Escuchar este artículo

En San Cristóbal, 50% de estudiantes y maestros han abandonado las escuelas

Miércoles, 10 de Abril de 2019
Por ello, serán otorgados 40 cargos fijos a docentes y otros 100 para personal de mantenimiento.

El alcalde de San Cristóbal, Gustavo Delgado, señaló que existe hasta un 50% de deserción escolar y al menos la mitad de los maestros que laboraban en las escuelas públicas de la capital tachirense han renunciado o abandonado sus cargos debido a la difícil situación económica y social que se vive en Venezuela.

“Queremos seguir educando y luchando, hoy más que nunca; no podemos perder la esperanza. Tenemos profesores fijos y contratados que nos han llevado su renuncia porque el sueldo no les alcanza para nada”, apuntó.

Al cierre de un recorrido por los centros educativos de la ciudad, Delgado expresó su preocupación por esta situación, que afecta directamente a los niños y adolescentes, por lo que el ayuntamiento ha emprendido un proceso de sinceración y evaluación.

En este marco, serán otorgados 40 cargos fijos a docentes municipales y otros 100 cargos para personal de mantenimiento en diversas áreas. “Esta es gente que sigue creyendo en Venezuela a pesar de las dificultades”, apuntó el burgomaestre.

“En la cara de cada uno de nuestros niños está el futuro del país. Ustedes son eje para que nuestras comunidades tengan una buena educación”  dijo Delgado al personal con el que compartió durante su recorrido, a quienes reconoció “la vocación que hoy están demostrando quienes han decidido quedarse, a pesar de la grave crisis y del sueldo que se está ganando, que no alcanza ni para comer”.

Desde mediados de 2014, diversos gremios educativos han venido expresando su preocupación por las crecientes cifras de deserción escolar, no sólo en la ciudad de San Cristóbal, sino en todo el estado Táchira, cuya cercanía con Colombia parece haber incidido en que muchos más docentes decidan migrar a través de los puentes internacionales para probar suerte en otras latitudes, en busca de mejores condiciones de vida.

Image
Eilyn Cardozo