Escuchar este artículo

Denuncian actos de racismo contra jugadores ingleses tras perder la Eurocopa

Lunes, 12 de Julio de 2021
"Estamos asqueados de que algunos de los miembros de nuestro equipo, que lo dieron todo por la camiseta este verano, hayan sido blanco de agresiones discriminatorias en las redes después del partido de esta noche", afirmó la FA.

Los insultos racistas proferidos en redes sociales contra tres jugadores negros de la selección inglesa, después de su derrota contra Italia en la final de la Eurocopa el domingo en Wembley, sobre los que la policía abrió una investigación, fueron condenados por el primer ministro, Boris Johnson, y el seleccionador, Gareth Southgate, quien los calificó de "imperdonables".

"Esta selección de Inglaterra merece ser tratada como héroes y no agredidos racialmente en las redes sociales. Los responsables de esos horribles ataques deberían avergonzarse de sí mismos", declaró Johnson en Twitter.

En una rueda de prensa este lunes, Southgate vio "imperdonables" estos ataques racistas. "Una parte (de estos insultos) viene del extranjero, según nos han dicho, pero otra parte viene de este país", añadió, prefiriendo centrarse en la "energía y el espíritu positivo de los hinchas".

La Federación Inglesa de Fútbol (FA, por sus siglas en inglés) dijo estar "consternada" y "asqueada" por los comentarios racistas difundidos en las redes sociales contra los jugadores Marcus Rashford, Jadon Sancho y Bukayo Saka, tres futbolistas que fallaron su penal en la final de la Eurocopa perdida contra Italia.

"Estamos asqueados de que algunos de los miembros de nuestro equipo, que lo dieron todo por la camiseta este verano, hayan sido blanco de agresiones discriminatorias en las redes después del partido de esta noche", afirmó el domingo la FA en su perfil de Twitter.

"Respaldamos a nuestros jugadores", agregó.

Los tres jugadores, que entraron al final del partido, fallaron en los penales, sellando la derrota de Inglaterra ante Italia (1-1 en el tiempo reglamentario, 3-2 en la tanda de penales) y acabando así con el sueño de todo un país que esperaba lograr un segundo gran título, 55 años después de su triunfo en casa en el Mundial-1966.

El príncipe Guillermo, presidente de la FA, también se declaró "asqueado" por estos insultos racistas y consideró "totalmente inaceptable que los jugadores tengan que soportar este comportamiento odioso".

Eliminación de comentarios 

La policía de Londres aseguró estar "investigando" las publicaciones "insultantes y racistas".

Un vocero de Facebook indicó que "eliminó rápidamente los comentarios y las cuentas que insultaron a los futbolistas ingleses" y prometió "seguir tomando medidas contra aquellos que violen nuestras reglas".

Varios exjugadores mostraron su apoyo a los tres futbolistas, pidiendo a los dirigentes hacer más contra el racismo. Gary Neville, ex del Manchester United, declaró que el ejemplo debía venir "de arriba", criticando a Johnson.

Mientras los jugadores ingleses decidían poner una rodilla en tierra para denunciar el racismo, "el primer ministro dijo que se podía abuchear a esos jugadores que intentaban promover la igualdad", denunció Neville en SkyNews.

El fútbol inglés se enfrenta desde hace años a un fenómeno de racismo en internet contra los jugadores cuando pierde su club o después de actuaciones decepcionantes.

En mayo, la FA pidió al gobierno legislar rápido para obligar a las redes sociales a actuar contra los insultos en internet.

Para atraer la atención sobre este racismo en la red, la FA, los clubes de la Premier League y demás organismos decidieron no alimentar sus cuentas en redes sociales desde el viernes 30 de abril hasta el lunes 3 de mayo.

Además, la final del domingo estuvo marcada por incidentes con aficionados sin boletos que consiguieron entrar al estadio forzando las vallas de seguridad y superando al personal del estadio.

Una escena de violencia con hinchas golpeando y pateando a un hombre de origen asiático en los pasillos del estadio fue filmada y difundida en las redes sociales.

La policía de Londres informó que efectuó 49 arrestos el domingo por diferentes infracciones y señaló que 19 agentes resultaron heridos, unos incidentes que condenó como "completamente inaceptables"

Image
AFP
AFP