Escuchar este artículo

Cúcuta fue despensa de Venezuela por un día

Domingo, 10 de Julio de 2016
Más 35.000 venezolanos cruzaron el corredor humanitario fronterizo para comprar alimentos y medicinas.

La avalancha de venezolanos que cruzó la frontera puso en evidencia, una vez más, la necesidad urgente de abrir los pasos limítrofes de manera bilateral y con controles efectivos al contrabando y no con un corredor humanitario.

Así lo manifestó el gobernador de Norte de Santander, William Villamizar Laguado, el entregar el balance del corredor humanitario que fue habilitado este domingo y que facilitó el ingreso de 35.000 venezolanos que adquirieron productos de la canasta básica familiar que escasean en Venezuela.

De acuerdo con la directora de la Federación Nacional de Comerciantes de Cúcuta (Fenalco), Gladys Navarro, las ventas del domingo se triplicaron en los supermercados de Cúcuta, Villa del Rosario y de Los Patios, sin precisar cifras pues solo hasta hoy se iniciará  un sondeo con dichos establecimientos.

“Existía el temor de desabastecimiento de alimentos, sin embargo el comercio respondió bien y las reservas aguantaron la inusitada afluencia de compradores. Sin embargo, esperamos que se den prontas soluciones al paro camionero para que la central de abastos y los supermercados se abastezcan con normalidad”.

En Cenabastos Cúcuta, de acuerdo con Pedro Martínez, funcionario del área administrativa, los habituales compradores mermaron y los venezolanos coparon el área de víveres.

En supermercados del centro de Cúcuta y almacenes de cadena se observaron los estantes vacios después del mediodía. Los mismos fueron surtidos para facilitar las ventas. En algunos establecimientos se requirió la presencia del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) para evitar la alternación del orden público.

En otros supermercados contrataron busetas para transportar compradores del corregimiento La Parada en el municipio de Villa del Rosario al centro de Cúcuta. Por cada recorrido pagaban $30.000.

Paso controlado

El director de Integración Fronteriza de la Cancillería colombiana, Víctor Bautista Olarte, hizo presencia en la frontera desde las 5:30 de la mañana de ayer. Él, manifestó que por el puente internacional José Antonio Páez (Arauca), también ingresaron 120 familias.

“El balance es positivo y el corredor humanitario habilitado fue una ampliación del establecido hace varios meses para el paso de 3.000 estudiantes venezolanos que cursan sus estudios en colegios de Cúcuta”.

Ante la multitud de personas que cruzaron la frontera, las autoridades colombianas ampliaron el corredor hasta las 8 de la noche y lograron que el gobierno venezolano hiciera lo mismo, pues inicialmente se tenía establecido el cruce en ambos sentidos hasta las dos de la tarde hora venezolana.

Al cuestionamiento de cómo garantizarían el retorno a Venezuela de las mismas personas que ingresaron a Colombia para evitar que se queden en Cúcuta agravando la informalidad, dijo que Migración tenía activado un plan. Pese a ello el alcalde de Cúcuta, César Omar Rojas Ayala y el gobernador, William Villamizar, coincidieron al afirmar que presumían la buena fe de los venezolanos.

A su vez, Bautista Olarte, indicó que se dará continuidad a los diálogos con el gobierno de Nicolás Maduro y se activarán mesas de trabajo para tomar medidas que permitan seguir combatiendo el contrabando.

Seguridad en la frontera

El director de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa), general Gustavo Moreno, manifestó que 1.000 policías garantizaron la seguridad en Cúcuta y los municipios del área metropolitana. “Desde la madrugada del domingo se coordinaron los operativos y la jornada transcurrió sin alteración del orden público”.

Lo que sucedió ayer, de acuerdo con el oficial, es un indicador para que cuando se abra nuevamente la frontera se establezcan mecanismos que reduzcan la criminalidad y prime la seguridad ciudadana. “Con el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, se viene trabajando en ese tema”.

Avalancha en casas de cambio

El presidente de la junta directiva de la Asociación de Profesionales de Cambio de Norte de Santander (Asocambios), Juan Fernando González, manifestó que dada la cantidad de bolívares fuertes que ingresaron, debe analizarse el comportamiento de la moneda esta semana.

“Lo sucedido es un termómetro para medir lo que puede pasar cuando se abra la frontera definitivamente. Todo ingreso de bolívares genera efectos y mañana (hoy lunes), se hará un balance con todo el sector”, dijo.

En las casas de cambio de La Parada en Villa del Rosario y en las de Cúcuta, a los venezolanos se les compró el bolívar a 0,25 y 0,26.

Algunos ciudadanos como Flaminia Nieto pensaron que les darían más pesos por el dinero que traían, pero al tiempo argumentaron que estaban felices de ingresar a Colombia y darse gusto en los supermercados viendo toda clase de productos. “Esto es una maravilla, llevamos poco pero nos vamos felices”.

Image
Eduardo Rozo

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Contenido Patrocinado