Escuchar este artículo

Venezuela va para largo

Jueves, 28 de Junio de 2018
No pueden esperar que desde afuera les lleguen los apoyos, porque, por una parte, las grandes potencias tienen otras situaciones en las cuales ocuparse.

Una misión del Parlamento Europeo, que visitó Cúcuta para ver en el terreno la situación de la migración venezolana, confirmó las sospechas de varios sectores locales: el problema —porque es un problema, no solo para Cúcuta y Colombia, sino para el mundo entero— va para largo. No parece tener solución inmediata por ahora.

Los eurodiputados consideran que mientras no se imponga una solución para la situación política de Venezuela, la grave crisis de los migrantes ‘desgraciadamente va a tener una larga permanencia en el tiempo’.

Y, al menos por ahora, no se vislumbra nada diferente de la continuidad del presidente Nicolás Maduro en el cargo y de la revolución bolivariana y socialista en el poder, con una oposición atomizada en la que hay tantas opiniones como líderes mesiánicos se proclaman semana tras semana.

Significa que el flujo de 35 .000 personas que cada día cruza la frontera hacia Colombia en el puente internacional Simón Bolívar se mantendrá indefinidamente, lo que significa que Cúcuta y el área metropolitana tendrán que seguir derrochando generosidad para con los recién llegados que decidan quedarse en el país.

Porque, hay que reconocerlo, los cucuteños han entregado a los venezolanos su solidaridad, su apoyo en todo sentido, su disposición a hacerles la vida algo más agradable, en fin, toda su capacidad para ser generosos.

Que no todos los extranjeros recién llegados hayan respondido con la misma moneda limpia, no es culpa de todos, ni razón para no seguir ayudando a los que, sin duda, seguirán entrando.

Según los eurodiputados, Colombia no puede seguir sosteniendo sola el peso del problema, que le está minando sus recursos de atención en salud, de educación, de alimentación…, y por ello se hace necesaria la intervención de otros países y de organizaciones multilaterales. No hay que olvidar que la población colombiana aumentó en un millón largo de personas en los últimos dos años, desde cuando se agudizó la crisis en el vecino país.

De la declaración de los eurodiputados se desprende un aspecto negativo que debería ser analizado por los venezolanos, y tiene que ver con la posibilidad de que Maduro y la revolución se mantengan incólumes durante tiempo indefinido, si ellos, los ciudadanos de Venezuela, no asumen la búsqueda de una solución adecuada.

Nadie más podrá cambiar la situación, sino ellos, con sus propias soluciones, con sus propias gentes. Cualquier acción en ese sentido deberá pasar, obvio, por la revisión de todas las acciones de la oposición y de sus líderes, no tanto en el ámbito externo sino en el interno.

No pueden esperar que desde afuera les lleguen los apoyos, porque, por una parte, las grandes potencias tienen otras situaciones en las cuales ocuparse, entre ellas la llegada de miles y miles de inmigrantes, y por otra, los ciudadanos carecen de los recursos idóneos para cumplir con su deber de solucionar los problemas.

Los colombianos ya sabemos que por un largo tiempo tendremos que seguir recibiendo a miles y miles de personas por cuya integridad moral e incluso física no hay quien ofrezca garantías.

Image
La opinión
La Opinión