Escuchar este artículo

En el Táchira solo se pudo votar en las sedes consulares

Lunes, 12 de Marzo de 2018
2.700 electores se tuvieron que trasladar desde diferentes rincones del estado Táchira al consulado de Colombia en San Cristóbal.

La reducción en el número de centros de votación y las denuncias por compra de votos y estímulos para los votantes por parte de algunos partidos políticos para el Congreso de Colombia, marcaron la jornada electoral, ayer, en el estado Táchira (Venezuela).

Aunque es tradicional que se habiliten varios puestos para facilitar la participación de los colombianos residentes en el vecino país que habitan en comunidades apartadas, en esta oportunidad la Cancillería ordenó que las votaciones se concentraran solo en las dos sedes consulares, ubicadas en San Antonio y San Cristóbal.

La decisión generó sorpresa y malestar a la vez, puesto que durante la apertura del proceso democrático en el exterior, el pasado lunes, se había anunciado que el consulado en San Antonio habilitaría el domingo dos mesas en el municipio Junín.

En San Cristóbal, el Polo Democrático impulsó la candidatura del nortesantandereano Alberto Castilla al Senado de la República.

Entre tanto, el consulado de San Cristóbal tenía previsto disponer como centros de votación  la sede de la Unellez, en Fernández Feo; la escuela Juan Vicente Gómez, en Torbes, y las casas de la cultura de los municipios García de Hevia y Jáuregui.

La medida implicó la movilización de unos 2.700 electores, desde todos los rincones, lo que evidentemente pudo haber incidido en los niveles de participación.

Irregularidades a la vuelta de la esquina

Para evitar el impacto negativo, los partidos involucrados en la contienda electoral activaron mecanismos de movilización e incentivos al electorado que iban desde la contratación de autobuses para transportar a quienes votarían por sus respectivas opciones, hasta entregar mercados y dinero en efectivo, a cambio de sus votos.

Blanca Álvarez fue una de las personas a quien se le garantizó su movilización desde Las Mesas, en el municipio Antonio Rómulo Costa, a las 6:00 de la mañana. 

“No nos molesta venir a San Cristóbal, nos garantizan el transporte”, alcanzó a decir antes de internarse en el edificio donde se ubicaron las mesas de votación. Otros fueron llevados desde San Josecito en Torbes, o La Fría, en la zona norte.

La Opinión también pudo constatar cómo unas 80 personas desembarcaban de un autobús que los había transportado desde El Piñal, en Fernández Feo, hasta la esquina de la carrera 18 con calle 11, a pocos metros de la sede consular.

El otro caso fue el de *José, un colombiano residenciado en San Cristóbal y quien tras deambular por las distintas carpas instaladas por los pregoneros de los candidatos, anunciando que buscaba quien le diera una “ayuda”, inmediatamente fue conducido por activistas del partido de La U, quienes le entregaron $50.000  y un pequeño papel con las indicaciones de cómo votar. 

Según denuncias de los electores, el partido de la U movilizó varios autobuses desde Pregonero y ofrecieron $50.000 a cada votante. Así mismo, seguidores del precandidato presidencial Gustavo Petro y el candidato a la Cámara por los colombianos en el exterior, Juan Carlos Tanus habrían repartido tickets de mercados que luego de votar podían ir a retirar a un depósito ubicado a unas calles de allí.

Los activistas del Polo Democrático Alternativo también se hicieron de algunos bultos de azúcar, harina y arroz, que habrían repartido a cambio de votos.

Pese a todas estas situaciones, la jornada se desarrolló de manera tranquila, los electores aguardaron en la calle su turno para dirigirse hacia su respectiva mesa, la sede consular se vio desbordada por la gran cantidad de personas y fueron ubicadas mesas en todos los espacios disponibles.

Image
Eilyn Cardozo