Escuchar este artículo

‘No me he quitado a Picasso ni del cuerpo ni de la mente’

Domingo, 1 de Abril de 2018
Antonio Banderas revela detalles de su niñez en una entrevista.

De niño, cada vez que Antonio Banderas pasaba por la Plaza de la Merced en su natal Malaga, su madre siempre le recordaba que en una de esas casas había nacido Pablo Picasso, sin darle mayores explicaciones. Esto le generó siempre muchas preguntas, quién era ese señor tan venerado en esta población a orillas del Mediterráneo español, lo cual, sólo entendió cuando se dio la noticia del fallecimiento del pintor en el sur de Francia a sus 91 años de edad.

En casi 40 años de carrera artística  ha hecho prácticamente de todo, desde  un asesino, un vampiro hasta un gato con botas, en un recorrido que siente que lo ha preparado para uno de sus máximos retos, encarnar a uno de los más grandes artistas del siglo XX, el también malageño Pablo Picasso, en la segunda temporada de Genius, la serie de Nat Geo que estrenará el próximo 23 de abril.

Un ambicioso proyecto al que se entregó en cuerpo y alma, buscando que no se le restara protagonismo a Málaga, ciudad en la que Picasso nació y pasó sus primeros diez años de vida y donde se  presentó  esta serie de diez capítulos.

Una tarea nada sencilla, porque debió interpretar a un personaje desde la edad de 40 años hasta su fallecimiento a los 91 años, por lo que aún mantiene varias de las características de Picasso, en su etapa final. Hace algunos días culminaron las grabaciones en Budapest.

Entre lienzos y pinceles

¿Cuál fue la premisa a la hora de abordar un personaje como Picasso?

Tratamos de no establecer juicios desde el principio. La idea, era contar con toda la información necesaria y que sea el público quien juzgue, no nosotros.

Siempre entre relaciones fuertes y polémicas...

Era como un planeta con su propia órbita que solía atraer muchos satélites que quedaban enganchados a él.

Incansable en el quehacer artístico...

El talento cuenta, pero para llevarlo al éxito hay mucho sacrificio y es necesario aprenderlo a temprana edad, en cualquier campo de la vida.  A Picasso se le puede criticar por muchas cosas, pero nunca paró de pintar, por eso se dice que su obra supera los 50 mil ejemplares, que pese a su volumen jamás se devaluó.

¿Difícil salir de Picasso como personaje?

Han pasado pocos días desde que terminamos la serie, por lo que no me he quitado a Picasso ni del cuerpo ni de la mente.

¿Difícil el rodaje?

Fue duro por muchos motivos, porque hemos rodado a una alta velocidad, en muchos lugares, pero además, mi personaje, la etapa que me tocó, fue del 1927 a 1973, por lo que el maquillaje fue exigente.

¿Qué fue lo más difícil al interpretarlo?

Fue el propio amor que  le tengo a Picasso, porque descubres aspectos oscuros de su personalidad que en cierto punto te resistes a abordarlo, pero siempre busqué contar  sus blancos y grises. 

¿Qué encontró de nuevo en la vida de Picasso?

Es algo que se sabía pero que no deja de sorprender, y es que como artista, jamás dejó de ser curioso, porque hizo retratos hasta solo horas antes de morir.

¿Con qué se queda de  Picasso?

Con su dimensión artística, con su sinceridad extrema, su innovación continua, no sentirse contento nunca lo cual lo lleva a reinventarse día a día.

En su tierra

¿Fue usted quien insistió en rodar parte de la serie en Málaga?

No quería que Málaga fuera la niña tonta en la vida de Picasso. Es un personaje que tiene muchos amores, pero si hay algo objetivo es que nació en esta ciudad, y como soy un poco niño, vivo mucho Málaga desde el recuerdo … es clave porque él pasó sus primeros diez años de vida aquí y eso es inolvidable.

¿Y el teatro?

El teatro siempre me ha querido mucho, pero que he abandonado porque es mi gran pasión por encima del cine, y que ahora tiene más sentido si vemos que el cine se está volviendo todo tecnología y demás, pero el teatro se mantiene casi igual en sus tres mil  años de vida con un tío que cuenta una historia y otra persona lo está escuchando. Hay que volver a él.

*Sergio Villamizar D.| Enviado Especial MÁLAGA (España). 

Image
Colprensa
Colprensa