Escuchar este artículo

En Norte, preocupan los migrantes

Viernes, 31 de Julio de 2020
El departamento sigue albergando un gran número de migrantes. 

Preocupadas se han mostrado las autoridades de Norte de Santander con la llegada masiva de migrantes venezolanos a la frontera y más aún durante la pandemia de la COVID-19.

Víctor Bautista, secretario de Fronteras y Cooperación Internacional, dijo que también los desvela asuntos como los abusos contra la población migrante en materia de explotación sexual y trata de personas, así como la presencia de menores de edad sin compañía en el departamento.

“Estamos muy preocupados y le hemos dicho a Naciones Unidas, al Grupo Interagencial de Flujos Mixtos Migratorios y a UNICEF que debemos respaldar más a las autoridades y al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en temas de explotación sexual, trata de personas, el ingreso irregular de menores que salen de Venezuela sin protección, son una realidad que todavía no hemos alcanzado a dimensionar”, aseguró.

Norte de Santander es el departamento que ha recibido el mayor impacto de la migración de retorno hacia Venezuela. Según datos de Migración Colombia entre el 14 de marzo y el 22 de julio han salido más de 60.000 personas por el puente internacional Simón Bolívar, en medio de la situación generada por el coronavirus.

Lea También: Migración: 30 empresas de transporte fueron sancionadas

 “Esperábamos que la cuarentena en Colombia y en América Latina mantuviera a la población sin ninguna movilidad, como es recomendable en esta época. Pero comprendimos que, en varios lugares de Colombia, así como en Ecuador, Perú, Chile, muchos migrantes fueron perdiendo su capacidad de subsistencia y de empleo, así como la capacidad de tener un domicilio, un techo donde resguardarse y es imposible para ellas permanecer en estas circunstancias”, indicó el funcionario.

Esta situación desencadenó la migración de retorno hacia su país y se convirtió en un proceso continuo de llegada de migrantes a la frontera con una situación particular: las fronteras cerradas debido a medidas sanitarias que buscan contener la propagación del virus. No obstante, se mantiene en funcionamiento un paso humanitario a través del puente Simón Bolívar.

 “Con la frontera cerrada por decretos en Colombia y Venezuela, se hace necesario pensar cómo administrar el regreso de estas personas muy vulnerables, que también están en riesgo de contraer esta enfermedad y que la desprotección los vuelve más frágiles, más aún con la alerta roja en que se encuentra Norte de Santander y las medidas estrictas de aislamiento para prevenir un mayor índice de contagios”, dijo.

El secretario de Fronteras considera que se deben “diseñar unas medidas de segunda generación que nos permitan acoger mejor a los migrantes, con mayor orden, con mayor estabilización socioeconómica; tal vez con un poco menos de asistencialismo y de componente humanitario, porque en cuatro años una persona ya debería hacer tránsito hacia la inserción laboral. La inestabilidad de los migrantes está causando una sensación de incertidumbre en las poblaciones locales que también es preocupante para las autoridades”.

Image
La opinión
La Opinión