Escuchar este artículo

Retornados permanecen hacinados en el terminal de San Antonio

Lunes, 6 de Abril de 2020
Llegaron durante el fin de semana a Venezuela con la intención de retornar a sus hogares.

El lugar no cuenta con la capacidad sanitaria para albergar a cerca de un millar de venezolanos que se encuentran allí retenidos por las autoridades venezolanas.

Cerca de un millar de venezolanos retornados desde Colombia y otros países latinoamericanos, llegaron durante el fin de semana a Venezuela con la intención de retornar a sus hogares. Sin embargo, debido a los protocolos internacionales recomendados en estos tiempos de pandemia, antes de continuar su viaje deben cumplir un aislamiento preventivo de al menos 14 días y realizarse continuos controles de salud.

En este orden de ideas, los viajeros fueron evaluados antes de salir de Colombia a través del canal humanitario habilitado especialmente en el Puente Internacional Simón Bolívar. “En Colombia nos trataron muy bien, nos llevaron gratis desde las ciudades en las que nos encontrábamos hasta la frontera, nos dieron agua, alimentos y nos realizaron las pruebas respectivas”, dijo uno de los viajeros, quien se queja del abandono en el que se encuentran por parte de las autoridades venezolanas una vez ingresaron a su país.

“Sabíamos que eran 700 pero han llegado más y más y ahora hay alrededor de mil personas (…) nos están usando para tema político, no nos están dando alimentación, nos tienen aglomerados en plena pandemia”, relató un joven desde el terminal de San Antonio en un video que se ha hecho viral en las redes sociales. Allí varias personas denuncian falta de alimentos, hacinamiento y malos tratos. “Tengo a mi esposa embarazada aquí desde hace tres días y solo nos han dado dos arepitas”, dijo otra de las personas en el lugar.

Desde el fin de semana, las autoridades venezolanas aseguraron haber desplegado todo un operativo logístico con capacidad para albergar y alimentar a por lo menos diez mil personas en hoteles, hospitales y escuelas de San Antonio durante el tiempo necesario para la cuarentena; sin embargo, vecinos de estas instalaciones denuncian improvisación y falta de condiciones, por lo cual el domingo se registraron algunas protestas localizadas por parte de habitantes de estos sectores, quienes se oponen a que las escuelas sean usadas como refugios.

La Región Estratégica de Defensa Integral (Redi) Los Andes, publicaba en su cuenta de tuiter la mañana del lunes: #06ABR20 @Redi_andes, @NellyverLugo. En el marco de la Op."Escudo Bolivariano Salud S. 2020" se efectúa recorrido en diferentes escuelas para el plan de alojamiento y recibimiento de viajeros que ingresan por la Frontera Colombo Venezolana, Mcpios Bolívar, Ureña y García de Hevia. Lo que deja en evidencia que tales refugios no se encontraban habilitados para albergar a quienes arribaron a Venezuela durante este fin de semana.

Algunas movilizaciones

“Esto parecen campos de concentración”, dijo un habitante de San Antonio al relatar que en horas de la madrugada del lunes un centenera de retornados fue movilizado a las instalaciones del Liceo Nacional San Antonio. “A las 3:17 empezaron a llegar autobuses yutong de Transtachira al liceo (…) gente bajándose con maletas, bultos, niños llorando, los tiraron en los pasillos como animales, algunos no tienen ni tapabocas, no hay el distanciamiento recomendado, están custodiados por Politáchira”, relató.

Igualmente La Opinión ha recibido confirmación mediante contacto con fuentes radicadas en otros estados de Venezuela, de la llegada de autobuses con retornados que fueron movilizados desde Táchira. 

En este sentido, entre las personas que viajaron en la ruta Transtáchira Nro. 9137 hasta el estado Cojedes, al ser recibidas por las autoridades locales se detectó mediante prueba rápida un posible caso positivo de COVID-19. La unidad movilizaba en total 40 pasajeros (nueve de los cuales viajaban a Cojedes), además del conductor y personal militar de custodia. Las autoridades regionales implementaron protocolos de atención a pacientes sospechosos asintomáticos a los nueve evaluados, mientras el resto de los pasajeros continuaba su viaje hacia Valencia y Maracay.

En Valencia, se recibieron reportes de al menos 300 personas que permanecían hacinadas en el terminal del Big Low Center, sin atención, agua ni alimentos. Luego de que se diera a conocer la situación, el Gobernador de Carabobo anunció en sus redes sociales que realizaba las coordinaciones para habilitar unos 400 alojamientos para la cuarentena de estas personas.

Todos los entrevistados, tanto en Táchira como en el resto de las entidades del país, manifestaron profunda preocupación por que el inadecuado manejo de quienes regresan a Venezuela desde otras regiones de Latinoamérica con altas cifras de contagio, se convierta en un detonante en el número de casos positivos, en un país con probadas deficiencias sanitarias, alimentarias y de acceso a medicamentos.

Image
Eilyn Cardozo