Cerco para resolver el ‘embudo migratorio’

Domingo, 26 de Julio de 2020
En promedio, 70 personas llegan caminando diariamente a la frontera.

La declaratoria de alerta roja hospitalaria en el departamento  por el repunte de los casos positivos de COVID-19, obligó a las autoridades a implementar un cerco epidemiológico para blindar del contagio a la población que vive en zona de frontera, incluida los migrantes venezolanos.

La estrategia tiene como objetivo resolver el “embudo migratorio” que se formó en el sector de La Parada, sobre la Autopista Internacional Vía San Antonio, precisó el secretario de Fronteras, Víctor Bautista.

El esquema de seguimiento se articuló por la Gobernación y las alcaldías de Cúcuta, Pamplona, Villa del Rosario, la Gerencia de Fronteras y Migración Colombia.

El pasado 22 de julio se llevó a cabo un primer encuentro para afinar los detalles, presidido por el gobernador Silvano Serrano y los alcaldes de los municipios antes mencionados.

También estuvieron presentes el Subdirector de Migración Colombia, Rafael Darío Eugenio Parada; el director regional de Migración Colombia, Cesar Duarte; el Secretario de Gobierno de Pamplona, Óscar Bernal; el Personero de Pamplona, David Bernal, y el Procurador regional, Libardo Álvarez.

Medidas implementadas

 Las medidas locales y nacionales tienen como objetivo principal la protección de la salud de todos los habitantes de la región, incluidos los migrantes con vocación de permanencia o en tránsito. 

La Alcaldía de Pamplona apoyará un esquema para orientación migratoria con control e identificación de los ciudadanos venezolanos que arriban al municipio, lo que permitirá también hacer un cerco epidemiológico con la aplicación de las medidas pertinentes.

Lea También: Violencia en frontera venezolana crece pese a restricciones por la COVID-19

La Secretaría de Fronteras y Cooperación Internacional, en articulación con Migración Colombia, la Policía Metropolitana de Cúcuta, las alcaldías de Cúcuta y de Villa del Rosario, diseñó y puso en marcha un esquema para descongestionar el sector de La Parada y cuyo propósito es resolver el “embudo migratorio” que se formó allí.

En colaboración con la Policía Metropolitana de Cúcuta se establecerá un punto de control en el sector conocido como Rumichaca, en Villa del Rosario, que tiene como fin contener el tránsito de migrantes que llegan caminado hasta La Parada. Estas personas serán trasladadas, de acuerdo a la disponibilidad, hacia el Centro de Atención Sanitario de Tienditas (CAST).

En articulación con la Unidad Especial de Migración Colombia se logró que, durante ocho días, entre el 20 y el 28 de julio, no se enviaran buses con migrantes desde otros departamentos hacia esta frontera, esto con el interés de dar prioridad de salida hacia su país a las personas que se encuentran en el Área Metropolitana de Cúcuta.

Desde el 20 de julio, en el área metropolitana de la ciudad funciona un sistema que permite trasladar a los migrantes del sector de La Parada hacia el CAST. Estos traslados se efectúan diariamente y dependen de la capacidad de salida hacia Venezuela, según informen los entes migratorios.