Escuchar este artículo

Node empresa

Transformación de los servicios financieros en la era de post-covid
Al igual que las entidades financieras, muchas industrias alrededor del mundo se transformaron y están acelerando sus procesos.
La opinión
La Opinión

Transformación de los servicios financieros en la era de post-covid

Martes, 11 de Enero de 2022
Al igual que las entidades financieras, muchas industrias alrededor del mundo se transformaron y están acelerando sus procesos.

Habilitar otros canales de atención para los clientes, con el uso de bots, transacciones no presenciales, pago de productos y servicios por contactless (pagos sin contacto), accesos a créditos con estudios avalados con información de big data y la flexibilización de los requisitos para atraer a los “no bancarizados”, son solo algunos ejemplos de los nuevos servicios que pusieron en marcha las instituciones financieras, en este tiempo de pandemia, y que estaban en el mapa de inversiones, quizás para el próximo quinquenio, pero que se aceleraron ante la situación. 

De hecho, según un estudio de MIT Technology Review, encargado por VMware, el 76% de los encuestados de servicios financieros en el mundo, están acelerando sus esfuerzos de transformación digital como resultado de la pandemia. Aparentemente, COVID-19 fue un catalizador para acelerar los planes de implementación de tecnologías de próxima generación que respaldan las experiencias de banca digital.

Para implementar todas estas innovaciones, los bancos están rediseñando sus modelos de negocios y han cambiado sus prioridades para responder a las nuevas necesidades de los clientes, que hoy más que nunca están volcados a mantener una vida digital simplificada, con servicios que complementen su experiencia y que van desde cuentas de ahorro administradas a través de aplicaciones en teléfonos móviles hasta pagos por códigos QR o por medio de redes sociales. 

De hecho, se prevé que para el 2021, el 15% de las transacciones en la sucursal se realizarán previamente en plataformas digitales y en cajeros automáticos, drive ups y casilleros en la sucursal a medida que se fusionen las experiencias físicas y digitales.

El uso del big data y la analítica también aumentará para apoyar diferentes casos de uso como la definición de perfiles para ofrecer créditos bancarios y préstamos, análisis de puntajes de crédito y niveles de riesgo, y el estudio de tendencias de gasto y ahorro para ofrecer productos y servicios a la medida. 

De acuerdo con la encuesta de VMware y Forbes Insights realizada a 650 CIO de diferentes sectores de la economía, para el 2025 las cinco principales tecnologías emergentes que acelerarán la transformación de los servicios financieros son: la Inteligencia Artificial (AI), el aprendizaje automático (Machine Learning), la Internet de las cosas (IoT), la Computación de borde (Edge Computing) y las cadenas de bloques (blockchain).

Desafíos de la banca 

 

Los bancos se han visto forzados a atender otros desafíos que la pandemia deja en materia laboral y económica, como el trabajo remoto y la seguridad de la información. Aspectos que impactan la productividad de los empleados, quienes en esta cadena de servicio también representan el rol de “cliente interno”, pues sus necesidades insatisfechas afectan directamente el funcionamiento de la organización.

Por ejemplo, al indagar sobre los factores que influyen en la productividad de los empleados que trabajan desde casa, el ranking es liderado por la dificultad en acceder a datos, contenidos y aplicaciones (35%), seguido de la dificultad de comunicarse con otros miembros del equipo (33%), y el desafío de recibir soporte del departamento de TI (29%). 

Esto revela que la adopción de tecnologías disruptivas de nube, Big Data y experiencia de usuario, ayudan a administrar y controlar de manera unificada y segura los datos de la organización al tiempo que permiten llevar a cabo tareas sencillas como realizar reuniones virtuales, enviar correos y crear o modificar archivos. Todas estas aplicaciones impactarán positivamente la experiencia de los colaboradores y, por ende, la productividad. 

En este sentido, VMware ofrece una base digital para transformar los servicios financieros desde cinco pilares:

1.    Modernización de la infraestructura y las aplicaciones

2.    Habilitación de nuevos modelos de negocio y crecimiento

3.    Suministro de una experiencia del cliente excepcional

4.    Fortalecimiento y escalamiento del empleo remoto

5.    Protección de la confianza en la marca y reputación de la firma

Al igual que las entidades financieras, muchas industrias alrededor del mundo se transformaron y están acelerando sus procesos para entregar experiencias mejoradas, ahora con un nuevo enfoque centrado en el factor humano: empleados y clientes.

Se hace entonces fundamental realizar inversiones para el futuro, que permitan optimizar el uso de las tecnologías emergentes y de cara a la incertidumbre económica y social que aún continúa.

Por Juan Santiago Guzmán, country manager para la Región Andina, VMware

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión

Node empresa relacionada

El bitcóin cayó ayer por debajo de los 40.000 dólares por primera vez desde fines de septiembre.
La opinión
La Opinión

Las transacciones ilegales con criptomonedas alcanzaron un récord en 2021 y casi se duplicaron en un año, aunque son cada vez menos significativas en el conjunto de operaciones con esa divisa digital, en plena expansión.


Lea aquí: Inflación presionaría un alza de tasas

Unos 14.000 millones de dólares transitaron en 2021 por billeteras digitales vinculadas a actividades ilegales, contra 7.800 millones en 2020, estimó la firma de análisis Chainalysis, en un informe.

“Pero estos números no cuentan toda la historia”, pues “el uso de criptomonedas ha crecido a un ritmo nunca visto”, con operaciones que ascienden a 15,8 billones de dólares en 2021, un aumento vertiginoso del 567% con relación al año anterior”, destaca el reporte.

La firma especializada en el estudio de las transacciones en la “blockchain” -la tecnología detrás del bitcoin y la gran mayoría de las criptomonedas- estima que las transacciones ilegales representan sólo 0,15% del uso total de criptomonedas.

Las estafas representan 7.800 millones de dólares, con el auge de los “rug pulls” que costaron 2.800 millones de dólares a los inversores. Ese golpe se realiza haciendo subir vertiginosamente el precio de una criptomoneda, para venderla masivamente cuando está en su auge, lo cual provoca su derrumbe. Y luego, sus autores se desvanecen embolsando las ganancias.

Un ejemplo particularmente mediatizado, es el de una criptomoneda llamada “Squidcoin”, que decuplicó su cotización en la estela de la serie de Netflix “Squid Game”, antes de que su precio se derrumbara pocos días después de su creación.

Las criptomonedas, divisas descentralizadas, se fueron abriendo paso en el mundo de las operaciones financieras, con procedimientos que la autoridad bursátil estadounidense ha calificado en varias ocasiones de dignas del “Far West”.


Conozca: Propuesta de ley busca que profesionales y técnicos ganen mínimo $3 y $2 millones

“Un desarrollo alentador en la lucha contra los delitos relacionados con las criptomonedas es la creciente capacidad de las fuerzas del orden para incautar directamente activos obtenidos ilegalmente”, señala la firma Chainalysis.

 

El nivel más bajo

El precio del bitcóin cayó brevemente ayer por debajo de los 40.000 dólares, el nivel más bajo desde finales de septiembre, ya que el apetito de riesgo de los inversores se resintió ante la perspectiva de un endurecimiento de la política de la Fed.

Poco después de haber tocado un mínimo de 39.663,18 dólares, la criptomoneda se recuperó hacia las 14h45 GMT hasta 41.198 dólares, cifra que representa una caída de 2,6%.

En octubre alcanzó un máximo histórico de más de 66.000 dólares. Sin embargo, en lo que va de año ha perdido un 12% de su valor.

La primera criptomoneda se había aprovechado a finales de 2020 y en 2021 de un aumento de la liquidez en los mercados, a causa de la política monetaria ultraflexible de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

Pero ahora, la perspectiva de un endurecimiento de esa política para contrarrestar la inflación está afectando al bitcóin, como también afecta a las Bolsas mundiales.

“Las acciones de los grupos de tecnología, que son especialmente sensibles a la subida de los tipos, están bajo presión”, señaló Fiona Cincotta, analista en City Index.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda