Escuchar este artículo

Una ilusión

Miércoles, 7 de Septiembre de 2022
Y ahora viene el pero, porque no serán las capacidades del saber ni tampoco la universalización de la educación universitaria las que les abran el acceso a las aulas en los claustros.

Lean bien esta cifra: 11.863 jóvenes presentaron las pruebas Saber que son requisito para el acceso a la universidad. Eso ocurrió el pasado domingo 4 de septiembre. Se trata de alumnos adscritos a 23 instituciones educativas de Cúcuta que anhelan seguir en el aula, a fin de obtener su título profesional.

Es bueno que a todos les vaya muy bien y obtengan magníficos resultados en la calificación de las 278 preguntas que contenían los formularios para evaluar su paso por el bachillerato e iniciar el recorrido hacia la educación superior.

E igualmente es estimulante que sigan alcanzando su primer escaño los niños y niñas cuyos padres y familiares les llevaron a la escuela y el colegio para que desde la primera infancia emprendieran su recorrido hacia la preparación académica en las diferentes etapas de la vida.

Estos estudiantes de las instituciones públicas y privadas de la capital de Norte de Santander debieron desplazarse desde los diferentes sectores hasta los  23 puntos de aplicación en sitio de la las pruebas Saber 11 calendario A, Pre Saber y Validación del Bachillerato Académico. En el territorio nacional estuvieron habilitados 1.561 puntos de ubicación en 519 municipios que albergaron a más de 640.000 estudiantes.

Y ahora viene el pero, porque no serán las capacidades del saber ni tampoco la universalización de la educación universitaria las que les abran el acceso a las aulas en los claustros para seguir las carreras que ellos prefieren.

Una especie de ‘selección’ vendrá entonces a registrarse precisamente porque ante la falta de recursos económicos o la todavía insuficiente cobertura de la matrícula cero y también la muy baja capacidad de infraestructura de la educación superior pública, miles de ellos quedarán a la vera del camino.

Eso ocurre siempre cada año tanto en nuestra región como en la mayoría de ciudades colombianas, puesto que aunque algunos son cobijados por becas en las universidades privadas, un bajo porcentaje de familias tiene la posibilidad económica de permitir que sus hijos puedan llegar a estas instituciones.

Luego aquí le espera al Ministerio de Educación poner en marcha las propuestas que el nuevo gobierno expuso en campaña de la gratuidad y de ampliar la capacidad de infraestructura y de edificar nuevas universidades públicas a un ritmo que permita, para el caso cucuteño, absorber esa cantidad de jóvenes que salen del bachillerato.

En el caso específico de Norte de Santander se esperaría que este mismo año quede finalmente definida la sede, los recursos totales y la puesta en marcha de la construcción de la Universidad del Catatumbo, para los bachilleres de los municipios que hacen parte de esta conflictiva región.

Pero igualmente alcaldías como la de Cúcuta y otros municipios deben contar con terrenos listos y sin problemas jurídicos de ninguna clase, para que se puedan proyectar más edificaciones destinadas a educar a la juventud.

Y el otro asunto es,  que debe lograrse cubrimiento de las plazas requeridas de educadores y el mejoramiento, actualización y fortalecimiento de los programas educativos, concordantes con las Tic y la Inteligencia Artificial, las nuevas teorías económicas y los procesos para que los profesionales tengan capacidades en lectura crítica y un segundo idioma, con el fin de prepararse lo mejor posible y entregar todas sus capacidades al país.

La ilusión de acceder a la universidad de muchos de los convocados a las pruebas terminará necesariamente en desilusión, hasta tanto no se vuelva realidad la cobertura total. Ojalá esa promesa se cumpla y no quede como un simple espejismo.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda