Escuchar este artículo

Una fuente de peligro

Martes, 4 de Diciembre de 2018
Es probable que quienes aprueban algunos contratos en la Alcaldía tienen tanta idea de Cúcuta como de Firavitoba. 

Es probable que quienes aprueban algunos contratos en la Alcaldía tienen tanta idea de Cúcuta como de Firavitoba. Es la única manera de explicar que en el sitio más peligroso de la ciudad para los peatones hayan permitido a una empresa instalar una pista de hielo y una atracción mecánica.

El separador de la Avenida Los Libertadores está bordeado por una autopista de alta velocidad, y por ello es una ruta peligrosa para cualquier peatón que intente cruzarla. Y permitir que instalen allí cualquier cosa que atraiga personas es  abuso y torpeza, así el otorgante de los permisos haya sido el Municipio.

Es torpeza, porque lo que montaron allí son varias atracciones para la gente, que lo más probable es que llegue en cantidades considerables, lo cual será causa de traumatismos de diversa índole en materia de movilidad. Necesariamente, todos los autos, en ambos sentidos, tendrán que reducir la velocidad al mínimo, para dar la oportunidad de que las personas, en especial los niños, crucen la calzada.

Ojalá no ocurra, pero todo allí parece dispuesto para generar atascos en el tráfico automotor y para que, en un descuido, ocurran accidentes de los que solo será responsable el pobre conductor involucrado, y no la administración municipal.

Y es un abuso, porque alguien alquiló por cinco millones de pesos durante mes y medio un sitio que, en condiciones normales, no debe ser rentado. Que los cinco millones serán en boletas no quita que la suma es ridícula. Y el contrato se hizo mientras un grupo de funcionarios de la misma Alcaldía busca que centenares de vendedores ambulantes despejen las calles céntricas. Ahora, ¿con qué autoridad se les puede aplicar las normas legales a esos vendedores?

Pero, hablando de dinero, del que dicen faltar decenas de miles de millones de pesos, ¿qué se pretende solucionar con el alquiler de ese separador? ¿Ese dinero realmente vale lo que cuesta arriesgar la vida de los cucuteños? ¿Y terminar de complicar el tránsito, ya de por sí bastante congestionado en estas épocas decembrinas?

Ya se han hecho sentir voces de protesta de empresarios y ciudadanos del común sobre la utilización de una de las pocas vías rápidas de descongestión del tráfico que hay en la ciudad y a la cual se acude para cerrarla cada vez que les provoca a ciertas autoridades. 

¿Por qué no se usa otro escenario más propicio para este tipo de eventos? La plazoleta de Banderas por ejemplo. Allí hay suficiente espacio para montar circo, pista de patinaje y eventos mecánicos de diversión, y todo lo que esto trae consigo. La ciudad tiene otros espacios donde tradicionalmente se han montado los circos y espectáculos de otros tipos, que podrían ser usados para esto. Y que tendrían mayor seguridad para niños y adultos.

A propósito de este asunto, ¿qué pensará la Alcaldía de la manera como un reducido grupo de personas explota en su beneficio otros tramos del separador y el carril exterior de ambas calzadas, para estacionar vehículos que únicamente le amargan la vida al automovilista más paciente?

¿Por qué, si quieren recuperar el espacio público del centro, la campaña no se extiende a El Malecón, donde, por otro lado, hay mucho espacio que debería ser recuperado de manos de quienes ya se creen sus dueños inamovibles?

Desde luego, por ahora insistimos en las dos atracciones decembrinas, una de ellas cubierta por una vieja carpa sucia, para nada acorde con las luces y los adornos navideños instalados en los alrededores. Un poco de sindéresis y de buen gusto también hace falta para manejar algunos asuntos municipales.

Image
La opinión
La Opinión