Escuchar este artículo

Ampliación | En San Cristóbal desbaratan red de prostitución infantil

Sábado, 23 de Junio de 2018
Las menores eran obligadas a prostituirse en el Táchira y luego eran “vendidas como animales a Colombia”.

Una red de prostitución infantil que operaba entre Venezuela, Colombia y Brasil fue desmantelada el sábado por las autoridades venezolanas en una operación en la que capturaron a seis personas.

Durante la acción, fueron encontradas varias  menores de edad que se encontraban en un hotel de San Cristóbal (frontera oeste con Colombia), dijo a la prensa Freddy Bernal, representante del gobierno en el estado de Táchira.

“Habían sido captadas en San Cristóbal y estaban listas para ser vendidas a esa red de prostitución en Colombia”, señaló Bernal.

En el operativo, ejecutado por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), fueron detenidas seis personas, mientras se ordenó la captura de dos policías venezolanos presuntamente ligados a la organización.

Se logró “desmantelar una banda internacional de prostitución infantil, secuestro y trata de blancas”, subrayó Bernal, quien acusó a los detenidos de “captar a menores de edad para prostituirlas en San Cristóbal y luego venderlas como animales en Colombia”.

Las investigaciones buscan establecer además el paradero de varias adolescentes reportadas como desaparecidas, indicó el funcionario.

Los detenidos “ya habían sido denunciados por la violación de otras dos niñas de 15 años que se habían negado a ser parte de esta red”, sostuvo.

Bernal afirmó que la operación sigue en marcha. “Esta es apenas la punta del iceberg, ya que la investigación arroja a otros contactos, a otras redes de delincuentes que se conectan con Colombia y Brasil”.

Según Bernal “estos delincuentes inescrupulosos se encargaban de captar niñas menores de edad para prostituirlas en San Cristóbal y luego venderlas como animales a la República de Colombia”. 

Al frente de esta banda se encontraba la ciudadana Ámbar Julesky Roa González junto a Jordin Javier Castillo Civira, Jesús Gustavo Contreras Gómez, Jorge Luis Rivas Calderón, Kevin Rafel Parra Rodríguez y Amilcar Alexander Santos Díaz.

Informó que además de la organización hacían parte  dos funcionarios policiales que ya están solicitados por los organismos de inteligencia y con orden de captura de los tribunales competentes.  

Estas precisiones las entregó Bernal en un contacto telefónico con la televisora  Globovisión.

Estos son los seis capturados en desarrollo de la operación contra la red de prostitución infantil.

 

Bernal destacó que en el allanamiento del DGCIM se puso al descubierto que los delincuentes secuestraban  niñas de 15 años de edad,  que posteriormente eran enviadas a Colombia. Los nombres de las menores no fueron revelados.

Aseguró que continúan las investigaciones, pues los indicios hasta ahora recabados apuntan a conexiones entre esta banda y redes colombianas y brasileñas de trata de blancas.

“La Dirección General de Contrainteligencia Militar sigue estas investigaciones, al detectarse que existen contactos con otras redes de delincuentes que se conectan con la República de Colombia y con la República de Brasil y por supuesto se están haciendo los contactos con las autoridades colombianas para hacerle seguimiento por los lados de la frontera y que las autoridades colombianas puedan proceder a la detención de la banda que actúa en Colombia y se conecta con Brasil llevando a estas niñas captadas en los hogares del estado Táchira. De esta manera se les propina un golpe duro a las mafias del crimen organizado”, concluyó.

Esta investigación de “varias semanas” comenzó, según indicó FreddyBernal, cuando se recibieron denuncias de niñas desaparecidas.

Según el responsable, Venezuela pedirá a las autoridades colombianas capturar a los miembros de la banda que operan en el vecino país, con el fin de contener sus acciones delincuenciales en el exterior.

Organizaciones no gubernamentales venezolanas advierten que la grave crisis socioeconómica del país petrolero ha empujado a cientos de personas a la prostitución y elevado el riesgo de que menores de edad caigan en manos de mafias de trata de personas con fines de explotación sexual.

Colombia y Venezuela comparten una frontera de 2.219 kilómetros en la que operan bandas de narcotraficantes y contrabandistas de combustible, entre otras organizaciones ilegales.

El llamado protector del estado fronterizo venezolano escribió en su cuenta de Twitter que “este acto criminal es imperdonable y seguiremos investigando y trabajando sin descanso, para asegurar la tranquilidad y seguridad de las familias tachirenses.

“Les pedimos a los padres que estén muy pendientes de sus hijas, y continuaremos la lucha contra el tráfico de gasolina, drogas, el paramilitarismo y a la prostitución de menores”, dijo.

Image
AFP
AFP

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda