La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

Node empresa

Termotasajero incursiona en la generación de energías limpias
En Norte de Santander ya se inauguró una plata solar y tiene proyectado construir una más en 2023-2024.
Magaly Rubio
Magaly Rubio

Termotasajero incursiona en la generación de energías limpias

En Norte de Santander ya se inauguró una plata solar y tiene proyectado construir una más en 2023-2024.

En medio del proceso de transición energética, Termotasajero, una de las compañías generadoras de energía de Norte de Santander,que aún opera a carbón, inauguró su planta solar. Y el propósito es llegar a 250 megavatios renovables en 2030.

Además, la compañía se posicionó en 2021 como la tercera empresa con mayores ingresos en Norte de Santander.

José David Montoya, presidente de Termotasajero, le explicó La Opinión que hasta 2030 llegarán a 250 megavatios renovables.

¿Qué significa para Termotasejero incursionar en la energía solar?

El hecho decontar con energía térmica, más energía solar, es un avance significativo para nosotros, nos da una posición muy valiosa en el mercado. Además, reafirmamos ese compromiso con Norte de Santander de entregarles energía confiable las 24 horas del día. Es nuestro primer proyecto y  nos abre esta puerta a seguir creciendo en esta nueva tecnología en los próximos años.


Le puede interesar: Conozca las 10 empresas manufactureras con más ingresos en Norte de Santander


¿Cómo cerraron el 2022?

Han sido años difíciles, pero por fortuna la compañía con todos sus colaboradores ha sido capaz de salir adelante. Nosotros durante toda la época de pandemia apoyamos a cada uno de nuestros trabajadores y gracias a eso y a la dedicación de cada uno de ellos, la empresa ha podido salir adelante y creo que tenemos un futuro muy promisorio. 

Resultaron afectados con el alza en los precios del carbón…

En su momento fue una situación muy atípica, el mundo en general, ya de alguna forma estaba dejando el carbón de lado y desde el año pasado el mundo se volcó nuevamente a carbón y eso hizo que los  precios se dispararan, otros, por fortuna, tenemos un almacenamiento importante y eso nos ha permitido operarse mucho sobresaltos, pero no deja de preocuparnos. Esperamos que se empiece a regular un poco.


Lea aquí: Estas son las 10 marcas de motos más vendidas en Norte de Santander


Con respecto a los anuncios del Gobierno por mermar el uso de estos materiales para la producción de energía, ¿cuál es la posición de Termotasajero?

No es que no nos preocupe, pero esta es la tecnología que el país la necesita. No tiene sentido prescindir de ella. Es una energía competitiva y confiable.  Yo creo que en ningún caso va a haber una política que no nos permita seguir operando.

¿Cuáles son los planes que tienen para 2023?

Vamos a iniciar todo el desarrollo de nuestros programas de proyectos para darle paso a la construcción de más plantas solares en 2024, como la que inauguramos en San Cayetano.  Eso nos va a permitir seguir por la senda de crecimiento. Estos cambios hacen parte de la complementariedad que tenemos como fundamento, es decir, unir lo que tenemos que es térmico con lo solar.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
Magaly Rubio
Magaly Rubio
Lunes, 16 de Enero de 2023

Node empresa relacionada

Un estudio de EAE Business School revela que la Agenda 2030 está lejos de alcanzarse: las energías extraíbles como el petróleo, el gas y el carbón representan más del 80% del consumo mundial.
La opinión
La Opinión

El actual panorama energético está transformándose a gran velocidad. Para diferentes analistas, la coyuntura llevó a una “tormenta perfecta” que provoca diversos tipos de crisis. No solo la energética, el mundo tiene cambios en la política, en la economía e -incluso- ideológica.

La oferta de energía de América Latina cuenta con variedad, donde el petróleo, tiene la mayor relevancia, aunque cuenta con gas natural, carbón mineral, hidroenergía y energías primarias, entre las que se incluyen el biogás, energía solar, eólica, los residuos vegetales y productos provenientes de la caña y la leña.

En Colombia, la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), informó que el año “el energético, en el que se observó un mayor repunte, fue en los combustibles líquidos. Ya que el consumo fue de 4.894 millones de galones, lo que representa un aumento anual de 30% después de la caída de -19,88% de 2020”.

Asimismo, la entidad explicó que el crecimiento anual de la demanda de energía eléctrica fue de 5,24%, debido a la recuperación del mercado no regulado, el cual se incrementó en 9,52%. El gas natural fue el único energético que no subió sus niveles de consumo.

El EAE Business School publicó el informe Sector Energético, en el informe se evidencia que el crecimiento del consumo es imparable, a nivel mundial mantiene un continuado y sostenido. La demanda por parte de las potencias emergentes, y también de los muchos países que se esfuerzan por salir del subdesarrollo, contribuyen a que este incremento de la demanda y el consumo de energía en sus múltiples modalidades sea imparable. Tan solo el impacto de la pandemia ha afectado de manera puntual y opuesta a esta trayectoria.


Le puede interesar: ¿Por qué la economía de Colombia crecerá menos en 2023?


El profesor y autor del estudio Eduardo Irastorza, reflexiona sobre la velocidad y transformación del actual panorama energético a nivel mundial e identifica los hechos que van a determinar su evolución futura. Así, destaca “la posición dominante del país norteamericano debido a la fortaleza de su divisa y a convertirse en el gran suministrador de Occidente, castigado por el recorte de gas ruso y el incremento de precio de los carburantes”.

Del estudio se resalta que de los grandes países que liderarán el futuro energético mundial será China, que casi dobla el consumo de energía de Estados Unidos, el líder del pasado siglo XX. La gran capacidad productora y fabril del país asiático determina que el volumen de importación de petróleo crudo haya crecido un 126,49% en los últimos 10 años, ascendiendo a 542,01 millones de toneladas en 2020. Aunque la demanda de energía por parte del resto de países no alcanza, individualmente, la décima parte de las de China, el estudio de EAE constata el posicionamiento nuevas potencias emergentes como Brasil, Irán o Indonesia.

India también será “estratégico” en el contexto energético mundial, según el informe de EAE Business School. Además de contar con la ventaja del inglés como idioma y de disponer de una fuerza laboral más joven, India tiene recursos energéticos y un socio preferencial, Rusia, que le ha otorgado en la reciente crisis ucraniana el papel de intermediario para dar salida a su gas.

Comparando el consumo de los diferentes tipos de combustibles en los últimos 46 años, la investigación aprecia que, “aunque se consume menos petróleo y derivados y más electricidad, las llamadas “energías limpias” aún están lejos de implementarse”. En este sentido, “conceptos como sostenibilidad, equilibrio climático y regeneración todavía se encuentran muy lejos de la realidad en, al menos, cuatro quintas partes del globo”.


Lea aquí: Cómo sacarle provecho al peso en tiempos de volatilidad


Otra de las conclusiones del estudio de EAE se centra a Asia como el verdadero motor del crecimiento de la economía mundial y, por lo tanto, demandante de energía. Este contexto determina que, en 2021, China fuera la mayor consumidora de energía primaria, con 157,65 exajulios; seguida de Estados Unidos, con 92,97; la India, con 35,43; Rusia, con 31,3; Japón, con 17,74; y Canadá, Alemania, Corea del Sur, Brasil, Irán, Arabia Saudita, Francia, Indonesia, Reino Unido y Turquía que juntos consumieron menos de 14 exajulios.

El cambio deseado aún está lejos

El profesor de EAE Business School y autor del estudio señala que, “aunque el siglo XXI estaba llamado a ser el de las energías limpias y renovables, la realidad es que el cambio aún está lejos de producirse”. El conflicto bélico en Ucrania y las consiguientes sanciones, limitaciones y encarecimiento de los precios han obligado a muchos países a volver a fijarse en el carbón ya que, en 2021, el consumo de este recurso energético ascendió a 161 exajulios, en comparación a los 145 de 2020, tal y como recoge el informe. Si bien, también se constata que China nunca renunció al carbón y India, la cual fue llamada a ser el horno metalúrgico del planeta, tampoco lo hizo.

Asimismo, la actual “multicrisis” (energética, política, económica, social) hará prolongar el protagonismo de esta energía, a pesar de los objetivos de la “Agenda 2030”. De hecho, los países que, como Alemania, habían empezado a dar pasos decididos hacia las energías más limpias, han tenido que replantearse volver al carbón y la energía nuclear.

Es más, ase se compara el consumo de los diferentes tipos de combustibles en los últimos 46 años, se evidencia que “se consume menos petróleo y sus derivados, pero más electricidad”. Por tanto, “la consolidación de las “energías limpias” está lejos”.


Lea también: ¿Por qué la industria de software y TI en Colombia tiene potencial exportador?


Según los expertos más pragmáticos, al menos a dos décadas de distancia. ¿Por qué habría de ser de otra manera –se preguntan– si en cuarenta años y con enormes crisis económicas de por medio nada ha cambiado significativamente? Ideas como sostenibilidad, equilibrio climático y regeneración todavía se encuentran muy lejos de la realidad en al menos cuatro quintas partes del globo.

El siglo XXI (iba a ser el siglo de las energías alternativas) fue testigo de cómo el petróleo se supo mantener con un consumo entre los 3.500 y 4.500 millones de toneladas métricas. Tan solo la pandemia y la consecuente crisis de distribución ha supuesto un freno del que ya se ha recuperado.

“Es el momento de ponerle otra fecha a la Agenda 2030, por ejemplo, 2050; porque las proyecciones nos muestran que las proporciones entre fuentes de energía apenas se alterarán en los próximos diez años, y que ni de lejos habrán desaparecido ni el carbón, ni el petróleo, ni el gas natural en treinta años. Es más, seguirán representando cuando menos las dos terceras partes, a pesar del creciente peso fuertemente subvencionado de las energías renovables”, concluye Irastorza.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día