Escuchar este artículo

Mujeres pasaron por encima de la Guardia de Venezuela

Martes, 5 de Julio de 2016
Compraron en Cúcuta productos de la canasta familiar que escasean en su país.

Como si fueran a una tienda de barrio a hacer la compra del día, más de 500 mujeres venezolanas llegaron a la fuerza a Cúcuta provenientes del estado Táchira para, según dijeron, abastecerse de los productos básicos de la canasta familiar que escasean en el comercio de su país.

Aunque el cambio de bolívar a peso les afecta el bolsillo, esto no pareció preocuparles y cada una llegó con hasta tres fajos de billetes de 100 bolívares, para cambiar alrededor de 30 mil bolívares, es decir unos 2 salarios mínimos, que en pesos representarían alrededor de 85 mil pesos, aseguró un cambista del centro de la ciudad.

Para lograr la que llamaron hazaña colectiva, pasaron por encima del cerco humano de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en Ureña y atravesaron el puente Internacional Francisco de Paula Santander.

Como señal de victoria pasaron entonando el himno venezolano. Apenas pisaron Colombia se dividieron en grupos y se fueron a comprar al centro de Cúcuta. Papel higiénico, azúcar, harina, lentejas, aceite, y algunas verduras hicieron parte del fugaz mercado. (Vea: Cantando el himno de Venezuela, mujeres regresaron a su país)

Algunas se dispersaron por las bodegas y supermercados de las avenidas 6, 7, y 8, e inclusive llegaron a comprar  los mismos productos que se fabrican en Venezuela y se comercializan de manera ilegal en la ciudad.

Todas lucían animadas, y aunque su compra fue pequeña, dijeron que cruzar valió la pena porque encontraron gran variedad de productos y no tuvieron que hacer largas filas para comprar como les toca en su país.

Los cambistas y los propietarios de los supermercados también resultaron beneficiados y recordaron las épocas de la bonanza del bolívar: las atendieron muy bien, al tiempo que les preguntaban cómo seguía el desabastecimiento en sus sitios de origen.

Tres horas después del tumulto, las mujeres volvieron al puente cargadas de pequeñas bolsas. Ante la negativa de paso de la GNB, unas optaron por rezar y arrodillarse, para ablandarles el corazón a los militares.

Una hora después, llegaron a un acuerdo: se formaron en filas, y como los guardias le demoraban la entrada, volvieron a pasar a la fuerza, cantando de nuevo el himno nacional.

Unieron fuerzas

El sacerdote católico Esteban Gálviz, párroco de la Iglesia Nuestra Señora de Lourdes, en Ureña, explicó que el lunes comenzó a formularse una convocatoria espontánea por las calles de Ureña, para cruzar la raya.

“No hubo mensajes por redes sociales, ni liderazgos visibles que convocaran a la concentración, fue algo que se pasó de boca en boca y desde temprano comenzaron a aparecer en la Plaza Bolívar mujeres vestidas de blanco, como símbolo de paz, luego se acercaron hasta la aduana. El único objetivo era buscar en Colombia todo lo que escasea en estas poblaciones de frontera”, dijo Gálviz.

Otras fuentes negaron que haya un plan para estos cruces de frontera, y que la espontaneidad es la característica principal.

Conocido el éxito de la primera oleada, otro grupo de 300 personas se aglomeró esta vez en San Antonio. Sin embargo, en esta segunda oportunidad la turba no pudo romper la barrera humana impuesta por la Guardia.

El comisionado de seguridad del estado Táchira, Ramón Cabezas, confirmó que otras 1.500 personas lograron pasar por el Puente Unión, que comunica a Boca de Grita con Puerto Santander.

Cabezas responsabilizó a la diputada a la Asamblea Nacional por la frontera Laidy Gómez, de lo sucedido en Ureña.

Por su parte, Gómez dijo que durante los sucesos de Ureña estaba en Capacho, en una marcha pro-reapertura de la frontera y que nada tuvo que ver con lo sucedido ayer.

Por su parte, el alcalde de Ureña, Alejandro Tato García, pidió al gobierno y al pueblo colombianos que permitan la llegada del éxodo de venezolanos que va a haber para hacer compras en Cúcuta, producto del hambre que padecen.

Vuelve y juega

Esta no es la primera vez que una muchedumbre venezolana pasa por encima de la GNB hacia Colombia en busca de víveres. Hace 21días, unas 400 personas llegaron a cruzaron Puente Unión (Puerto Santander), y se llevaron desde medicamentos, hasta productos no perecederos y llantas.

Víctor Bautista, vocero de la Cancillería colombiana, dijo que el paso de ayer fue de personas que vinieron organizadamente a comprar sus cosas y volvieron a salir, y de no de personas que pretendieran quedarse.

“Esperamos que no se presente este tipo de situaciones”, dijo. “Hay un fortalecimiento en el esquema de seguridad de la ciudad que nos permite saber que no va ha haber desordenes ni va ha afectar a la población del área metropolitana”.

Sin embargo, previó que se debe revisar que no haya contrabando hacia Venezuela.

“Una situación son las familias necesitadas y otra las personas que quieran venir a llevar cosas para revender, esto lo estamos moniteoreando”, explicó.

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda