Dos colombianos detenidos en Ureña

Sábado, 31 de Agosto de 2019
Uno de los detenidos llevaba un panfleto alusivo a la banda de 'El Paisa', quien ha venido generando incertidumbre en la frontera.

Un presunto paramilitar, al que vinculan con la banda de 'El Paisa', fue detenido en Ureña por el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) y la Guardia Nacional, al momento que junto a otro hombre, en  una moto, se movilizaba por una trocha conocida como Portón Azul.

Los dos sospechosos, que desacataron la voz de alto de la comisión, emprendieron veloz huida hacia Colombia, logrando solo uno de ellos su cometido al internarse en la zona boscosa adyacente al río Táchira, mientras que el otro fue aprehendido tras la persecución.

Lo identificaron como Sneider C, de 20 años de edad, quien no portaba documentos al momento de la detención, pero presuntamente es de nacionalidad colombiana.

Al joven le incautaron, en un morral que llevaba consigo, un arma de fuego, municiones de distintos calibres, incluso de fusil. También, al menos un panfleto alusivo a la banda de 'El Paisa', así como una hoja de cuaderno con varios nombres escritos, de comerciantes de la zona, a los que se presume intentarían extorsionarlos, e incluso de funcionarios del Cicpc y GNB, a los que supuestamente declaran “objetivos militares”.

Junto con la mencionada evidencia, también  retuvieron la moto, azul,  en que se movilizaban.

Otros procedimientos

En otros procedimientos del Cicpc fue detenido el colombiano Cristian F.,  de  39 años, y Pedro V., venezolano, de 36, al momento que pretendían llevar hasta el vecino país, a través de la trocha La Mona, un vehículo, que adicionalmente presentaba alteración en sus seriales. 

La intención era desvalijarlo y venderlo por partes, al otro lado de la frontera.

Los detenidos quedaron a la orden  de la fiscalía 25 del Ministerio Público.

'El Paisa' es un delincuente que se identifica como jefe de Los Urabeños que declaró que tomó el control en Ureña y estableció toque de queda a la población y amenaza a las autoridades locales, comerciantes y trabajadores de taxis y mototaxis, a quienes acusa de ser colaboradores de la guerrilla.

La Nación para La Opinión