Escuchar este artículo

Un PAE mejor servido

Sábado, 6 de Febrero de 2021
Por fin pasaremos de ese número de los 58.021 en que desde 2015 se había quedado estacionado el programa, que ahora se extendió hasta los 66.027 cupos, con los mismos $28.000 millones, aproximadamente que se han venido invirtiendo.

Los cambios que Cúcuta estaba esperando en la administración municipal empiezan a  notarse en un aspecto tan sensible como es el de garantizarles a los niños que estudian un Plan de Alimentación Escolar de calidad nutritiva y de amplia cobertura, lejos de la corrupción.

El PAE en la ciudad ha dado unos cambios drásticos para no parecerse en absolutamente  nada a lo que ocurría en el pasado, donde el menú estaba repleto de quejas, inconvenientes, denuncias, bajo cubrimiento y toda suerte de problemas.

Después de seis años, por fin se tendrán más alumnos  de los colegios públicos que en la ciudad reciban ese beneficio y sin que esto signifique un peso de más de presupuesto sino como producto de la optimación del gasto, que tanta falta hace en municipios como el nuestro.

Por fin pasaremos de ese número de los 58.021 en que desde 2015 se había quedado estacionado el programa, que ahora se extendió hasta los 66.027 cupos, con los mismos $28.000 millones, aproximadamente, que se han venido invirtiendo.

Hoy es posible que el PAE alcance a darle cubrimiento al 56% de la planta estudiantil, gracias a un proceso de contratación que beneficia directamente a los niños del municipio y garantiza la sostenibilidad y continuidad en vigencias futuras, de acuerdo con las directrices trazadas por el alcalde Jairo Yáñez.

 La administración municipal determinó un borrón y cuenta nueva en el manejo de ese plan de alimentación, con el fin de lograr un proceso de contratación en que la transparencia, la eficiencia y el manejo adecuado de recursos condujeran a montar un sistema en el que los ganadores fueran los alumnos de los colegios oficiales.

Es evidente que esa transformación es total, porque el mecanismo para el manejo contractual del PAE de Cúcuta ahora es por intermedio de la Bolsa Mercantil de Colombia (BMC), cuya negociación se hace bajo la modalidad de puja por precio en una operación.

Aquí es importante hacer un paréntesis para subrayar una advertencia del Banco Mundial consignada en la ruta de estimación de costeo del PAE- según la cual Cúcuta, como  Entidad Territorial Certificada (ETC), es la tercera que en Colombia  ha venido pagando el Plan de Alimentación Escolar más costoso.

Esa notificación del organismo multilateral de crédito abre muchas aristas de análisis y de advertencia sobre como los dineros públicos aunque se inviertan ‘presuntamente’ en estos programas sociales, no han tenido un efecto real de impacto sobre la población, porque el mismo sistema usado para su contratación, los resulta contaminando.

Todos los principios de la contratación pública deben de hacerse valer en cualquier tipo de operación de esa naturaleza, puesto que cada peso debe de lograr ser muy bien invertido con eficiencia y eficacia para que a la postre redunde en el beneficio real sobre quienes en casos como este, necesitan de un complemento alimenticio para mejorar su nutrición.

Al lograrse que los precios por ración que  se va a entregar tengan una disminución de hasta un 20%, ahí se ve a las claras como una política acertada deriva necesariamente en mejores condiciones de atención para un segmento poblacional tan importante para el futuro de la ciudad, como son nuestros estudiantes de los colegios públicos del municipio, que ahora podrán tener un PAE mejor servido.

Image
La opinión
La Opinión