Escuchar este artículo

Node empresa

La retadora tarea de hacer empaques con piedra
Uno de los desarrolladores del empaque hecho con piedra de Coagronorte, contó cómo fue el proceso.

Magaly Rubio
Magaly Rubio

La retadora tarea de hacer empaques con piedra

Domingo, 26 de Junio de 2022
Uno de los desarrolladores del empaque hecho con piedra de Coagronorte, contó cómo fue el proceso.

Aportar al medioambiente a través de la sostenibilidad de sus productos es uno de los objetivos de la Cooperativa Agropecuaria de Norte de Santander (Coagronorte). Una meta que se va a cumplir con el nuevo diseño de sus empaques, que serán hechos de piedra y biodegradables.

Fueron  casi cinco años de pruebas, errores y aciertos de manera conjunta con las empresas Okeanos, especializada en el cambio de empaques de plástico a los hechos en piedra; y Plasmar, empresa radicada en Medellín, proveedora de plástico de la marca Arroz Zulia.


Lea además: Consejos para garantizar una adopción tecnológica en la nueva normalidad


Florencio G. Cuétara, CEO del  Grupo Okeanos, uno de los desarrolladores del empaque, estuvo en el congreso de Coagronorte y habló con La Opinión

¿Cómo fue que Coagronorte, siendo una cooperativa regional, logró ser la primera en desarrollar este modelo de empaque, por encima de otras empresas más grandes, reconocidas y posicionadas?

Fue un proceso, producto de una serie de acontecimientos que llevaron a tener conexiones importantes y evidentemente gracias a gente que entendió rápidamente la capacidad de cambiar no solamente la visión de su empresa y la visión del empaque, sino que es importante hacer parte de este cambio a nivel global.

Uno de los desarrolladores del empaque hecho con piedra de Coagronorte, contó cómo fue el proceso.

¿Cuánto tiempo tardó materializar la idea?

El sueño de hacer un empaque de piedra nació hace cuatro años. Era una locura tratar de imitar a la naturaleza que utiliza la piedra para todo. Técnicamente era muy complicado, pero en este tiempo de estudios y pruebas hemos conseguido que la piedra flote, que era uno de los retos más significativos. Necesitábamos que no se hundiera y que fuera flexible para el embalaje y lo logramos. Fueron años muy retadores pero significativos también.


Conozca: El mecánico que ahora es dueño de uno de los principales concesionarios de autos


¿Cómo se logra que empresas regionales, como Coagronorte, hagan la transformación hacia modelos más sostenibles e innovadores?

Nosotros en Okeanos tenemos una misión y es reducir el plástico alrededor del mundo y ya lo venimos haciendo. Nosotros buscamos ese cambio, independiente de que sean empresas pequeñas o no, pero damos esa oportunidad a todas para que el cambio ocurra. Esto no se soluciona si solamente unos pocos dejan de emitir plástico, no, entonces nuestro proyecto es hacerlo en todo el mundo.

¿Qué hay detrás de este empaque?

Este producto está hecho con piedras, tecnología y mano de obra colombiana. El proceso en el empaque del arroz sin nada importado y es lo que queremos repetir como modelo alrededor del mundo. 

¿Cómo ve la iniciativa de las empresas en Colombia por ser más innovadoras y sostenibles?

Tengo una visión muy global, pero sé que Colombia es muy rápida y está capturando ese deseo de cambiar. Hay deseo de mejorar, tecnológicamente están muy avanzados y el tema de la preparación del personal en Colombia es excepcional. Nosotros, en nuestro equipo tenemos un montón de mujeres sobre todo ingenieras colombianas que son parte del éxito que tenemos en las manos hoy,  así que creo que Colombia está muy dispuesta al cambio.


Le puede interesar: Carros eléctricos empiezan a desplazar a viejos automóviles


¿Cómo explicarles a las empresas que la apuesta por la sostenibilidad no es perder rentabilidad?

Al principio - la realidad- es que esto era un sueño y la mayoría pensaba que era imposible. Cuando a alguien le dices que le vas a reemplazar sus botellas o su empaque de arroz por piedra lo primero que te dicen es que estás loco y nos lo han dicho. Es más fácil cuando le presentas una muestra al cliente y sabe que ya funciona y atiende a la idea. Entonces, cuando eso sucede,  nuestro producto y la  empresa  genera valor agregado, la compañía mejora, se vuelve competitiva y eso finalmente se transforma  en calidad de vida para todos.

