Escuchar este artículo

Mujeres de blanco volvieron a abrirse paso en Ureña

Sábado, 17 de Diciembre de 2016
Autoridades colombianas recibieron y revisaron los documentos de las personas que cruzaron la frontera.

En la mañana de ayer decenas de personas lideradas por las denominadas “damas de blanco”, vencieron los bloqueos militares fronterizos apostados en los accesos al puente internacional Francisco de Paula Santander, en el Municipio Pedro María Ureña del estado Táchira, logrando cruzar hacia territorio colombiano. 

Este mismo grupo de mujeres protagonizó una acción similar el pasado 5 de julio, que sirvió de detonante para acabar con cerca de un año de bloqueo fronterizo impuesto por el gobierno venezolano.

Mónica Mantilla, una de las organizadoras de esta acción, refirió que la iniciativa partió de unas 50 mujeres de Ureña, quienes vía redes sociales y reuniones personales de muy bajo perfil, lograron coordinar la asistencia de unas trescientas personas para protestar por el cierre de fronteras extendido, anunciado por el presidente Nicolás Maduro como parte de las medidas asociadas a la salida de circulación del billete de 100 bolívares, y lo que ha llamado, “la lucha contra las mafias del contrabando en la frontera”.

“No estamos dispuestas a permitir que vuelvan a cerrarnos la frontera (…) Las veces que sea necesario vamos a hacer esto, porque aquí no encontramos alimentos y no vamos a permitir que nuestros hijos se mueran de hambre”, dijo Mantilla.

Cerca de las nueve de la mañana se reunieron a una cuadra de la Aduana, allí exigieron el levantamiento inmediato de la medida emitida desde el Palacio de Miraflores, alegando que necesitan comprar alimentos y medicamentos sin restricciones de ningún tipo y acto seguido, una primera avanzada se abrió camino a través del cerco militar que desde hace ya cuatro días mantiene acordonados los accesos al paso fronterizo.

Otro grupo permaneció por algún tiempo en territorio venezolano, pero algunos minutos después también logró abrirse paso y a partir de ese momento quedó abierto el acceso para todos los transeúntes; aunque algunos refieren que las autoridades militares advirtieron que el mismo permanecería en esas condiciones solo hasta las seis de la tarde.

Una vez en territorio colombiano, las amas de casa se encontraron con la sorpresa de que, contrario a la costumbre habitual, ni comerciantes ni cambistas querían recibir bolívares, por lo que algunas acudieron a establecimientos conocidos, donde pactaron con los propietarios que les permitieran llevar los productos de primera necesidad, y que posteriormente serían cancelados por ellas, una vez se normalice la situación de restricción de efectivo en Venezuela.

Otras, un poco más previsivas, se llevaron algunos pesos que tenían ahorrados.

Sin embargo, ya cerca del mediodía y vista la afluencia constante de compradores, los comerciantes y cambistas cucuteños comenzaron a ceder y aceptaron el intercambio de bolívares por pesos a una tasa de 1,5.

Si pasaron, pasaron

El General José Morantes Torres, comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral (REDI-Andes), explicó que “se presentó una situación en que una gran cantidad de personas se aproximaron a las inmediaciones del Puente Francisco de Paula Santander, en Ureña, buscando la manera de pasar; allí unas 20 o 30 mujeres con sus hijos pasaron corriendo; nosotros no los vamos a tocar, no vamos a agredir a ninguna persona. Si pasaron, pasaron; tal vez andan buscando argumentos para decir que nosotros violamos los derechos humanos. Somos respetuosos de los derechos humanos, lo recalco, lo afirmo y lo enfatizo”, dijo Morantes.

Agregó que “se está conversando con las autoridades, tenemos que explicarles que hay una disposición de la presidencia de la república donde hay un cierre total de la frontera mientras se terminan de adecuar algunos mecanismos económicos financieros para el funcionamiento del sistema a partir del día lunes”, apuntó finalmente.

Image
Eilyn Cardozo