Escuchar este artículo

GianCarlo Mendoza, un gran representante de Cúcuta en la actuación

Lunes, 12 de Junio de 2017
Lo que más extraña de su ciudad natal es la cercanía con su familia, el calor y el poder hacer muchas cosas en un solo día.

GianCarlo Mendoza, a los 20 años decidió dejar Cúcuta para ir detrás del amor y de su pasión que en ese momento era el fútbol. En Bogotá conquistó a la mujer de sus sueños y se dejó enamorar de la actuación.

Su niñez la vivió en la urbanización Tasajero, donde se reunía con sus amigos para jugar fútbol. Su estatura era la indicada para ser arquero, pero por cosas ajenas terminó siendo solo eso: una pasión.

Desde siempre se ha preguntado el por qué terminó siendo actor, cuando lo que realmente quería era ser futbolista, aunque la actuación siempre le hacía ojitos, nunca la tomó en serio. Ingresó a la universidad a estudiar  ingeniería industrial. En la mañana asistía a clases y en la tarde entrenaba, pero aprovechó que las noches le quedaban libres  y decidió  estudiar actuación.

“Le dije a mi mamá que quería estudiar actuación, y en todo este proceso me di cuenta que lo del fútbol no se podía, y que la ingeniería no era lo mío, porque la actuación terminó envolviéndome a tal punto que dejé a medias mi carrera por dedicarme de lleno a la televisión y convertirlo en mi profesión”.

Estudió en la Escuela de Arte Dramático “casa del teatro nacional”  donde recibió título como actor profesional en el  2006.

En la fría capital se le esfumó el sueño de ser futbolista, pero no el amor. Aquella mujer que fue una excusa para dejar Cúcuta es ahora su esposa y la madre de sus tres hijos. Una abogada que siente orgullo de que su esposo sea un actor y una persona comprometida con su familia. “Ella sabe llevar mi profesión, aunque a veces siente celos, pero sabe manejarlos. Se siente orgullosa de mí y de nuestra familia y eso me hace feliz”.

Su debut 

Su debut en la televisión fue en ‘Las trampas del amor’, de ahí presentó casting y terminó personificando al esposo de Nancy en ‘Amor sincero’. “Con este personaje me di a conocer en la televisión, y estoy muy agradecido con Rodrigo Triana”.

Desde ahí han sido las innumerables apariciones en la pantalla chica, como en ‘Doña Bella’, ‘Los Victorinos’, ‘Tu voz Estéreo’, ‘Doña Bárbara’, ‘La hija del Mariachi’ entre otras, y en teatro y en cine, y ahora llega para mostrar su talento en la nueva producción de RCN: ‘No olvidarás mi nombre’, producción que se estranará hoy, y donde personificará a Raúl, alias ‘buena suerte’.

“Es un personaje que me gustó desde el comienzo. Es calculador, frío, de pocas palabras y es la mano derecha de Leonardo Zapata (Jairo Camargo) me enamoré de ese papel, porque siempre está ahí presente y no necesita decir gran cosa para comunicar lo que siente. Tiene sentimientos. Tiene dos hilos que son la fidelidad con su jefe y unos sentimientos encontrados hacia Mónica (Ana María Orozco). Es un perro fiel”.

Después de ocho años vuelve a trabajar de la mano con el director Rodrigo, en un personaje que se parece a GianCarlo en lo calculador y profesional. 

Actualmente tiene 34 años y confiesa que lo que más extraña de Cúcuta es la cercanía con su familia, el calor y el poder hacer muchas cosas en un solo día.

En cuanto a la comida echa de menos los cortados (dulces), los pasteles de garbanzo y las hamburguesas, que considera son las mejores de la ciudad.

Su hijo menor le dijo que quería venir a la ciudad y está entre sus planes complacerlo y venirse con su familia.

Image
Kathy Silva