Escuchar este artículo

Tienditas, donde todo fue solo expectativa

Domingo, 24 de Febrero de 2019
Presidentes Duque, Guaidó y Piñera estuvieron allí reunidos todo el día.

Las oficinas y bodegas del puente de Tienditas, ahora llamado puente de la Unidad, en Villa del Rosario, se convirtieron, ayer, en el centro de operaciones desde donde se coordinó la fallida entrega de las primeras 280 toneladas de alimentos, medicinas y paquetes de aseo para los venezolanos, por parte de los presidentes de Colombia, Iván Duque, y el interino de Venezuela, Juan Guaidó.

Aunque se tenía previsto que a las 9:00 de la mañana despegaran en simultánea, por los cuatro puentes internacionales que comunican a Norte de Santander con Venezuela,  las caravanas que llevarían a territorio vecino las ayudas, el operativo se postergó casi dos horas más.

La tensión que se empezó a sentir desde primeras horas del día en los pasos limítrofes por cuenta de la represión hacia las personas que allí estaban apostadas, llevó a los mandatarios de los dos países, y a sus homólogos de Chile, Sebastián Piñera, y de Paraguay, Mario Abdo Benítez, junto con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, a reunirse, primero, a puerta cerrada, para analizar la situación.

Después de varios minutos, los dirigentes salieron para anunciar la salida oficial de los 14 camiones cargados desde la madrugada, con destino a los diferentes puentes. Desde entonces, comenzó la expectativa.

El presidente de la Asamblea Nacional, quien asumió funciones de presidente encargado del vecino país, les dio la largada a los vehículos, montado en uno de ellos, y advirtió que la integridad de cada uno de los venezolanos que participaría del traslado era responsabilidad del “usurpador”, en referencia a Nicolás Maduro. “Está es una acción pacífica que busca salvar vidas. El avance de las ayudas también será pacífico”, dijo Guaidó, sobre las 11:00 de la mañana. 

Después de esto todo fue caos, especialmente en los puentes Francisco de Paula Santander, que une a El Escobal con Ureña, y Simón Bolívar, que conecta a Villa del Rosario con San Antonio del Táchira.

En Tienditas, donde estaba concentrada buena parte de la atención de los medios por los anuncios que hicieran los gobernantes de Colombia y Venezuela, el hermetismo frente a lo que sigue ahora fue total durante todo el día.

Ruedas de prensa y nada de anuncios

Una vez se ordenó la salida de los camiones, los presidentes regresaron a la sala de crisis y luego de varias horas de reunión, Juan Guaidó, Iván Duque y Sebastián Piñera salieron a ofrecer unas nuevas declaraciones.

En medio de la tensión que ya se vivía a la entrada de Tienditas por parte de los venezolanos que esperaban la orden de avanzar, ninguno de los mandatarios se refirió a lo que vendría en las horas siguientes.

Más allá de reconocer el despliegue logístico liderado por Colombia para poder sacar las ayudas hacia el vecino país y hablar de nuevas censuras al presidente Nicolás Maduro, no se dio un nuevo parte frente al camino a seguir, ante la dificultad de cruzar la frontera.

Tanto Guaidó como Duque recriminaron la actitud de Maduro y lo responsabilizaron de los ataques contra las caravanas.

“Hemos visto actitudes cobardes y peligrosas por parte de la dictadura que ha activado colectivos en algunos lugares para generar disturbios y evitar que esa ayuda humanitaria llegue a su territorio”, señaló el presidente Duque.

El dirigente venezolano, por su parte, se refirió con insistencia al avance de los movimientos en Santa Elena de Uairén, frontera entre Brasil y Venezuela, en donde, al parecer, sí fue posible el tránsito de uno de los camiones.

“Hacemos responsable a quien usurpa hoy funciones de la vida de esas personas que se están movilizando. Después de hoy todo va a cambiar nuevamente en Venezuela. La cadena de mando está rota y eso lo vemos hoy. Numerosos oficiales se han puesto del lado de la Constitución y del pueblo”, dijo, tras hacerle un nuevo llamado a las fuerzas militares para que no siguieran permitiendo que “irregulares” rigieran los destinos de su Nación.

El presidente interino cerró diciendo que muy pronto, en su mandato, convocará a elecciones libres en el vecino país.

Sin embargo, más de seis horas después de que se iniciara el traslado de las ayudas la incertidumbre seguía siendo total en el puente de la Unidad y ya sin caravana, los camiones volvieron a regresar a las bodegas, para ser descargados una vez más, a la espera de otra orden por parte de Juan Guaidó.

Ordenan a funcionarios colombianos regresar

Aunque el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, aseguró que el Gobierno Nacional no reconoce  la legitimidad de Nicolás Maduro, dijo que ordenó a todos los funcionarios que permanecen en Venezuela regresar a la mayor brevedad al país, con el fin de preservar su integridad.

Esto, luego de que el gobierno de Maduro anunciara el rompimiento de las relaciones con Colombia.

“Colombia responsabiliza al usurpador Maduro de cualquier agresión o desconocimiento de los derechos que tienen los funcionarios colombianos en Venezuela, conforme a las normas internacionales, en las próximas horas o días”, manifestó el ministro.

Image
La opinión
La Opinión