Escuchar este artículo

Velazca es el resultado de mi apuesta por hacer lo que siempre quise: Mónica Bachué

Sábado, 21 de Enero de 2017
Esta cucuteña soñaba con ser ministra de Transporte de Colombia.

Mónica Bachué, con 35 años, ha logrado demostrarse a sí misma y a todos aquellos que la conocen, que lo que se puede soñar, se puede lograr.

Nacida en Cúcuta, pero criada en Pamplona, estudió Derecho y se especializó en Transporte Internacional. Aunque soñaba con ser ministra de Transporte de Colombia, un viaje a Machu Picchu le cambió la vida. Allí, frente a la majestuosidad de esta construcción, entendió que si bien algunas cosas parecen imposibles de entrada, si se logran encadenar todas las energías y las ganas en su consecución, pueden lograrse.

Sobreviviente de múltiples adversidades, ¡hasta de un huracán!, Mónica hoy se abre campo en el mundo de la moda, y no en Colombia, sino en Los Ángeles, adonde llegó a vivir tras haber pasado por Virginia y Nueva York, en los Estados Unidos.

Con su marca Velazca, esta diseñadora de la región le apuesta a usar la moda como un elemento de transformación social y a lograr que sus clientes sientan que merecen y pueden lograr lo que se proponen. Velazca, una línea de ropa que mezcla el patronaje experimental con el tejido de punto, es la creación de Mónica Bachué, a quien La Opinión entrevistó a propósito del lanzamiento, hoy, de su primera colección: Inspirando Movimiento.

¿Quién es Mónica Bachué?

Soy una Diseñadora de Modas en tejido del Fashion Institute of Design and Merchandising (FIDM) de Los Ángeles, Estados Unidos. Pero antes de ser diseñadora fui abogada, y antes que abogada o diseñadora soy una persona que siente mucha curiosidad por las cosas. Desde muy pequeña quise aprender todo. Crecí con mis hermanos jugando fútbol, pipas y trompo. Creo que me creí niño por mucho tiempo y solo tuve una Barbie usada a la que se le caía la cabeza. Nunca jugué con ella, solo le hacía ropa, mucha ropa.   

¿De dónde surgió la idea de dedicarse a la moda?

Cuando viajé por primera vez fuera del país se me prendió algo por dentro. Estaba en Machu Picchu (Perú) y de repente entendí lo que mi mamá siempre me dijo, que podía lograr lo que fuera. Miraba esas piedras en aquel lugar y oía a la gente decir que era imposible subirlas hasta allá, pero ahí estaban. Unos años más tarde cuando me mudé a Estados Unidos y me enfrenté con el tema de tener que empezar de cero mi carrera de Derecho, decidí que iba a estudiar lo que siempre quise y me metí en el mundo de la moda.

¿Cómo diste el salto desde Pamplona hasta Los Ángeles?

El salto fue progresivo. Salí de Pamplona a los 17 años a estudiar en Bucaramanga. Luego fui a especializarme en Bogotá. Allí me casé y me mudé a Virginia (Estados Unidos). Luego viví en Nueva York y planeaba quedarme en esa ciudad, pero llegó el huracán Irene, se inundó mi casa y perdí todo en 10 minutos. Como no tenía nada, fui de viaje a Los Ángeles a visitar a unos amigos y ya llevo 5 años en esta ciudad.

¿Cómo nace Velazca?

Siempre quise ser Diseñadora, pero como no tenía experiencia ni sabía por dónde empezar, decidí vender ropa. Mi mamá me ayudó a venderla en Colombia y en cuestión de un año ya teníamos bastantes clientes, así que abrí una boutique a la que llamé Velazca. La idea era empezar vendiendo ropa y luego producir mi propia marca. Quería ser una diseñadora de verdad, y quería estudiar, pero costaba mucho. Así que tuve que trabajar por varios años para poder pagar mi carrera.

¿Qué es Velazca en este momento?

Hasta hoy ha sido varias boutiques, donde nos hemos enfocado en usar la moda como un elemento de transformación social. Con nuestro trabajo inspiramos a nuestros clientes a sentir que merecen y pueden lograr lo que se proponen. Y a partir de hoy, Velazca se convierte en una línea de ropa que mezcla el patronaje experimental con el tejido de punto.

¿Hacia dónde piensas llevar la marca?

Quiero que Velazca sea una línea de ropa responsable, que respete el arte del diseño, la tradición de los tejidos y siempre aporte un mensaje inspirador.

¿Hay algo de tus raíces en Velazca, algo propio de esta región, de Pamplona, Norte de Santander?

Totalmente. Escogí estudiar tejidos porque mi bisabuelo era tejedor y mi abuela es tejedora. No hay nada más hermoso que sentarse a ver cómo tejen una ruana en un telar mientras tomas un café y comes arepa. Mis diseños nacen siempre de mi historia, de los árboles llenos de musgo, de la irregularidad de los estoraques, de los colores fríos del páramo. De hecho, todas las decoraciones de la boutique Velazca han sido basadas en nuestras tradiciones y mi nueva colección refleja mucho de nuestra tradición de tejido en Norte de Santander.    

