicidaron y a otros los mató la pena moral.

Nueve años después, Gramalote emerge de entre sus escombros y ruinas en el sitio que fue escogido para su reasentamiento, cerca al pueblo destruido por la falla geológica. 

No ha sido una tarea fácil y de ella ha estado a cargo el Fondo Adaptación. En los gobiernos del presidente Juan Manuel Santos se asignaron los recursos para financiar las obras necesarias. Si éstas no avanzaron con la celeridad requerida es culpa de la parsimonia y lentitud que caracterizan la función pública en Colombia.    

A finales de 2018, el profesional Edgard Ortíz Pabón asumió el cargo de gerente de esa entidad, una de las más importantes para el desarrollo de la  infraestructura sostenible del país.

Siguiendo las instrucciones del presidente Iván Duque, se fijó la meta de trabajar para que todos los proyectos que se habían iniciado pudieran ser culminados.Adicionalmente se avanzó en la estructuración de nuevas obras para fortalecer la capacidad de adaptación del país a eventos climáticos 

También se avanzó en la reubicación y construcción de Gramalote. Hoy tiene 6 mil habitantes y fue calificado por la consultoría del Banco Mundial como ejemplo mundial de reasentamiento y un modelo de innovación capaz de enfrentar el cambio climático.

“Al comenzar esta administración el nivel de avance en entregas era del 54 %, y hoy luego de ser superados los atrasos de años anteriores y las dificultades de ejecución sufridas con los contratistas alcanzamos  el 85%”, explicó Ortíz Pabón. 

De las 988 viviendas proyectadas para el nuevo casco urbano, están terminadas 835. Se han entregado 791. A la fecha quedan pendientes 153 viviendas  que serán entregadas en 9 meses. El hospital San Vicente de Paúl está en etapa de ejecución del 82% y ya se contrató la dotación, con lo cual se espera entregarlo en el primer semestre de 2020. En el último año también  se destrabó y terminó la vía que comunica a este municipio con Lourdes, en la que se invirtieron cerca de $56.000 millones.

Gramalote no solo estará concluido antes de finalizar 2020, sino que contará con obras adicionales gracias a que el gobierno del Presidente Iván Duque hizo una adición de recursos cercanos a los $22 mil millones, para cuatro equipamientos, que no estaban incluidos en el proyecto inicial, como la Casa de la Cultura, la Casa del Campesino, la Casa del Adulto Mayor y el polideportivo. De estas obras que contribuyen al mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad  ya están contratadas tres, y las dos restantes serán  contratadas antes de dos meses y entregadas en el 2021, junto con el cierre del proyecto social y de reactivación económica.