Escuchar este artículo

No le temo al olvido: Kepa Amuchastegui

Jueves, 23 de Marzo de 2017
El actor presenta su obra ‘Trifársica’, tres monólogos que integran la comedia.

Su voz es inolvidable: tono ronco con un toque de suavidad, que se ha escuchado por décadas en la televisión colombiana. No ha cambiado, así como tampoco su energía y pasión por el teatro, la actuación, la dirección y la escritura de libretos. Kepa Amuchastegui es un hombre tocado por las artes escénicas.

Kepa está presentando su obra ‘Trifársica’, tres monólogos que le sacarán a los espectadores risas bien pensadas. 

¿De qué se trata ‘Trifársica’?

 (‘Trifársica’ unidos por el absurdo, la risa y la añoranza.)

Son tres monólogos dirigidos, actuados y adaptados de otras obras por mí. Es una comedia, no es de risas carcajadas, es de una risa que yo llamo inteligente, a mí me gusta sacar mucho esa sonrisa.

Ha hecho teatro, cine, ha escrito, ha sido director...

Lo primero que hice fue teatro en el grupo de la Universidad de los Andes, pero muy pronto me tocó asumir  la dirección porque el grupo quedó acéfalo en un momento dado y  en mi enorme ignorancia me puse a dirigir. Seguí cumpliendo con la doble tarea, por un lado de actuar y dirigir. La escritura me vino porque en aquella época había pocas obras de teatro traducidas, entonces  leía los textos tanto en francés como en inglés y me ponía a traducirlos y en la medida en que iba traduciendo obras de Shakespeare, por ejemplo, fui aprendiendo a armar personajes importantes y me volví escritor.

¿En qué faceta se siente más cómodo?

No te puedo contestar. Me encanta actuar, dirigir también porque cuando dirijo actúo todos los personajes y estoy viviendo con los actores las diferentes emociones. Eso me enriquece  muchísimo cuando estoy dirigiendo porque no soy pasivo. Y escribir también me gusta porque cuando veo que esos personajes que imaginé al frente de un computador, sentado en un cuartico, cobran vida y empiezan a moverse en un escenario es algo muy maravilloso.

¿Cómo es la vida en Colombia para un actor de 75 años?

Es muy difícil, pero no solo para el actor, también para el escritor y para el director. Hay en realidad pocos teatros en el territorio nacional y no dan abasto con la cantidad de ofertas que hay. Tenemos que rebuscarnos el huequito a ver dónde nos abren el espacio, en qué teatro, en qué ciudad como para actuar.

En televisión desafortunadamente están buscando niñas bonitas, jóvenes apuestos. A los viejos nos tienen relegados al olvido, como que no aportamos rating a pesar de nuestra experiencia y de que probablemente actuemos mucho mejor que alguno de ellos.

¿Qué debería pasar con los actores y directores como usted?

Es natural que nos olviden, eso tiene que pasar en la vida, pero habría una manera de utilizar nuestra experiencia como veteranos de la dirección. Nosotros podríamos aportar como asesores de tantos proyectos que se hacen en televisión, pero tampoco nos llaman para usar y usufructuar lo que nosotros sabemos.

¿Le teme al olvido?

No, no tanto, la verdad es que yo vivo muy feliz, tengo mi mujercita, mis hijos que ya están muy grandes, vivo muy contento, a veces necesitado de medios económicos porque no hay trabajo y toca por momentos apretarse el cinturón, pero no le tengo miedo al olvido, no creo que la gente me olvide fácilmente, mi carrera ha sido larga.

Image
Colprensa
Colprensa