 

¿Cuál es el mensaje a las empresas que están en estos procesos de transformación?

Que si no lo hacen hoy, lo harán en el futuro.  Los consumidores demandan una solución, un cambio con dirección sostenible, sea de la empresa que sea y en algún momento de su productividad tienen que ser responsables y cumplir con lo que la cliente demanda.

¿Cuánto se podría estar contribuyendo con este tipo de acciones?

La mejora que nosotros calculamos y que vamos a presentar  en la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP27),  es que la idea tiene un potencial de 400 millones de toneladas de CO2. Es decir que esta iniciativa representaría un 10% en los de la reducción necesaria para equilibrar el mundo. Entonces una sola idea que no requiere inversión,  que no requiere un aumento en costo, porque cualquier marca lo podría estar utilizando es una solución que podría contribuir muchísimo y es lo que vamos a seguir impulsando.

El empaque

La sostenibilidad es uno de los objetivos de la Cooperativa Agropecuaria de Norte de Santander (Coagronorte) y con la presentación de sus nuevos empaques hechos de piedra  lo está logrando. Sin embargo, para desarrollarlo se necesitaba la unión de empresas que no solo creyeran en la iniciativa si no que la desarrollarán y ahí fue donde convergieron Okeanos y Plasmar.

La empresa colombiana proveedora de plástico Plasmas venía trabajando en un nuevo empaque para Coagronorte y desarrollaron, junto con Okeanos, la mezcla perfecta de carbonato de calcio (piedra) para el producto.

“El objetivo de usar piedras para la producción de estos empaques es devolverle a la tierra lo que viene de la tierra, sin afectar el mar, sin producir plásticos de un solo uso, y aportando como empresa para la protección del medioambiente”, manifestó Guillermo Infante gerente de Coagronorte.

Luego de la extracción y el lavado de las piedras, estas se llevan a una planta en donde se hace la molienda, y se terminan de remover todos los agentes contaminantes, y se obtiene un producto apto para contacto con alimentos que también puede ser usado en la industria farmacéutica.

Cuando la piedra está molida y cumple con la calidad es llevada a la planta de producción. Allí se mezcla con otros ingredientes, como resina, unos aditivos especiales, y se obtiene el material de manera peletizada (gránulo), tal cual como viene la materia prima plástica para que se meta en una máquina y se convierta en los empaques que ya están en el mercado.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
Magaly Rubio
Magaly Rubio

Node empresa relacionada

La ruta Bucaramanga – Paipa- Bucaramanga inició operaciones este jueves.
La opinión
La Opinión

Los habitantes del oriente del país interesados en conocer los municipios turísticos de Boyacá, y evitar un largo recorrido por carreteras, cuentan desde este jueves con la ruta aérea Bucaramanga – Paipa – Bucaramanga, dispuesta por Easyfly, que conectará estos destinos con dos frecuencias semanales, los días jueves y domingo.


 Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Para Easyfly esta ruta acerca en menor tiempo a los nortesantandereanos, araucanos y santandereanos con uno de los destinos turísticos e históricos más emblemáticos del país. Además del significado que tiene Bucaramanga de ser la segunda ciudad pionera en abrir la aviación comercial para el departamento de Boyacá.

Por primera vez en la historia de Colombia, Easyfly es pionera en conectar al departamento de Boyacá a través del municipio de Paipa, un lugar para enamorarse de la esencia de la cultura boyacense y colonial del país, reconocido por sus rincones mágicos.

La flota de aviones dispuesta para esta frecuencia será la ATR 42, con capacidad para 48 pasajeros, que partirá del aeropuerto Palonegro de Bucaramanga para llegar en un tiempo aproximado de vuelo de 40 minutos al aeropuerto Juan José Rondón de Paipa, y así abrir más posibilidades para visitar otros lugares emblemáticos y hermosos del departamento como Villa de Leyva, Laguna de Tota y Monguí, cerca de Paipa por vía terrestre.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda