Escuchar este artículo

Hechos 2022: Conectividad, la clave en la reconstrucción de relaciones entre Colombia y Venezuela

Los corredores económicos en esta nueva relación no nos los construyen otros.

El pasado viernes 16 de diciembre culminó con éxito el encuentro gubernamental, gremial, empresarial colombo-venezolano: retomando caminos. El lenguaje utilizado, los objetivos y derroteros propuestos en las cinco mesas temáticas que se conformaron con representantes de los gobiernos, gremios, empresarios y la banca regional para avanzar definitivamente en el restablecimiento de las relaciones económicas entre nuestros países, me llevaron de vuelta a mis últimas clases y debates recientes en la academia.


Lea: Apertura al paso vehicular, una oportunidad para los comerciantes del Táchira


Desde hace varios años analizamos de manera crítica la transformación de las fronteras para ajustarse a las demandas de un mundo que ya no se explica en compartimentos territoriales; la conformación de una nueva geografía económica global que exige políticas públicas activas e innovadoras; y la incidencia de un proceso “conectográfico” de proporciones inconmensurables, que es detonante de desarrollo, pero también de desafíos inmensos para los Estado y la sociedad civil. 

Con emoción constato que mis elucubraciones de profesor son materializables a través de políticas públicas de construcción colectiva, concebidas por actores estatales y no estatales para responsabilizarse por el futuro de nuestras sociedades. 

Hoy prevalece mi condición de profesor, ya que alimenta sin reservas aquella de funcionario público al servicio de un Gobierno de cambio que cree en la autodeterminación de los pueblos, en una integración económica donde el interés nacional prevalece, pero también para el que la frontera, como un territorio vivo, es el lugar en el que reconocemos y experimentamos la cercanía y la simbiosis con los “otros”. Nuestros hermanos venezolanos y latinoamericanos.

Las fronteras modernas no solo tienen el papel de contención contra amenazas tradicionales; hoy definen la orientación de la política pública y las prioridades en materia de relaciones internacionales económicas. No son meras demarcaciones físicas inamovibles, por el contrario, son mapas dúctiles, líneas deslocalizadas y en ocasiones invisibles, por donde transitan, viven y se relacionan nuestros ciudadanos. 


Además: A trabajadores de la salud del Táchira los dejaron sin gasolina


Germán Umaña Mendoza Ministro de Comercio, Industria y Turismo
Germán Umaña Mendoza, ministro de Comercio, Industria y Turismo

 

A veces, lamentablemente, las fronteras que dividen nacen en nuestras propias capitales, como las que imponen restricciones a la movilidad humana y al flujo comercial.  Por ello, la hoja de ruta frente al impacto inmensurable que dejó el abandono de nuestra relación con Venezuela está definida por una palabra, que hoy gobierna la política en el mundo: la conectividad, en todos los escenarios humanos, productivos y logísticos. 

Los corredores económicos en esta nueva relación no nos los construyen otros. Los construimos nosotros. Por ello, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y la CAF como organizadores de este diálogo binacional convocamos a las carteras de agricultura, minas y energía, cancillería, ambiente y de transporte de ambos países, y a los empresarios y gremios de todos los sectores.  

Las carteras de transporte, al final de este diálogo, firmaron una declaración a partir de la cual avanzará en la construcción de un plan operativo binacional para la reactivación del transporte internacional de carga y pasajeros por carretera, pero también para acelerar la conectividad multimodal. 


También: ¿El puente de Tienditas tendrá un portón?


La construcción de nuevas vías terciarias que faciliten la movilidad de nuestras gentes y de sus productos a lo largo de los 2.219 kilómetros de frontera es una acción inaplazable, que demanda recursos, así como la construcción de vías perimetrales que unen puertos. La reactivación de múltiples sectores empresariales tendrá lugar aquí.

Para reconstruir los corredores agrícolas entre el campo colombiano y venezolano, los ministerios y los empresarios responsables priorizaron proyectos en caña de azúcar, algodón, aceite de palma, todas materias primas fundamentales en otros subsectores industriales de mayor complejidad. Son materias primas que demandan inversiones para procesos de transformación y agregación de valor y para la preparación y vinculación de las mipymes de ambos países en tales iniciativas.

El fortalecimiento productivo de la ganadería responsable y eficiente, y la logística que permita el uso conjunto de infraestructura funcional en ambos territorios fueron apuestas importantes discutidas, así como los proyectos para la reactivación de los corredores energéticos que reiniciarán el suministro de gas a Colombia y la producción conjunta de otros insumos como el amoniaco. 


Conozca: ¿Tras apertura, es rentable para los colombianos ir a comprar a Táchira?


Los proyectos que los países presentarán a la CAF interpretan la necesidad de contar en el futuro próximo con un mapa fronterizo que dibuje vías llegando a nuestras principales ciudades y puertos y a nuevas ciudades. Vías férreas, oleoductos, gasoductos, cables submarinos que permitan una conectividad digital de vanguardia, desarrollos en el sector siderúrgico y metalmecánico, y en las industrias geoespaciales. Un mapa que refleje escenarios de conectividad con el gran caribe en industrias que nos son afines como las del turismo y el transporte marítimo. 

El recorte de las cadenas globales de suministro y la volatilidad de la geopolítica global nos obligan a contar con instituciones fuertes, por ello Colombia y Venezuela avanzarán en un marco jurídico y en la negociación de un acuerdo de protección de inversiones  que brinde confianza a los empresarios de ambos países. 

Sin dudarlo, son importantes las inversiones que se hacen en infraestructura física, pero no hay inversiones más importantes que las orientadas a la formación de nuestro recurso humano.

Colombia y Venezuela tienen la capacidad para incidir en el futuro de la integración  de América Latina y el Caribe. También en la forma como otras economías del orbe quieren integrarse con nosotros. 

Pasar de un modelo extractivista a uno basado en la conectividad, la innovación y las tecnologías disruptivas para la reindustrialización de nuestras fronteras y territorios, demanda tiempo, luego, esa posibilidad está en manos de quienes se están formando. Por eso, mejorar la conectividad y reconstruir las redes de pensamiento y de CTI para avanzar en procesos de investigación aplicada a la industria es el diálogo que sigue. 

Redacción: Germán Umaña Mendoza
Ministro de Comercio, Industria y Turismo

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Sábado, 24 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión