Escuchar este artículo

Vigorizar la Policía

Miércoles, 25 de Mayo de 2022
Bueno sería que alguien contestara por qué en Cúcuta no tenemos el Sistema de Emergencia y Seguridad como el que sí existe en Cali, Medellín, Tunja o Villavicencio.

En Cúcuta el ‘80% de muertes violentas es por el control de territorio de bandas’, como lo expuso en el Concejo el general Óscar Moreno, comandante de la Policía Metropolitana, significa que la ciudad se transformó en escenario de enfrentamiento de la violencia proveniente del Catatumbo y la frontera.

Es decir, ese conflicto desatado por las disidencias de las Farc, la guerrilla del Eln, la banda criminal de las Autodefensas Gaitanistas, los carteles mexicanos del narcotráfico mezclado con organizaciones como el Tren de Aragua, se aposentó aquí degenerando en el aumento de la inseguridad.

Luego las autoridades tienen que revisar los procedimientos operacionales que contengan ese desbordamiento de la conflictividad desde ambos sectores que llegan a desembocar en la capital nortesantandereana, que ahora hasta en una parte de la zona rural está invadido de cultivos ilícitos.

Y aunque desde la Policía se indique que buena parte de los homicidios que suceden están relacionados con asuntos del crimen organizado, la inseguridad que percibe el cucuteño se ha reflejado hasta en la medición de las 50 ciudades más peligrosas del mundo, en la que sigue apareciendo.

Pero quedó sonando lo expuesto por el oficial en la corporación, cuando aseguró que para adelantar la misión de presencia y control en la ciudad, arrastra un déficit en todos los frentes, asunto que en la práctica pudiera ser una de las causas por las cuales el hampa pareciera ir un paso adelante.

Grave que la Policía Metropolitana para atender a seis municipios con más de un millón de habitantes cuente apenas con 400 motos de las cuales el 70% son obsoletas, cuando lo adecuado, teniendo presente lo dicho por su comandante, sería menester contar con 600.

Esto representa una debilidad palpable y complicada para ejecutar los patrullajes o desarrollar las persecuciones o efectuar las tareas mínimas que le garanticen al ciudadano la vida, honra y bienes. Es urgente que se haga algo sin dilación.

Pero si continuamos con lo expuesto por el general Moreno, debería adelantarse una urgente plan de modernización de la entidad encargada de la seguridad ciudadana en la más importante ciudad de la frontera, que en el frente tecnológico se quedó en el pasado.

Esta frase resume la situación de la Policía Metropolitana de Cúcuta: “De cerro a cerro no nos podemos comunicar en la ciudad, porque el sistema caducó hace más de 20 años”, dijo Moreno.

¿Cómo les parece? Resulta hasta inaudito que esto ocurra, porque se trata de un Talón de Aquiles que no ha recibido la cura adecuada ni la atención debida por parte del Gobierno Nacional, en el entendido que esta unidad policiaca se encuentra en una de las fronteras donde el crimen transnacional instaló sus operaciones.

Y no es que estemos haciendo comparaciones odiosas frente a otras ciudades, pero bueno sería que alguien contestara por qué en Cúcuta no tenemos el Sistema de Emergencia y Seguridad como el que sí existe en Cali, Medellín, Tunja o Villavicencio, por ejemplo.

Pero si el general ha expuesto ese traumático diagnóstico, por qué la Dirección Nacional de la Policía o los ministerios de Defensa y del Interior o las alcaldías de la zona o la Gobernación por qué no han hecho nada para conjurar ese delicado mal que en últimas lo que provoca es más desazón ciudadana y una presunta superioridad del crimen al ver que quien está a cargo de perseguirlo no está realmente dotado.

Lo urgente es vigorizar la institución policial con los elementos que necesita porque si queremos fortalecer a la región como punto atractivo de inversión, garantizar la seguridad es uno de los elementos indispensables para ello.

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda