Escuchar este artículo

Node empresa

Creatividad, innovación y sostenibilidad: los beneficios del talento joven para las empresas
El 75 % de los jóvenes en América Latina enfrentan dificultades para acceder al mundo laboral.
La opinión
La Opinión

Creatividad, innovación y sostenibilidad: los beneficios del talento joven para las empresas

El 75 % de los jóvenes en América Latina enfrentan dificultades para acceder al mundo laboral.

La escasez de oportunidades laborales para los jóvenes es una tendencia que ha venido creciendo en los últimos años y hoy afecta a una parte importante de esta población. Así lo reveló el reciente estudio de Escasez de Oportunidades Laborales, realizado por ManpowerGroup en colaboración con Junior Achievement Americas, y según el cual 7 de cada 10 jóvenes en América Latina actualmente tienen problemas para encontrar trabajo.

En Colombia, la cifra es aún más significativa, con un 85 % de los jóvenes colombianos que reportan dificultades para acceder a un empleo. Esto convierte a Colombia en el quinto país de Latinoamérica con mayor escasez de oportunidades laborales para el talento joven, solo superado por El Salvador, Costa Rica, Paraguay y Argentina, y por delante de otros 9 países de la región.

El estudió, en el cual se encuestó a más de 2.600 jóvenes entre 18 y 29 años en toda América Latina, concluyó que la falta de experiencia laboral y los bajos sueldos son los principales obstáculos que enfrentan los jóvenes latinoamericanos a la hora de encontrar empleo.

“Los jóvenes son una parte crucial de la fuerza laboral y tienen un enorme potencial para contribuir con el desarrollo de las empresas, por su capacidad para facilitar la adopción de nuevas tecnologías, potenciar la creatividad y la innovación, y promover la incorporación de políticas y modelos de sostenibilidad”, explica Lina María Correa, directora de Talent Solutions, marca de ManpowerGroup especializada en gestión del talento humano y soluciones de liderazgo.


Le puede interesar: Ecopetrol busca abrirse en mercados de Japón y Corea


La ejecutiva agrega que son muchas las formas en que las empresas pueden aprovechar el talento joven para elevar la productividad, fortalecer la cultura corporativa y mejorar el desempeño de los equipos de trabajo al interior de la organización.

“Los jóvenes tienden a adaptarse a los cambios con facilidad y rapidez; pueden aportar nuevas ideas y una perspectiva fresca, y tienen una disposición al aprendizaje que los convierte en un activo importante para cualquier organización. Su conocimiento de las nuevas tendencias y de los movimientos sociales más actuales también pueden ayudarles a comprender mejor las necesidades de los clientes y a comunicarse con ellos de forma más asertiva”, afirma Correa.

En vista de los muchos beneficios que pueden representar los trabajadores jóvenes para las empresas, resulta necesario que éstas adopten estrategias para facilitar el acceso del talento joven al mercado laboral y crear más y mejores oportunidades para los jóvenes en Colombia y en toda la región.


Lea también: Sureti, el ‘marketplace’ de Cúcuta que conecta a emprendedores con inversionistas


Algunas de las iniciativas que pueden tomar las organizaciones para alcanzar este objetivo incluyen:

  • Implementar programas de mentoría y prácticas profesionales de alta calidad, con apoyo y entrenamiento en el desarrollo de habilidades clave específicas a la línea o modelo de negocio de la organización.
  • Invertir en el desarrollo de habilidades blandas, no solo para los empleados jóvenes de la empresa, sino también para estudiantes y potenciales candidatos, a través de programas de formación en colaboración con instituciones educativas o fundaciones, que permitan brindar a los jóvenes una mayor preparación de cara a su ingreso al mercado laboral.
  • Mantener oportunidades laborales remuneradas abiertas o diseñadas especialmente para el talento joven, bien sea en posiciones de tiempo completo o medio tiempo, de forma que los jóvenes de cualquier estrato o clase social puedan acceder al mercado laboral sin verse excluidos por su situación económica.
  • Crear y promover espacios de encuentro con jóvenes y estudiantes, que permitan tender puentes de comunicación, comprender mejor sus necesidades y motivaciones, así como también impulsar su participación y colaboración en el desarrollo de estrategias de inclusión orientadas a maximizar sus oportunidades dentro del mercado laboral.

