Escuchar este artículo

Óscar Díaz: llevo la batuta del vallenato clásico

Jueves, 24 de Mayo de 2018
El nieto del maestro compositor fallecido Leandro Díaz estuvo en Cúcuta para hablar sobre el origen del vallenato.

En la tarima del auditorio ‘Eduardo Cote Lamus’ de la Torre del Reloj había guacharacas, cajas y  acordeones dispuestos para que alguien versado le sacara un son, un merengue o una puya. Y la hora llegó.

Alirio ‘Yiyo’ Leherecit  se acomodó en una mecedora al lado de  Jerry Bastidas, músicos folcloristas y de Óscar Díaz, el nieto del maestro compositor fallecido Leandro Díaz. Los tres armaron ‘una parranda’ al tiempo que retrocedían en la historia de los orígenes del vallenato.

Y lo hicieron con pausa, respetando a un selecto público que intervino aportando fechas, anécdotas y hasta datos desconocidos. Las dos horas volaron y muchos quedaron ‘picados’ con este primer conversatorio que programó con éxito la Fundación La Perla del Norte.

Oscar Díaz, hijo del cantautor Ivo Díaz y nieto de Leandro Díaz, fue invitado especial porque a pesar de su corta edad, 30 años, se codeó desde niño con los juglares Rafael Escalona, Alejo Durán, Enrique Díaz y ahora con Jorge Oñate, los hermanos Zuleta y hasta con Carlos Vives. Y se ha nutrido del vallenato clásico, ese que dice que llevará la batuta hasta el final. 

‘Cachuchita’, como le decía su abuelo venía procedente de Barranquilla donde trabaja su segundo producción discográfica y que traerá canciones de Omar Geles, Felipe Peláez, Iván Calderón, Fernando Daza, José Marín, Andrés Landero, entre otros.

En ese disco interpreta vallenato romántico, pero también para otra clase de público porque “estamos en otra época y hay diversidad de seguidores”.

Aún no se ha atrevido a grabar una inspiración suya porque piensa que cuando lo haga debe estar a la altura y después no lo señalen con el dedo y digan “eso fue lo que compuso  el nieto de Leandro Díaz”. 

En su primer sencillo, que grabó Codiscos interpretó temas de Juan José Granados, Carlos Mario Ramírez, Pipe Villahona, pero recuerda que la que más gustó fue la de ‘Te vas a arrepentir’, original de Marco Antonio Solís.

También estuvo en el diamante de La Voz Colombia hace seis años, sometiéndose a la audición a ciegas con el disco Matilde Lina, cuyo compositor Leandro Díaz estaba ahí, escuchando al igual que Ivo Díaz, su padre. Pero fue Carlos Vives, quien oprimió el botón y se volteó en solitario porque Ricardo Montaner dijo: “ese se lo dejamos a Vives”. Y no llegó a la final, pero se asomó a esa gran ventana de la televisión.

Hoy,  es profesional de Cultura física, deportes y recreación de la universidad Santo Tomás de Bucaramanga, con un doctorado en educación deportiva y ciencias del deportes en México.

Y aplaudió este conversatorio porque considerda que es una pedagogía constructiva para el vallenato. De Cúcuta partió para  Maracaibo y regresará a Barranquilla para continuar con su gira porque dice que lleva sobre sus hombros la batuta del vallenato clásico.

Image
Celmira Figueroa
Celmira Figueroa