Escuchar este artículo

Todos a pagar

Sábado, 10 de Septiembre de 2022
En el primer semestre de este año, se llegó al 60% del recaudo de dicho tributo

Hay contribuyentes del impuesto predial que manejan la estrategia, tanto en Cúcuta como en otras partes del país, de no pagar, evadir la responsabilidad con el fisco, esperar a que el tiempo pase y cuando han cumplido los cinco años de acumular la deuda, acogerse a la famosa figura de la prescripción.

Se trata de un comportamiento que desdice de los ciudadanos en el cumplimiento de sus deberes básicos con la municipalidad en la que habitan y que, como es obvio, maneja los recursos obtenidos de los tributos para ejecutar obras y efectuar otras acciones de gobierno.

Pero lo atractivo de todo esto, es que muchos de aquellos que utilizan esa ruta de escape para la evasión de la responsabilidad fiscal, resultan siendo muchas veces o los que más alegan y reclaman o quienes resultan siendo favorecidos con obras de desarrollo.

Esta situación contrasta con quienes pese a las dificultades y angustias, siempre van cumplidamente a pagarle al fisco municipal el más importante tributo, como el predial, porque entienden que esa es la mejor manera de facilitar gobernabilidad y, a su vez, una fuerza importante al momento de hacer los reclamos al gobernante de turno.

La razón de lo expuesto nos la da la misma secretaria de Hacienda del Municipio, Virginia Valencia, en cuanto a los riesgos que envuelve el  mecanismo de la prescripción impositiva.

“Si como contribuyente usted es de los que espera más de cinco años sin pagar su impuesto predial para que se venza y así evadir la responsabilidad que tiene como ciudadano al poseer un bien inmueble en el municipio, es importante que sepa que con cada prescripción que se ha realizado no solo pierde Cúcuta, la ciudad en la que habita, sino también sus generaciones futuras”.

Y entonces se vino un tatequieto. Eso está bien para que el ejemplo cunda y todos paguen lo que les corresponde. En ese sentido se trata de aquellos propietarios con deudas de predial correspondientes a 2017 y 2018, de  bienes inmuebles en su mayoría situados en los  estratos 3, 4, 5 y 6, en la capital de Norte de Santander.

Como a ellos se les notificó por los mecanismos determinados por el artículo 354 de la Ley 1819 de 2016, tendrán que ir a buscar las alternativas para ponerse al día con este impuesto municipal o, de resto, someterse a las acciones de cobro coactivo y a los procesos de embargos.

Ojalá la Secretaría de Hacienda Municipal y su equipo logren meter en cintura a los dueños de predios morosos en la ciudad, con el fin de que se logren los desembolsos inmediatos de las deudas o se lleguen a acuerdos de pago.

Eso es de una importancia evidente porque aparte de lograr que la cartera quede saneada, es indispensable que se insista en la consolidación de la cultura de pago de los impuestos en la ciudad, porque permitir la profundización del incumplimiento y la evasión deteriorará los ingresos del municipio.

En el primer semestre de este año, se llegó al 60% del recaudo de dicho tributo, que significó la entrada a las arcas municipales de $54.000 millones.

Luego hay que hacer el esfuerzo para que así como en 2021 por concepto de deudas anteriores del predial se recuperaron $17.191 millones, en esta oportunidad dicho monto sea superado, puesto que así como hablamos de equidad y justicia en otros campos, en este aspecto resulta esencial que el contribuyente le cumpla al municipio.

Y lógico, todos debemos esperar entonces, que nuestros impuestos pagos se vean en obras y planes sociales para todos, pues esa es la compensación lógica.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda