Escuchar este artículo

Plan de desmonte paulatino de los agroquímicos en la frontera

Viernes, 2 de Marzo de 2018
La iniciativa es del tachirense Movimiento Comunero Agroecológico, de Mobipaz.

Una iniciativa de producción agrícola y desmonte paulatino de los agroquímicos por parte del Movimiento Comunero Agroecológico (MCA) está en marcha en la frontera, a cargo del Movimiento Binacional por la Paz (Mobipaz), con el cual se pretende retomar las estrategias ancestrales para cosechar, las cuales se han perdido en los últimos tiempos.

Según Jimmy Martínez, miembro del Mobipaz, “para algunos productores y técnicos suena como un sueño, pero creemos que es necesario recuperar nuestros conocimientos ancestrales y la cultura tradicional para que se fomente la producción reduciendo los fertilizantes, fungicidas, químicos, y biocontroladores, hasta llegar a lo que anteriormente hacían los abuelos”.

Aunque aclaró que sacar a los productores del uso de agroquímicos y paquetes tecnológicos no se hará “de la noche a la mañana, sino que paulatinamente se avance a esa nueva producción y un sistema económico propio en la frontera”.

Actualmente, los proyectos se desarrollan en los municipios Rafael Urdaneta y Junín (estado Táchira), aunque la meta es extenderse a otros municipios, pese a las dificultades políticas actuales.

En dichas zonas, caracterizadas por un clima templado a frío, se produce principalmente fresa, mora, durazno, maíz, tomate, y cebolla, explicó Martínez.

La estrategia para asesorar y respaldar al agricultor, consiste en vincularlo al movimiento social, dado que el Mca tiene alianzas con el gobierno venezolano, “para que por medio de instrumentos de la administración pública se faciliten la salida de la producción”.

El líder agregó que la producción no llega a mayoristas sino que se distribuye en la comunidad, en ocasiones, a través de los Clap, distribuidos por los “líderes de calle”, con destino a los jefes de familia.

Aunque se reconocen como intermediarios, no reciben excedente por el intercambio.

Aclaró que contrario a lo señalado por algunos sectores, no es el Eln el que distribuye los Clap, sino el tejido social del chavismo.

Image
La opinión
La Opinión