La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

Presunto francotirador gozaba de escoltas, armas y mujeres

Martín está vinculado a varios hechos donde han muerto soldados, oficiales y suboficiales.

El Ejército, la Policía y la Fiscalía le siguieron tan de cerca los pasos a José Edisaul Ascanio Quintero, quien es señalado de ser cabecilla y francotirador de la Compañía Comandante Diego, del Eln, que conocieron que entre sus aficiones estaba jugar tejo, tomar cerveza y fumar cigarrillo.

Además que casi siempre dormía en una humilde vivienda de la vereda La Esperanza, de San Calixto  y que era mujeriego y de muy buen comer. 

Este hombre siempre andaba escoltado por cuatro hombres y siempre cargaba con su pistola, un fusil AK-47 y un radio de comunicaciones, pues estaba preparado para responder y pedir apoyo ante cualquier situación que se le presentara.

Por eso el pasado sábado, cuando un grupo de uniformados fue enviado a capturarlo en zona rural de San Calixto, lo hicieron de la manera más sigilosa y rápida posible, pues minutos después de arrestarlo, lo subieron a un helicóptero y lo sacaron de la zona, trayéndolo a Cúcuta, para no darle chance al Eln de que respondiera.

Durante el operativo las autoridades se sorprendieron por todo el arsenal de guerra que, supuestamente, le encontraron a Ascanio.

Según el reporte policial, en el sitio hallaron una pistola, una granada, dos radios de comunicaciones, un mortero comando calibre 60 milímetros, dos cañones de ametralladora, una escopeta, manuales de adoctrinamiento para francotiradores y base de coca.

Una vez Edil o Martín, como se le conoce, estuvo en manos de las autoridades, se conoció que tenía unas órdenes de captura por rebelión, concierto para delinquir y terrorismo.

“A este presunto integrante del Eln lo tienen en la estructura de la Compañía Comandante Diego, como segundo cabecilla, debajo de alias Rubén”, detalló uno de los investigadores.

El informe judicial señala que José Edisaul Ascanio es un experto francotirador y está vinculado a varios hechos donde han muerto soldados, oficiales y suboficiales.

Lea también Detención generó hostigamiento a base militar en Norte de Santander

Uno de los casos que, según las autoridades, este hombre habría cometido es la muerte del intendente de la Policía, Javier Vanegas Sarmiento, comandante de la estación de El Tarra, hecho sucedido en abril de 2016. Edil estaría acompañado por otros dos presuntos guerrilleros.

Puntilla y Cleison serían dos miembros del Eln que delinquirían con Ascanio, según lo recopilado por la Fiscalía.

Para las autoridades la captura de ese hombre es un golpe fuerte para este grupo armado ilegal que opera en esa zona del Catatumbo.

Image
La opinión
La Opinión
Martes, 21 de Mayo de 2019
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día