Escuchar este artículo

Los ‘pimpineros’ se ponen ‘de moda’ en frontera venezolana

Lunes, 21 de Septiembre de 2020
Desde Norte de Santander y La Guajira, se estima, cruzan más de un millón de litros de gasolina diarios.

En la red social Twitter, de Venezuela, son cada más vez los videos que publican los internautas sobre el mercado naciente del combustible ilegal en ciudades fronterizas, debido a la crisis de abastecimiento que sufre el país petrolero.

En Maracaibo, por ejemplo, crecen los vendedores informales de gasolina de contrabando procedente de Colombia, los llamados ‘pimpineros’ en territorio colombiano, que hasta hace poco pululaban en las vías del área metropolitana de Cúcuta, comercializando el combustible traído por trochas desde el vecino país.

Contrabando de gasolina desde Colombia, “salvación” en la petrolera Venezuela

Pero la historia cambió y la gasolina colombiana llevada como contrabando se ha convertido en la salvación para muchos en poblaciones venezolanas. Esa nación  vive el peor desplome en la producción de crudo en siete décadas y sus refinerías, con una capacidad para producir 1,3 millones de barriles de combustible por día, están en el piso.

Varios medios de comunicación de Venezuela publicaron este lunes un informe que señala que, según un estudio divulgado por Argus Media, el Ministerio de Petróleo de Venezuela y Petróleos de Venezuela (PDVSA) estiman que los volúmenes de gasolina que cruzan ilegalmente la frontera hacia Venezuela desde Norte de Santander y La Guajira oscilan entre 5.000 barriles diarios y 15.000 barriles diarios, es decir entre 795.000 litros y 2.385.000 litros.

Toda esta cantidad de hidrocarburos es vendida por informales en los estados Táchira y Zulia. La publicación indica que la gasolina  de contrabando se expende en San Antonio y Maracaibo a precios que oscilan entre los 2 dólares y 3 dólares el litro.

Autoridades descuidaron el control con la gasolina subsidiada La situación ha llevado a que Cúcuta y su área metropolitana, las autoridades tomen acciones, pues, presuntamente, mafias del contrabando se están llevando el combustible subsidiado.

Ciudadanos denuncian que hay un carrusel que se activa a diario, que va de estación en estación y que acapara grandes cantidades de gasolina, la cual luego es revendida por pimpinas en Cúcuta y otro tanto sacada por las trochas hacia Venezuela.

Del otro lado de la frontera, de acuerdo con denuncias de los habitantes divulgadas por los medios de comunicación, militares y policías están involucrados en este ‘negocio’, quienes permiten el paso del combustible en determinados días.

Image
Leonardo Favio Oliveros Medina
Leonardo Favio Oliveros