Escuchar este artículo

Triple jornada de donación masiva para ancianatos de San Cristóbal

Miércoles, 29 de Abril de 2020
Las personas de la tercera edad recluidas en estas instituciones, son quienes sufren los rigores del aislamiento que impone la pandemia.

Desde este jueves 29 de abril y hasta el sábado primero de Mayo, los sancristobalenses pondrán un leve alto a su encierro voluntario para abrir sus corazones a la solidaridad con los adultos mayores recluidos en instituciones de atención, quienes sufren con mayor fuerza los rigores del aislamiento social que impone la pandemia del COVID-19.

“En momentos de crisis es cuando nuestro pueblo aumenta su fe y esperanza, para ayudar a los más necesitados”, dijo el alcalde de la ciudad, Gustavo Delgado.

Y es que en medio de la crisis generada por el nuevo coronavirus, la alcaldía de San Cristóbal, la gobernación del Táchira y la iglesia católica, unieron esfuerzos para organizar un gran “Donatón Humanitario”, que se llevará a cabo durante los días jueves, viernes y sábado, con la intención de recibir la mayor cantidad de aportes en alimentos, ropa, medicinas y dinero, para brindar una mano amiga a uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, los abuelos.

“Hoy, nuestros abuelos y nuestra gente necesita de esa mano solidaria. Con esta Donatón esperamos recibir apoyo en alimentos, en medicinas, en ropa e insumos”, apuntó el burgomaestre.

Vea También: Fundación Nueva Ilusión, el apoyo que sigue vivo para los migrantes 

Rita Sánchez, directora del Geriátrico Padre Lizardo, indicó que a causa del confinamiento muchos de los ancianos tienen carencia de pañales desechables, medicinas y alimentos, “todos los ancianatos estamos en estos momentos confinados y cumpliendo con las normativas de la Organización Mundial de la Salud para la protección de los adultos mayores”, recalcó.

Para ayudarles, se establecieron dos centros de acopio, uno en la Plaza de Toros de Pueblo Nuevo, y el otro en la sede del Cuerpo de Bomberos de San Cristóbal. Además, recibirán donaciones vía transferencia, a una serie de cuentas bancarias, en donde las personas pueden consignar su donativo económico.

En este sentido, el sacerdote Joel Escalante agregó que la iglesia católica velará porque los recursos lleguen a todos los destinatarios. “Es el momento de que todos tomemos conciencia. La iglesia católica es confiable y tenemos una estructura valiosa para trabajar en lo social”, señaló, al tiempo que llamó a los empresarios y comerciantes a sumarse a este esfuerzo de humanidad y solidaridad.

Image
Eilyn Cardozo