“Más del 80 % de las empresas en América Latina buscan contratar talento joven, pero por lo general se enfrentan a la falta de experiencia y habilidades clave, como uno de los principales factores que les impide encontrar jóvenes con el perfil adecuado”, explica Correa. “Se requiere un cambio de paradigma en las organizaciones para fomentar una cultura corporativa que promueva el aprendizaje y la formación continua como estrategia de inclusión, no solo para ofrecer más oportunidades, sino también para aprovechar todo lo que el talento joven tiene para ofrecer.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Sábado, 1 de Octubre de 2022

Node empresa relacionada

Norte de Santander tiene una gran oportunidad para cubrir el déficit de aceite de palma en Venezuela.
René Mora Vicuña

Los productores agremiados en la recién creada Federación Venezolana de Palma de Aceite (Fevepalma) expresaron su optimismo con la reapertura comercial entre Colombia y Venezuela, porque es una solución al déficit que tiene el sector mientras recuperan su producción.

Con el cierre de la frontera en 2015 y los conflictos políticos y económicos en Venezuela hicieron que la producción de la agroindustria mermara su producción de aceite de palma entre 2.000 y 3000 toneladas mensuales. 


Exclusivo: Exportación de aceite de palma a Venezuela: sí, pero aún no


Producción que se fue recuperando de manera informal o ilegal porque las semillas llegaban de contrabando, sin certificación, y la cultura de siembra comenzó a despegar. Hoy, en Venezuela se obtienen entre 10.000 y 11.000 toneladas mensuales.

Félix Romero, comisionado nacional de grasas y aceites de Venezuela y presidente de Indsutrias Diana, explicó que la meta es llegar a las 16.000 toneladas mensuales en 2023, para ello comprarán 5.000 toneladas mensuales en Colombia. 

“Con fronteras abiertas, para nosotros es mejor adquirir las toneladas que necesitamos en Colombia y lograr, en los próximos años, la estabilidad de la producción con 20.000 toneladas mensuales de aceite de palma”, indicó Romero a La Opinión.

El vocero de los palmicultores venezolanos señaló que esa estabilidad va a permitir, no solo materia prima para la margarina o la manteca sino para otros alimentos concentrados que también usan en su fórmula el aceite de palma.

Ante la baja cultura de siembra en Venezuela, Romero afirmó que también se requiere semilla para 100.000 hectáreas, proceso que cumplirá en 2023 y de cual va necesitar del apoyo Colombia para obtener semilla certificada y transferencia de conocimiento. 

“Venezuela nunca ha sido un gran productor de palma. Hoy estamos produciendo, pero el bloqueo nos afectó mucho. Ahorita lo que queremos es aumentar la producción y cubrir nuestra demanda nacional que, hasta el momento, no hemos cubierto”, dijo Romero. 

Venezuela tiene en este momento siete plantas extractoras de palma de aceite, cinco privadas y dos públicas, cinco de ellas operan en el estado Zulia, las cuales tienen una capacidad de producción de 20.000 toneladas. 


Conozca: Altos precios regulará mercado de materias primas e insumos agropecuarios


El comisionado de grasas y aceites de Fevepalma reveló que el número de plantas extractoras se va a ampliar a nueve, con la incorporación de dos más, una que está en construcción y otra que está en proyecto, en Mérida. 

Sobre los mecanismos de pago para garantizar la compra a los productores colombianos, Romero expresó que es un asunto económico, competencia del gobierno de Nicolás Maduro, y que por ahora se concentran en los encuentros con sus pares colombianos.

Venezuela tiene 80.000 hectáreas sembradas de palma, las cuales espera aumentar con la ayuda de los productores colombianos, gracias a la reapertura comercial; un hecho que los palmicultores venezolanos ven muy positivo y esperan que la frontera nunca se vuelva a cerrar.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión