Escuchar este artículo

Los caminantes de los pies rotos  

Domingo, 26 de Agosto de 2018
La ayuda humanitaria y voluntaria es su mayor alivio en el recorrido.

La dureza del camino se refleja en las ampollas de los pies. Muchos se ven obligados a adaptar el calzado con espuma de colchoneta para amortiguar los pasos. Además a su llegada al páramo de Berlín, ya no hay maletas, pues toda la ropa la llevan puesta, para protegerse del frío. 

Image
La opinión
La Opinión