Escuchar este artículo

Juan Carlos Contreras: un cucuteño cantante, actor, pintor y locutor

Viernes, 4 de Septiembre de 2020
Desde hace 12 años se radicó en Bogotá con su hija Michelle.

Juan Carlos Contreras Rozo no sabe elegir cuando se le pregunta ¿qué lo emociona más de todo lo que hace: cantar,  actuar, pintar o la locución? Toma un poco de aire y apunta: “todo va entrelazado, de la mano, todo es arte y es lo que llevo en mis venas”.

Es un ADN familiar. Recuerda que, de niño, en su casa, en el barrio Pescadero, se armaba el trío para una serenata: su papá Luis Alcides tocaba el tiple, su hermano ‘Lucho’ la guitarra y, él, el cuatro. Y su mamá Rosa Emilia Rozo, quien estudió en Pamplona, perteneció al coro de las hermanitas Terciarias Capuchinas.

La música romántica lo marcó desde muy pequeño porque su oído se educó escuchando las Bing Bands, a un Frank Sinatra o a un Nat King Cole o Ella Fitzgerald. El jazz, el blues, las baladas, se pasearon siempre por su casa y él es producto de todos esos sonidos, sin menospreciar, por ejemplo, la salsa romántica que interpretan   Gilberto Santa Rosa o un Lalo Rodríguez o boleros de Leo Marín o Los Panchos.
 
En el Colegio La Salle, donde  hizo la primaria, y en el Sagrado Corazón, donde terminó bachillerato, cantaba en  la coral, en festivales, en concursos de interclases, o intercolegiales. Además tocaba la batería y  también la guitarra. 

Participó en el progrma ‘La nueva estrella de las canciones’ de Jorge Barón Televisión en 1984 con ‘Moliendo café’, ‘El amor, el amor’, y quedó semifinalista.

Cantó a dúo con su hermano ‘Lucho’, de la Orquesta Cohombro, y se presentó en la Toto Hernández cuando el coliseo no tenía techo.

Ha grabado varios temas en el estudio de su hermano LC Récords como ‘Bésame mucho’, ‘Cuándo, cuándo’ y ‘Aquellos ojos verdes’. Y con su Michelle  grabó ‘Pueblito viejo’ y ‘María Antonia’.

Juan Carlos Contreras sigue vigente. Ahora en esta cuarentena ha aprovechado la ventana de las redes sociales para ‘vender’ su voz que no solo se escucha en canciones sino también en comerciales, en  anuncios, promociones, documentales.

Considera que este confinamiento ha sido fuerte porque todo se congeló. “Se paró medio mundo”. El año había empezado con mucho ritmo.“Proyectos para televisión, pero se metió el coronavirus y todo se cerró”.

Los audios los graba en el estudio que tiene en su casa, en Bogotá, y envía a las emisoras, a las agencias, o donde lo requieran, porque su voz, señorial, se ha cotizado.

Pero está alejado del teatro, de la televisión, del cine, por la pandemia y guarda las esperanzas para que se supere rápido y todo pueda  encaminarse. Mientras, sigue guerreando desde las paredes de su casa y se distrae, además de tocar la guitarra, batería, y cantar a dúo con su hija Michelle, pintando, otro arte que se suma a su lista.

Cine y televisión

La pantalla chica y la gigante la ha tocado en este trasegar de su vida. Asume con mucha dedicación cada papel que le entregan. 

Se le ha visto actuar en el ‘Joe, la leyenda’ en ‘Mujeres al límite’, en ‘Tu voz estéreo’,  ‘Reto de mujer’, ‘El último deseo’, ‘Confidencial’.

Se emociona cuando escucha la voz de 3,2,1 grabando y recuerda que fue muy emocionante, en el 2011, cuando actuó en la galardonada y polémica película ‘Operación E’ que trata de un granjero  de coca que  es obligado a cuidar de un bebé enfermo que le fue entregado por las Farc en un lamentable estado, sin saber que se trataba de Emmanuel, el hijo de la abogada Clara Rojas, quien fue secuestrada por las Farc, junto a la candidata presidencial de 2002, Ingrid Betancourt.El granjero lucha por sacarlo adelante. Allí el cucuteño encarnó el papel del Fiscal General de la Nación, encargado de interrogar al campesino Crisanto. El largometraje fue rodad0en Villavicencio y Girardot. 

Contreras Rozo llegó a Bogotá a finales de 2007 en busca de nuevos horizontes. Quería darle mejor vida a su hija Michelle. En el 2008 trabajó de baterista en un circo hasta abrirse camino con su voz.

Pero mucho antes había  ‘saboreado’ el frío capitalino. Estudió comunicación social en la Universidad Tadeo Lozano y simultáneamente se matriculó en la academia Arco: locución de radio y producción de radio y televisión.

En Cúcuta trabajó con RCN, fue director de Radio Reloj, Radio Súper, Amor Estéreo y en el naciente Canal ATN, con Luis Fernando Angarita, quien lo nombró director artístico y lector de noticias.

Image
La opinión
La Opinión