¿Existirá en algún momento Velazca en Colombia?

¡Claro! Mi objetivo es poder ir a tejer a Colombia muy pronto y analizar la posibilidad de abrir una tienda que venda exclusivamente los tejidos de Velazca en Bogotá.

¿Cómo sueñas tu empresa en unos 10 o 15 años?

Siempre hice planes a largo plazo, pero la vida me ha enseñado que todo puede cambiar en un segundo. En estos últimos años perdí muchas cosas, mi matrimonio, mi casa con un huracán, mis amigos. Creo que todo eso fue un buen entrenamiento para entender que la mejor forma de planear mi futuro es siendo lo mejor que pueda hoy. Así que lo único que puedo asegurar en este momento es que estoy trabajando para que en 10 o 15 años Velazca todavía exista, con la calidad y el crecimiento que el haber estado todos esos años en el mercado le puedan ofrecer.

¿Ha servido el Derecho para lo que haces?

Sin duda.  El Derecho fue el mejor regalo que me dieron mis papás. No solo por la parte de organización y la capacidad de dar soluciones a las cosas, sino que me ha abierto muchas puertas. Cada vez que alguien se entera de que aparte de ser diseñadora soy abogada, se interesa más por mi trabajo. Mi capacidad de comunicación con el cliente es a un nivel más elevado y mucho más aún porque el Derecho te entrena para adecuarte a cualquier tipo de entorno y eso ha sido clave para mí en esta industria.   

¿Cómo te ha apoyado tu familia en todo esto?

Mi papá no estuvo muy feliz al principio. También salían comentarios de la familia, ‘cómo se me ocurría dejar el Derecho por ponerme a vender ropa’. Mi papá quería que fuera abogada, la industria de la moda era desconocida para los dos y era normal que existiera temor a lo desconocido. Ahora él es el que me ayuda en todo. Está aprendiendo de moda, viendo todas las noticias y leyendo. A mi mamá le da risa y me llama a contarme cuando lo encuentra viendo los desfiles de Colombiamoda. Siento que todo es un proceso y tenía que demostrarle que no iba a dejar esto tirado. Ya me gané su confianza y ahora es mi aliado.  

¿En qué se diferencia Velazca de las demás casas de moda o empresas dedicadas a este negocio?

La moda tiene diferentes niveles. Existen marcas que pertenecen a personas que no tienen ni idea de qué es diseñar. También existen marcas donde el objetivo solo es hacer dinero. En Velazca aprendemos cada día y mejoramos en nuestro arte. Creo que el hecho de tener una especialidad como lo son los tejidos y tambien trabajar con tejido de punto, nos va a dar una gran ventaja en diseño y calidad. Esto marcará nuestra diferencia.

¿Es, el mundo de la moda, un mundo exclusivo, de difícil acceso, con estándares de belleza inalcanzables para la mayoría de las personas?

Falso. Soy un ejemplo de eso. Tengo cicatrices en mi rostro como resultado de 13 cirugías reconstructivas de labio leporino y mido 1.60 metros. Eso, para mí, ha sido una gran ventaja, pues en una industria tan competitiva, todos se acuerdan de mi cara. Como asesora, compradora y diseñadora, nunca he sido juzgada por si soy bonita o no. Acá importan los resultados, si eres bueno en tu arte, si eres una persona con la que se puede trabajar y, sobre todo, si de verdad trabajas.

¿Piensas lanzar una colección pronto?

Mi colección se llama ‘Inspirando Movimiento’. Nació de una fotografía de Henry Leutwyler. Es una colección de apertura por medio de la cual quería representar el sacrificio detrás de la belleza. Es una colección experimiental que mezcla tejido plano y tejido de punto usando fibras de alta calidad como cashmere, puma stretch, Mohair, cuero, entre otras. Toda la colección está tejida en máquina Brother de 7gg y 14gg. La colección viene acompañada con un video de lanzamiento hecho por el director Jason Oliver Silva, en el que tres bailarinas de danza contemporánea bailan en estilo libre inspiradas en el movimiento de la ropa. La colección se presenta para la venta a coleccionistas y compradores de prendas únicas, ya que fue diseñada, patronada, tejida, cortada, emsamblada y finalizada por mí.

¿Es una presentación oficial?

La colección busca presentar al público mis habilidades como diseñadora y queda a disposición para uso editorial y de vestuario de cine y televisión. ‘Inspirando Movimiento’ es nuestra carta de presentación y el abrebocas de lo que será nuestra próxima entrega, que dará apertura al carro de compras con una colección con un alto contenido humano.

¿Cómo se accede a Velazca desde Colombia, cómo podría alguien de Cúcuta o Pamplona tener algunas de tus prendas?

Para esta primera colección pueden contactarnos a través de nuestra página en internet www.velazca.com o por nuestro perfil en la red social Instagram @Velazca. También, por nuestro correo electrónico info@velazca.com

Image
Jhon Jairo Jácome Ramírez

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda