Escuchar este artículo

Desde YouTube, deportado envía mensaje a su esposa e hijo

Lunes, 15 de Febrero de 2016
No poder estar el día del nacimiento de su bebé lo marcó "para toda la vida", dijo Johan Hernández.

El pasado 25 de enero, un día después del nacimiento de su hijo, Johan Hernández de 22 años, subió a YouTube un video contando su historia. Fue una forma de desahogar su impotencia por no poder ver el nacimiento de su primogénito.

En el video cuenta todo acerca de su deportación y el dolor que siente por no haber podido estar con su esposa, acompañándola en ese momento tan importante.

“Eran las 5 de la mañana. Ese día (24 de enero, durante el nacimiento de su hijo) solo pude llorar. Sentir la impotencia de no ver qué ocurría con ella. Era el día más importante de mi vida y no estuve ahí. Eso no vuelve. No sé lo que es ver a mi esposa junto a mi bebé. No sé qué es cargarlo. Eso duele y se siente uno marcado para toda la vida. Me perdí cinco meses de embarazo de mi esposa y el nacimiento de mi hijo”, dijo entre lágrimas el joven.

Johan agregó que ha pedido ayuda, para viajar a Venezuela, a todo el que ha podido, incluido el Gobierno colombiano, pero no ha sido posible ver a su bebé.
 
“De palabras no se vive. De deseos tampoco. Me remiten de un lado a otro sin darme una respuesta que me sirva. La última vez que me comuniqué (por correo electrónico) con los de Migración me dijeron que solo podía viajar a Venezuela pagando un pasaje en avión. Ese pasaje vale $1’400.000, pero de dónde saco esa plata si ni trabajo tengo”, añadió.

Su historia

Eran las 7 de la mañana del 2 de septiembre de 2015. Johan Clemente Hernández Cuadro se dirigía desde el estado Zulia hacia el estado Cojedes, en Venezuela, lugar donde vivía y trabajaba. El joven realizaba una encomienda que le habían pedido en su trabajo. Demoraría tres días fuera de su casa.

Pero su regreso nunca se dio. Luego de permanecer un día alejado de su familia por su compromiso de trabajo, la situación se complicó: un retén de la Guardia Nacional, a la entrada de Maracaibo, en el estado Zulia, detuvo el bus en el que viajaba.

Uno a uno, los uniformados bajaban a los pasajeros pidiéndoles los documentos de identidad venezolanos, pero Johan no los tenía. Allí le dijeron que no volvería a su casa en Cojedes y que sería deportado a Colombia sin derecho a regresar.

Deportación

Comenzaba la travesía. Johan fue detenido y llevado a un lugar donde solo recibía un vaso de agua. Allí, otras tres personas lo acompañaban. También eran colombianos.

Aunque Hernández les manifestó a los uniformados que vivía con su esposa, quien tenía cuatro meses de embarazo, a estos no les importó y aún así lo deportaron el 4 de septiembre de 2015 a Colombia, por la frontera de Paraguachón, en La Guajira.

Viajó a Valledupar

Al llegar a Colombia, Johan pidió a Migración que le diera los pasajes para regresar a su ciudad de origen: Valledupar. Allí vive su hermana, quien sabía de su situación.

El joven viajó y desde que llegó a su casa, ha recibido todo el apoyo de ella.

Pero para Johan la historia cada vez era más dolorosa. Pasaban los meses y su esposa estaba cada vez más cerca de dar a luz. Eso lo tenía muy deprimido y desesperado. Manifestó que fueron los días más tristes de su vida y que nunca podrá olvidarlos.

“Estar lejos de mi familia es muy triste. Querer ver el nacimiento de mi hijo y no poder hacer nada es una impotencia que no se pude describir. Escucharlos (a su esposa y su hijo) desde hace cinco meses solo por celular es muy doloroso, pues no pude ver el regalo más hermoso que puede tener un padre: ver el nacimiento de mi hijo”, agregó el deportado.

Quería cruzar por la trocha

Ante la desesperación de no encontrar respuesta del Gobierno por su situación, Johan, a través de las redes sociales, pedía información, sin importar los riesgos, de cómo pasar por la trocha que comunica con Ureña, en Venezuela. Situación a la que nunca llegó, pues sin respuesta no se arriesgaría a viajar desde Valledupar a Cúcuta.

Habrá reunificación familiar.

Víctor Bautista, encargado de la Cancillería ante la situación de frontera, para darle a conocer el caso del joven. De inmediato el funcionario realizó los trámites correspondientes para comunicarse con Johan y tener un contacto directo con él.

Bautista dijo que “el caso está siendo atendido. Uno de los objetivos es su reunificación familiar. La Dirección de Asuntos Migratorios Consulares adelanta las gestiones de coordinación con la Registraduría y el Consulado de Colombia en Venezuela para documentar a la familia y avanzar con el reagrupamiento familiar”.

*Jean Carlo Estupiñán | La Opinión