Formulario de búsqueda

-
Domingo, 24 Febrero 2019 - 10:16am

La batalla del puente Simón Bolívar fue entre hermanos

Voluntarios que se ofrecieron a pasar las ayudas hacia Venezuela lanzaron arengas contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Alfredo Estévez
El puente internacional Simón Bolívar quedó convertido en un campo de batalla cuando se intentaron pasar los suministros de alimentos y medicinas desde Colombia a Venezuela.
/ Foto: Alfredo Estévez

Paradójicamente, la batalla que se vivió ayer sobre el puente internacional Simón Bolívar fue entre los mismos hermanos venezolanos, los que vinieron a Colombia a colaborar para pasar las ayudas que llegaron de los Estados Unidos y otros países, y los que integran los  colectivos chavistas, que se opusieron a dejarlas ingresar a Venezuela.

No había intenciones de enfrentamiento, al menos durante las horas de la mañana mientras se aguardó el arribo de las ayudas a La Parada, provenientes del puente de Tienditas.

En ese lapso mañanero, cubiertos por intensos rayos solares, los voluntarios que se ofrecieron a pasar los suministros guardaban una esperanza de que la Policía Nacional Bolivariana les permitiera el paso.

De hecho, cada minuto que pasó de la mañana lo habían aprovechado tratando de convencerlos de la importancia de que los alimentos y las medicinas cruzaran la frontera hacia el vecino país: ‘Chamos, no les cuesta nada, por qué enfrentarnos si somos hermanos’. 

El diputado José Manuel Olivares encabezó la multitud que intentó sin éxito pasar las ayudas hacia Venezuela por el puente internacional Simón Bolívar.

Sobre el puente, en la raya divisoria de la frontera, los cincuenta policías que se atravesaron para impedir el paso no daban muestras de retroceder.  60 metros más adelante, casi al terminar el puente del lado venezolano, otra barrera humana, la de los colectivos chavistas, también se atravesó con una barricada para  reforzar la resistencia.

Toda la mañana, jóvenes voluntarios intentaron persuadir a los miembros de la Policía Nacional Bolivariana, sin embargo, fue después del arribo y de lo que expresó a la resistencia oficialista el diputado José Manuel Olivares, que se supo lo que habría de suceder minutos más tarde sobre el paso fronterizo: Vamos a pasar, sí o sí, así ustedes lo impidan, así a los colectivos no les guste, pero vamos a llevar las ayudas a Venezuela, porque el pueblo las está necesitando, sentenció el representante político del estado Vargas.

Estas palabras envalentonaron al voluntariado, que en masa empezó a cantar el himno nacional venezolano: “Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó, la ley respetando la virtud y honor”. 

Al fondo, otro grupo exclamaba al unísono: “¡Maduro… coño’e su madre!”.

La alta temperatura que reinaba hacia el mediodía empezó a pasar factura a los más de dos mil voluntarios que se encontraban del lado colombiano, lo uno, porque había pasado más de seis horas y las gandolas no llegaban al puente. 

Y lo otro, porque del lado de San Antonio se escuchaban detonaciones de fusiles y de bombas de gas lacrimógeno, que se activaron para impedir el arribo de una caravana que venía de Capacho a apoyar el paso de los suministros.

Pero justo cuando en Colombia era mediodía y en Venezuela marcaba la 1 de la tarde, asomaron en La Parada los tres tractocamiones a bordo de los cuales venían decenas de venezolanos voluntarios. 

El puente entró en plena ebullición, había llegado el momento esperado.

Olivares, que comandaba la operación de ingreso de las ayudas por este puente hacia San Antonio, expuso las instrucciones. 

La orden fue  ir en masa hasta  donde se encontraba la policía para pedir el ingreso de las ayudas, y así lo hicieron.

Cada metro que recorría la muchedumbre aumentaba la temperatura sobre el puente. Cuando se estuvo frente a los 50 policías que formaban la barrera humana en la raya divisoria de la frontera, y después de que no se permitió el libre paso,  fue tanta la presión que sintieron los militares que ante el temor de ser embestidos no resistieron y dispararon los dos primeros tatucos de gas lacrimógeno.

Las horas que siguieron después de esas dos primeras detonaciones fueron de intenso enfrentamiento entre los hermanos venezolanos. Los unos tiraban piedras y los otros, la fuerza oficialista y los colectivos chavistas, respondían con gases y más piedras.

No sirvieron los ruegos

Martha Varón y Gloría Buitrago, la primera colombiana, pero criada en Caracas, y la segunda venezolana, a todo momento intentaron persuadir a los policías que formaban una muralla humana en la línea de frontera del puente internacional Simón Bolívar.

Ambas estaban del lado colombiano y hacían parte del voluntariado que del vecino país intentó por todos los medios pasar las ayudas enviadas por los Estados Unidos  hacia Venezuela.

Sus ruegos no lograron siquiera aflorar un comentario de las bocas de los policías. “Ustedes y sus familias también están pasando necesidades, por favor, permitan que la ayuda ingrese, que de eso se van a beneficiar todos”, les expresaban una y otra vez  Varón y Buitrago.

Incluso, la primera mujer dobló las rodillas frente al cerco humano y en medio del llanto que rodó por sus mejillas clamó sin éxito  que se abriera el paso.

Ustedes están aquí de carne de cañón, mientras sus jefes toman whisky en Miraflores (en el palacio de Gobierno de Nicolás Maduro), les espetaban Varón y Buitrago a los militares, intentando conmoverlos por algún lado, pero no lo lograron.

La Opinión

@laopinioncucuta

Medio de Comunicación de los nortesantandereanos.

Suscríbete y recibe las últimas noticias de La Opinión
loading...
Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Región
Artículo

Puente Real requiere intervención

Cada vez que se presentan dificultades con las crecientes del río Chitagá y Cáraba se prenden las alarmas.

La Opinión
Región
Artículo

Pamplona: no a la minería en el Páramo de Santurbán

Primer foro de defensa del ambiente.

Roberto Ospino
Publicidad
Judicial
Artículo

Homicidios, en aumento y sin freno en Cúcuta

La Opinión habló con expertos sobre la situación.

Laura Serrano
Entretenimiento
Artículo

‘Los billetes vallenatos’ que llegan a Netflix

Una historia que no se ha conocido del todo. Aquellos robos que superan la ficción.

Colprensa
Publicidad
Cúcuta
Artículo

115 adultos mayores atendidos en pandemia

Los ancianos se mantienen aislados y bajo estrictos protocolos de bioseguridad.

Cortesía
Región
Artículo

Chinácota está en pie de lucha contra la COVID-19

Cuatro municipios superaron el coronavirus.

Cortesía para La Opinión
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Empezó el toque de queda en el puente festivo de La Asunción

Respecto al transporte público, estará disponible el servicio de taxi individual siempre.

Cortesía
Cúcuta
Artículo

Barrios restringidos de Cúcuta cumplieron con las medidas

En total, cuatro comparendos fueron impuestos por incumplimiento a la medida de restricción a la movilidad.

Cortesía
Publicidad
Política
Artículo

Carlos Camargo llega a la Defensoría del Pueblo

Obtuvo 140 votos en la cámara de representantes.

Colprensa
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.